Home / REC360 / Ana Prados, la modista ferrolana que triunfa en la moda nupcial

Ana Prados, la modista ferrolana que triunfa en la moda nupcial

Ana Prados con algunas de sus creaciones en 'Había una vez...' (foto: Ferrol360)

MARTA CORRAL | Ferrol | Martes 21 diciembre 2021 | 15:40

A Ana Prados todavía le cuesta hablar de ella misma como un nuevo referente en la moda nupcial gallega, pero ver su cartera de encargos para 2022 le ayuda a sacudirse el exceso de humildad. Ferrolana del 84, abrió su academia y atelier en Santiago de Compostela seis meses antes de la pandemia y tuvo que apoyarse en sus años de esfuerzo, formación y oficio —además de en su familia—, para superar ese revés. Capeado el temporal, ahora todas quieren llevar sus exclusivos trajes de novia.

Hablamos con ella aprovechando la visita que ha realizado a Había una vez (Real, 65, Ferrol) para verse con algunas de las novias de la comarca. «Tenía las expectativas muy bajas para el próximo año porque siguen aplazándose bodas, pero lo cierto es que desde hace un tiempo tengo llamadas a diario. Empieza a haber mucho auge de la novia alternativa, una vuelta a los años 20 y los 50, mujeres que quieren ir cómodas y tener un vestido único, un diseño único y muy bien confeccionado, y eso es lo que hago», explica.

De hecho, la filosofía de Ana es no hacer tiradas, sino «recuperar la modistería tradicional. Yo hago un patrón para cada clienta. Le hago la toile, como se decía antiguamente, en tela de retor, y le hago las primeras pruebas. Miramos escotes y mangas. Todos los acabados son a mano. Se hilvana, se echan puntos flojos… Es ese el proceso en el que formo a mis alumnas y es en el que trabajo. Siempre dejo claro que no copio porque me parece una falta de respeto para la diseñadora y para esa novia que pagó por un diseño exclusivo».

Por eso Ana pide de sus novias únicamente pinceladas de cosas que les gusten, «de ropa que tengan en casa y con la que se sientan cómodas, es ese concepto el que vamos a llevar a su vestido». Así empieza un proceso que les lleva meses, siempre dependiendo de cada clienta: «Les hago la propuesta, pero no solo en dibujo sino también haciendo moulage con telas y puntillas para que lo visualicen en el maniquí y lo vean mejor. Tomamos medidas, elegimos tejidos… Con cinco o seis sesiones suele bastar, en general, porque empleo un sistema de patronaje muy bueno, con poca rectificación. Trabajar mano a mano con las novias es lo que más me gusta».

Pero Ana Prados, como decíamos, no solo se dedica a diseñar y confeccionar vestidos de novia, madrina o invitada, sino que puso también en marcha a la par su propia academia, un concepto prácticamente único en Galicia. Quería seguir vinculada de alguna forma con la Pedagogía, carrera que cursó antes de formarse en modistería, y ahora da clases a unos 40 alumnos y alumnas, incluido un grupo de niñas que desde los 9 años ya se cosen sus mochilas y su ropa: «Imparto el Sistema Martí de Patronaje, Corte y Confección, que me permite otorgar un título al finalizar la formación, y también organizo talleres con gente de toda España que vienen a impartir clases magistrales de sastrería, corsetería… de todo».

Después de haber trabajado como pedagoga, siguió a su marido a Tarragona y allí, sin poder ejercer de lo suyo, un escaparate lleno de máquinas de coser le inspiraron para meterse en clases de costura: «Siempre me hice alguna cosa para mí, pero nunca me había formado, así que empecé allí. Después, volví a Galicia y no pude terminar, con lo que volví a empezar y me decanté por el sistema Martí siguiendo la recomendación de varias modistas mayores. Es el que mejor sienta y fueron las pioneras de la enseñanza reglada de modistería. Empecé en Ferrol a estudiarlo, con Celia Otero —que fue muy buena profesora y me abrió la mente— y terminé en A Coruña».

No obstante, a Ana la destreza con la aguja le viene de familia. Su abuela, nos cuenta, «bordaba en oro para la Marina, cosía siempre, y a sus 93 años sigue arreglando ropa. Mi madre también, cogía unos periódicos y ponía un abrigo encima y me hacía en una tarde el vestido de fin de año. Suena a topicazo decir que empecé haciendo la ropita de las muñecas con ellas, pero es así. A mi abuela le encanta que haya escogido esta profesión y se emocionó cuando vino al atelier por primera vez».

«Yo soy modista», reivindica Ana Prados esta profesión con tanta historia, sosteniendo que «no me siento cómoda cuando dicen que soy diseñadora porque yo hago los diseños, pero además también los patroneo y los confecciono. Se entiende por diseñadora la que solo dibuja. Además yo no estudié diseño sino modistería y patronaje. Sin embargo, tengo mi gusto y mi capacidad para hacer el pack completo. Llevo 11 años cosiendo, me he formado mucho haciendo cursos por toda España, así que se puede decir que soy una modista que diseña».

Para poder conciliar y disfrutar también de sus dos hijos, Ana enseguida buscó a otra modista para echarle una mano con la confección y a una periodista que se encarga de quitarle trabajo con las redes sociales. Reivindica que las mejores ayudas para el emprendimiento son aquellas que te permiten contratar personal para poder disponer de tiempo. Se emociona también al pensar en los peores momentos de la pandemia, que vivió con la incertidumbre de tener que aparcar un sueño al que acababa de levantar la persiana: «Mi marido me tranquilizó, me dijo que el negocio iba a salir. Y me conciencié. Dije que no cerraba, fue mucho esfuerzo, pero lo logré».

«Las mascarillas me salvaron el negocio», rememora ahora, recordando que empezó haciéndolas gratis para el Complexo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS): «Me mandaban en material homologado y yo se las monté. Después empezaron a pedirme clientas y busqué telas homologadas y material técnico que garantizaba la protección. Ahí empecé con diseños gallegos como Castelao, Maruja Mallo o Rosalía. Mis padres en casa con los niños, y mi marido ayudándome en el taller. Hicimos miles de mascarillas aquellas semanas».

Desde aquellas mascarillas salvadoras han pasado meses y muchas confecciones de por medio, pero Ana es inquieta por naturaleza y nunca parece tener suficiente, así que se sacó de la chistera la maravillosa Terra a Nosa, una editorial de moda nupcial que apela a las raíces gallegas y que se está paseando por las páginas de las revistas y blogs de boda más reconocidos: «Uno de los vestidos que había sacado en la colección Tempo atrajo a mucha gente del tradicional gallego y pensé en potenciar ese estilo», justifica.

Soñó con unos novios en zocas y calcetines de lana, en un entorno rural y recuperando tradiciones como la regueifa: «Quise transmitir que desde pequeños nos criamos en mesas con cuncas de viño, con pulpo, por eso hay niños y hay adultos compartiendo el mismo espacio». Y con el Zankyou International Wedding Awards, que reconoció su trabajo junto al de otros tres ferrolanos del sector nupcial, decidió que el proyecto serviría también para presumir de talento ferrolano.

Así que se puso manos a la obra junto a Daniel Santalla a la fotografía, a Catu Martínez en el vídeo, a Lorena Pérez de Había una vez en el estilismo infantil, a Elías Rumbo en el estilismo masculino, a Días Felices como wedding planner y a Marina Allegue al frente del maquillaje y la peluquería. «De Ferrol sale mogollón de gente con talento y quería potenciarlo», admite. Nos avanza Ana que está feliz con las novias que tiene el año próximo «porque todas tienen mucha confianza en mí y me dan libertad creativa y eso es genial», algo que consigue que se libre a ratos del síndrome de la impostora: «Veo que mi esencia está funcionando, que mi trabajo da resultados y eso me da seguridad en mí misma».

Podemos encontrar a Ana Prados en su web, en el Instagram del atelier, el Instagram de la academia o en el Facebook.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies