Home / Deportes / La frágil memoria del Racing

La frágil memoria del Racing

Imagen de Diego Maceira y Sergio García en el Racing de Ferrol-Racing de Santander de A Malata (foto: Mero Barral / 13fotos para Ferrol360)

Imagen de Diego Maceira y Sergio García en el Racing de Ferrol-Racing de Santander de A Malata (foto: Mero Barral / 13fotos para Ferrol360)

RAÚL SALGADO | Ferrol | Lunes 17 octubre 2016 | 21:32

Aquí nos tienes, con una crisis recién empezado el curso. En un clarísimo ejemplo de gatopardismo, todo cambia para que realmente nada se vea alterado. Simplemente, volvemos atrás en el tiempo. A primavera, concretamente. A aquel día en que, sentenciados en fase de ascenso, Miguel Ángel Tena anunció que no seguiría en el Racing. Que no había proyecto.

Sobra decir que la reunión del día siguiente para firmar el finiquito, muchos lo recordarán, no acabó con buenas sensaciones. Pero esto parece haberse reconvertido en teatro, donde todo es diferente a como se aparenta. Porque ahora, apenas unos meses después, aquellas diferencias han quedado olvidadas y la puerta que semejaba cerrada con varios candados se abre de par en par.

En tiempos de teórica renovación, se opta por la vieja escuela. Y es que, también lo sabrán unos cuantos, el entrenador despedido este lunes nunca fue bien visto por varios inquilinos de peso en la casa. De más de un departamento. Se le puso la cara agria desde el primer día. Parecía un milagro evitar cuchicheos, malos gestos. Ilusos, es que era un milagro.

Así se abrió un cabaret estival en el que nos dio por repetir culebrón y cerrarlo en falso. Quien se valió de un único altavoz mediático para defender sus tesis, dejando al club en mala posición y causando enfado, fue entronizado. Y nada de hablar de rebeldía. Entonces comenzó realmente la temporada, pero la maquinaria no quería arrancar. Pasaron las semanas y no cambiaban las cosas.

Apenas matices. Con una grada menguante, porque era inevitable el enfado de algunos, no resonaban críticas. Sin embargo, la artillería se preparó para el combate final. Ocultó el horizonte con supuestos intereses de compra, la enésima petición de cambio de nombre para el estadio y un dedo señalador desde el interior de la zona noble del equipo.

Diciendo quién rendía y quién no… y quién coincidía desde el propio vestuario. Intenciones de dividir que no encontraron ni una sola rectificación pública más allá de unas líneas, solamente en el principal periódico de la ciudad. Este lunes, cuando las aguas parecían temporalmente en calma, salta la noticia. Cuestión de minutos y se conoce el nuevo técnico por la misma vía mediática.

Tan poco que les importa a demasiada gente, la política de prensa ha condenado al Racing, que ha asistido a incursiones de varios responsables con discursos diferentes y descoordinados. Sensación de barullo en tiempos de tormenta.

Las lagunas en el juego serían palmarias, como también que la incomodidad que ha causado la actitud de Míchel Alonso en algunos jugadores ha supuesto su sentencia. Era el técnico, pero otros opinaban y decían qué y cómo había que hacer.

Si yo, que me pagan por decir lo que pienso con 13 años de trabajo a mi espalda, discuto a un jefe, lo más probable es que me despidan; en el fútbol, como es otro mundo -lo niego-, se tolera casi de todo. Hay quien se cree por encima del bien y del mal y no tolera discrepancias. Como también abunda quien refuerza su presión psicológica porque el elegido era de Ferrol.

Y eso, amigos, no se perdona en esta ciudad. Asfixiar antes, si se puede. Por encima de filias y fobias, de coincidencias y diferencias. Tengo la triste sensación de que el año está perdido.

Y de que a muchos, independientemente de quien estuviese hasta ahora y quien regresa, les han quitado la ilusión. Y también tengo la sensación de que en Ferrol no aprendemos por más que nos damos bofetadas.

6 comentarios

  1. Buena táctica esa de moderar los posts para poner nada más que lo que os viene bien.

    • Buenos días, Mateo, no nos habías dado ni tiempo a moderar 🙂 Aquí, si las opiniones están escritas con respeto, ponemos todas. Un saludo y buen día!

  2. Más bien parece una venganza personal que un problema deportivo

  3. Si ni siquiera le dieron tiempo para demostrar
    lo que vale

  4. Mucho jugador descontento porque este año se les hacia correr un poco

  5. El que tenía que largarse era el presidente del Racing no Michael Alonso

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*