Home / Actualidad / ‘All about Esther’ o las reacciones del adiós (forzado) a sus concejalías

‘All about Esther’ o las reacciones del adiós (forzado) a sus concejalías

Un pequeño guiño al cartel de la película 'All about Eve' ('Eva al desnnudo') (Ferrol360)

Un pequeño guiño al cartel de la película ‘All about Eve’ (‘Eva al desnudo’) (Ferrol360)

MARTA CORRAL | Ferrol | Viernes 23 junio 2017 | 21:32

Si el miércoles la prensa apuraba la tecla para contar la decisión adoptada en la asamblea de Ferrol en Común, donde acordaban despachar a la edil Esther Leira del equipo de gobierno con el pretexto de haber aireado públicamente las discrepancias con el resto de concejales y ausentarse en la votación plenaria del modificativo de crédito, el jueves era día de reacciones.

Para que nos entendamos: el típico día en el que los periodistas en masa se recorren los pasillos del concello, grabadora el ristre, para pescar a políticos de todos los colores y que le cuenten qué les ha parecido que, ahora, en vez de ocho concejales en el Gobierno local, tengamos siete, al más puro estilo El increíble hombre menguante. Un planazo con todas las letras. Así que allá fuimos.

La primera parada, en las escaleras que dan a la plaza de Armas, fue delante del portavoz de FeC, Álvaro Montes. Repasó lo sucedido en la asamblea y remarcó el acuerdo tomado, aclarando que además de haberlos dejado con siete en el último pleno, Leira hacía tiempo que no acudía a las reuniones del grupo de Gobierno, un extremo confirmado por la propia edil.

Defendiendo la «madurez» de la asamblea de Ferrol en Común, a pesar de haber contado con unos 40 asistentes, Montes garantizó la continuidad del Gobierno en minoría afirmando que «se dará feito, non é o primeiro». Pocas horas después llegaría el cese definitivo de competencias, pero el portavoz ya apelaba entonces a la «responsabilidade» de Leira para que entregase un acta que, parece, no va a soltar.

Ocho concejalías más una Alcaldía, pero todo OK

En este momento y, previsiblemente, hasta el reparto del lunes, es el regidor el que lleva el peso de un total de ocho concejalías. Ocho. Pero todo OK. Tan OK que, minutos después de despedirnos de Montes en la escalinata nos topábamos con Leira en la puerta del despacho popular hablando con su portavoz, Martina Aneiros, y el edil José Tomé. Traía, además, un chiste en la manga que deseaba soltar delante de la prensa.

«Síntoo, pero onte dixen unha mentirijilla aos medios de comunicación. Eu non saín da asemblea porque se negaran á lectura dos estatutos, simplemente foi porque estaba petao e non cabía», espetó. Miradas incrédulas y risas nerviosas entre los compañeros. Opa y tal. En ese momento aún no le habían comunicado la decisión de la asamblea, pero parecía no importarle demasiado porque los detalles los había leído en el periódico.

Eso sí, confirmó que «estamos valorando un grupo de xente tomar decisións de tipo xudicial, con moita tranquilidade» al no tener ningún otro órgano al que apelar dentro del aparato de FeC, explicó. Su mañana había comenzado «moi cedo, como de costume», empleada en ultimar decisiones con funcionarios para dejar todo listo antes de irse, «recoller e organizar todo para marchar». Desconocemos si después abandonaba el consistorio portando la mítica caja de cartón con una plantita asomando y un par de marcos de fotos.

La oposición que ya no se asusta por nada

Suponemos que en cualquier otro ayuntamiento lo de esta semana hubiese sido algo excepcional, pero no en el de Ferrol, no. Aquí estamos curados de espanto. Martina Aneiros, que llevaba ya unas cuantas declaraciones a lo largo de la mañana, enumeraba las incontables crisis del gobierno de Suárez: «Hemos perdido la cuenta». Denunciaba que no se les había notificado nada convocando una Junta de Portavoces, así que se entera a través de la prensa y los «comentarios de pasillo».

Una «ausencia de transparencia» sumada a un «respeto institucional mínimo» por parte de un «Gobierno que se va desangrando poco a poco», analizaba la popular. «Me preocupa que llevamos dos años de falta de gestión absoluta, dos años perdidos y, si en esos dos años hubo un gobierno con más apoyo, desde luego el resultado de estos próximos años no parece nada bueno, sino todo lo contrario, si Jorge Suárez no toma una decision», augurró Aneiros.

Esa decisión, según el PP, pasaría porque Suárez fuese «valiente» y vinculase la cuestión de confianza al debate del saneamiento. «No lo hace porque, de hacerlo, si la pierde, se tiene que ir para casa y, a lo mejor, el problema es que no quiere irse porque está muy atado al sofá de la Alcaldía», concluía la portavoz del PP.

No hablo de cuestiones internas de otros partidos, pero…

Su homóloga en el PSOE, Beatriz Sestayo, comenzaba diciendo que «a diferencia de Ferrol en Común nós non nos metemos noutros partidos», pero, como es habitual en estos casos, algo fue cayendo. La socialista criticó las contradiciones de un Suárez que «acollía a dúas tránsfugas que vulneraban a disciplina de voto e ás que a Executiva a unha asemblea de cen persoas lles esixiu que deixaran as actas, e agora cando rompe a disciplina outra persoa apela á ética».

Con todo, Sestayo no se quedó en la crítica y aseguró que ya están en contacto con el Secretario Municipal para ver cómo se pueden «ampliar as esferas dos espacios decoparticipación e iniciativa dos restos de grupos» viendo que los siete concejales de Gobierno lo tienen más bien complicado para atender a todas sus áreas como sería lo ideal.

El nacionalista Iván Rivas cree que «a situación interna de Ferrol en Común e do Goberno é o menor dos problemas que ten a cidade» porque nos encontramos con «un PP que ten por obxectivo a destrución das políticas que poidan adoptarse, que se combina cun PSOE que, despois de formar parte dese goberno e actuar demaneira única, agora a única motivación que ten é a vinganza, e o peor de todo, un comportamento cobarde dun Goberno que actúa de maneira sumisa e cómplice cos problemas da cidade».

Citó el portavoz del BNG, como no podía ser de otra manera, ejemplos como la gestión del saneamiento y el convenio con Defensa. Pide, no obstante, «unha reflexión das decisións tomadas estes dous anos porque isto é o que importa aos veciños e veciñas e é o que debería importarlle á Corporación máis aló de debates que creo que son absurdos», criticó.

Por último, Ana Rodríguez Masafret, de Ciudadanos, sí que cumplía con eso de no opinar de cuestiones internas de otros partidos, aseverando que solamente importa «todo lo que pueda afectar a Ferrol». La salida de Esther Leira, a su juicio, «implica más trabajo y más carga para otros concejales y, si ya hubo una falta de gestión evidente estos dos años, ahora va a haber desgobierno».

Así que la portavoz de la formación naranja apelaba al consenso entre los grupos para «intentar que Ferrol no sufra ese deterioro, poniéndonos de acuerdo en los temas importantes, que hasta ahora aquí los grupos han mirado para sus cosas y sus conveniencias, incluido el Gobierno. Tenemos que hacer una oposición más constructiva».

TO BE CONTINUED…

Un comentario

  1. El juicio sumarísimo de 30 personas a Esther Leira, no ensombrece su buena labor, a pesar de los contínuos recortes presupuestarios, en estos dos últimos años.

    Creo que Esther Leira tiene razón en no entregar su acta de concejala, 30 eno pueden decidir por los mas de 6000 votantes de Ferrol en Común

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies