Home / Ferrol / Ferrol / As Fragas do Eume: 2012-2014

As Fragas do Eume: 2012-2014

Parte del terreno arrasado por las llamas horas después del inicio del incendio en As Fragas do Eume (foto: Raúl Salgado)
Parte del terreno arrasado por las llamas horas después del inicio del incendio en As Fragas do Eume (foto: Raúl Salgado)

RAÚL SALGADO | @raulsalgado | Ferrol | Martes 1 abril 2014 | 20:16

Sábado 31 de marzo de 2012. Primeras horas tras la sobremesa. En un pequeño rincón, pulmón natural como pocos, salta la alarma. Arde el parque natural de As Fragas do Eume. Pronto se suceden los comentarios, las fotografías de la columna de humo a muchos kilómetros de distancia. El cielo se nubla en el mismísimo Ferrol y el corazón empieza a sufrir.

En algunas ocasiones se desconfía del poder de la tecnología, pero aquella larga noche todo fluyó como nunca. La gente necesitaba expresar el temor, contar lo que veía. En este lugar alejado de los grandes centros de decisión, un simple teléfono móvil se descubrió como elemento básico para llegar a los datos que otros no podían facilitar. Desde las parroquias más remotas.

Una madrugada que no terminaba dio paso a una mañana de miedo asentado. Desde el coche se veían llamas y árboles heridos de muerte. El cordón policial se levanta y en la carretera que conduce al embalse está la comitiva de políticos, en vehículos especiales para ese entorno. Descubriendo la catástrofe.

Casi sin avisar, Alberto Núñez Feijoo visita algunas diminutas y recónditas aldeas de A Capela, privilegiadas atalayas que sirven vistas a las calvas que el incendio ya deja en los montes del paraíso. Peizás se convierte en un cuartel que reúne a prensa, dirigentes y militares, que acampan justo al lado.

Luego ya se podrán contar las cosas con calma, entre ellas el enfado de los alcaldes, esos que tratan al ciudadano de tú a tú y que padecen la enfermedad que deja el fuego tras de sí como si fuesen uno más. Porque, en realidad, lo son. Más de 24 horas después, un lunes, Agustín Hernández recala en Monfero y se reúne con los regidores, mientras la Unidad Militar de Emergencias exhibe su despliegue.

Y llegan las primeras manifestaciones a pie de calle, recuperando en parte el espíritu del Nunca Máis. Un incendio provocado, porque no cabía otra posibilidad, dijo Feijoo entonces. La mayor catástrofe ecológica en Galicia en muchos años, quizá lo menos importante sean las cifras. Porque los efectos saltaban a la vista, por obra y (des)gracia de tres focos simultáneos.

Declaraciones teñidas de negro, acto criminal para el presidente gallego. La alerta no entendía de descansos y el calor de las llamas abrasa un rural abandonado que adolece de falta de cuidado. En el fragor de la batalla, se escuchan voces disconformes con el operativo. Se puede hacer más, advierten.

Puede que haya que afrontar el efecto de las cenizas, añaden a renglón seguido. El mayor bosque atlántico de Europa sucumbe y el hachazo puede con desfiladeros y escondrijos al querer avanzar hacia el mismísimo monasterio de Caaveiro. El viento también aporta su desafortunado granito de arena. 48 horas para domar la barbarie.

Se puso el acento en los pirómanos y se abogó por el endurecimiento de penas. Portadas y minutos en los medios de todo el globo. Nos dimos cuenta: no sabemos proteger lo más sagrado. La lupa enfoca todo desde aquel 2012. Un antes y un después. Otros focos de mayor o menor relevancia en otros puntos despiertan la conciencia ciudadana. No sé si hemos aprendido la lección o, simplemente, contenemos respiración y palabras.

Parte del terreno arrasado por las llamas horas después del inicio del incendio en As Fragas do Eume (foto: Raúl Salgado)

Parte del terreno arrasado por las llamas horas después del inicio del incendio en As Fragas do Eume (foto: Raúl Salgado)

Un comentario

  1. Parabens por este sentido artigo! Moita razón!

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies