Home / Opinión / De quen vés sendo? / A los profesionales de la 3ª planta del Marcide, ¡gracias!

A los profesionales de la 3ª planta del Marcide, ¡gracias!

JOSÉ CARLOS ENRÍQUEZ DÍAZ | De quen vés sendo? | Lunes 15 marzo 2021 | 19:43

Me gustaría destinar unas pocas líneas a hacer algo que no es muy habitual, que es agradecer la labor que desarrollan los profesionales que trabajan en la tercera planta de pediatría del hospital Arquitecto Marcide de Ferrol. Las enfermeras, así como los técnicos en cuidados de enfermería, sois el corazón del cuidado de la salud. Tan importante es su trabajo como el de los médicos pero, sin embargo, muchas veces olvidamos que sin su labor, nada sería posible.

La inmensa mayoría de enfermeras y enfermeros están donde están porque aman su trabajo, aman ayudar y aliviar los dolores de los demás. Su pasión por el cuidado hace de su profesión un arte. Para ello se requiere una gran devoción y una dura preparación que exige una dedicación total y profunda. La enfermería es mucho más que un oficio, es un desempeño profesional en el que conviven el conocimiento, corazón, fortaleza y humanitarismo.

Por todo esto hoy este reconocimiento va por todas vosotras. Por cada uno de esos enfermeros y enfermeras que nos apoyan y que día tras día os mantenéis  firmes en la pelea para que todos tengamos a nuestro alcance una asistencia sanitaria de calidad.

Las personas que se dedican al ejercicio de la enfermería son almas de corazón y de cuidado que pasan por nuestra vida. Son almas a las que les es suficiente un minuto para dejar una huella que se mantiene por toda una eternidad en nosotros. ¡Gracias por ser nuestros ángeles protectores!

En ocasiones no nos damos cuenta del esfuerzo que realizan los profesionales de la sanidad pública y de la sensibilidad con la que abordan cuestiones que desconocemos hasta que nos tocan de cerca. No debe ser fácil atender cada día a familias que llegan nerviosas porque no saben muy bien qué le pasa a sus seres queridos y desean que les atiendan y les curen lo antes posible.

No todas las actividades humanas exigen de quien las practica tanta elevación moral como la medicina. Ello se debe a que los médicos trabajan con lo más preciado que tienen los seres humanos, su vida y su salud. De ahí la importancia que la ética profesional ha tenido siempre en medicina, al menos desde los orígenes de la tradición médica en tiempo de los hipocráticos. De hecho la ética del Juramento Hipocrático, no ha sido solo el santo y seña de la moral médica durante 25 siglos, sino también el canon y guía de todas las demás éticas profesionales.

Desde hace unas semanas mi padre ha estado ingresado en el hospital de Ferrol, Arquitecto Marcide. ¡Desde el primer día le han tratado genial! La doctora Tamara Caínzos Romero ha sido un encanto. Un personaje irrepetible, la bondad personificada, la entrega a los demás como un servicio vocacional innato a su persona. Excelente profesional, que brinda al paciente una atención integral, transmitiendo además de excelentes cuidados médicos, confianza, cercanía y cariño. Somos unos privilegiados por disponer de una sanidad pública y gratuita y de profesionales que dan lo mejor de sí mismos para ayudar a la gente.

El asesoramiento, trato, interés y atención depositada durante todo el proceso ha sido inmejorable. Así como también mencionar a todo el personal de la tercera planta. La sensación es estar en manos de un equipo humano muy profesional. «Un buen médico debe escuchar como un sacerdote, razonar como científico, actuar como un héroe y hablar como una persona normal», dijo Albert Schweitzer.  La empatía es una forma de conocimiento y aproximación al otro, un intento de ponerse en el lugar de la otra persona. En la relación médico-paciente es además un valor, una actitud y una habilidad  que ha sido llamada LA QUINTAESENCIA DEL ARTE DE LA MEDICINA.

Ser agradecido siempre es de buena educación y demuestra lo que sentimos por esas personas que dan sus vidas por nosotros, pero cuando pasamos por una enfermedad y los profesionales de la salud nos tratan, nos cuidan con cariño y arriesgan sus vidas, además de aliviar o curar nuestros dolores o los de algún familiar, necesitamos tener las mejores palabras para enviarles frases de agradecimiento a médicos y enfermeras por todo su esfuerzo.

Gracias doctora Tamara Cainzos por dedicar su vida a tratar de ganar la batalla. Gracias por su profesionalidad, por su exquisito trato humano y su gran capacidad para transmitir tranquilidad. Personas como usted hacen que el mundo sea un poco mejor, nos devuelven la confianza en el ser humano. Sin más que añadir y deseándole lo mejor en la vida a usted y a sus seres queridos, me gustaría despedirme con tres palabras: gracias, gracias y gracias.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies