Home / Ferrol / Atico30, la existosa cadena de moda ‘low cost’ para toda la familia, desembarca en Ferrolterra

Atico30, la existosa cadena de moda ‘low cost’ para toda la familia, desembarca en Ferrolterra

Caridad Dopico está al frente de la nueva tienda de Atico30

M. CORRAL | Narón | Domingo 1 agosto 2021 | 10:15

Mientras unos se dedican a filosofar sobre lo mal que está todo, a defender con vehemencia las bondades del billete sin vuelta a las grandes ciudades, son otras las que pasan a la acción y reúnen el valor que se necesita para levantar la verja de un nuevo negocio en Ferrolterra. En esta ocasión, la valiente se llama Caridad Dopico y Atico30 es el nombre de su nuevo proyecto situado en A Gándara, en Narón.

El número 35 de la calle Vigo alberga un enorme espacio pensado para que toda la familia encuentre ropa, calzado y complementos de su estilo y a precios asequibles. Un paraíso con vistas al mar donde los amantes de la moda tienen lo mejor de los centros comerciales y las ventajas del pequeño comercio que llena de vida nuestros barrios: «La idea es que mis clientes no tengan que recorrer varias tiendas para comprar lo que necesitan, que tengan todo en un mismo local».

Atico30 Narón ha incorporado algunas marcas como Only y Tiffosi, en ropa de chica, y Jack and Jones en chico, pero sin bajarse de su premisa low cost: «Vendo dos camisetas de esa marca de hombre a 20 euros, por ejemplo», recuerda Caridad, haciendo hincapié en que su tienda está pensada para todos los bolsillos y para todo tipo de cuerpos, por eso las tallas de las prendas van desde la S a la XL.

El proyecto que floreció tras una crisis personal

Nacida en Sequeiro, en Valdoviño, pero vecina de O Ponto, Caridad tiene tres hijos y llevaba 15 años trabajando en telefonía móvil, un empleo que le encantaba: «Primero de comercial de calle, vendiendo para un operador, y después ya en tienda, de cara al público en Odeón y el centro comercial de Narón. El contacto con los clientes es lo que me gusta y es en lo que me he diferenciado, a veces en contra de mi propia compañía».

Sin embargo, después de los meses más duros de la pandemia, Caridad sufrió una «crisis psicológica», como ella misma explica, y se armó de valor para tomar decisiones escuchando a su propio cuerpo: «Me incorporé a trabajar y no estaba bien. Había perdido la ilusión por el trabajo y es imposible vender algo en lo que no crees. Me cogí una baja para mejorar, estuve un mes, y decidí hacer cambios en mi vida».

Tardó solamente mes y medio más en descubrir cuál sería su siguiente objetivo: «Fui con mi familia a una fervenza en Caldas y mi hija y yo, de pantalón blanco, nos caímos y tuvimos que buscar una tienda para poder comprar otros y seguir disfrutando de la visita. Sonará raro, pero fue entrar en aquel negocio y me encantó. Tenía también parte de chica, de chico y para peques, me pareció una buena idea y algo que no suele verse fuera de las grandes cadenas de ropa o centros comerciales».

«Me subí al coche y le dije a mi marido: «no te lo vas a creer, pero se me acaba de ocurrir una idea». Le conté, me apoyó y aquí estamos», resume. En su entorno nadie le cuestionó su decisión y ninguno se quiso perder la inauguración del pasado domingo, el pistoletazo de salida de unos días de ventas intensos. Emocionada, admite que «tengo una suerte enorme con el apoyo de mis amigos y mi familia. La gente que me conoce me ha apoyado porque creen en mí, creen que valgo para esto».

Una apuesta por las sinergias y el comercio local

Ella y su marido Ignacio se encargaron de la puesta a punto del local, que hicieron en tiempo récord. «Solicité la capitalización de mi paro, contraté una gestoría y también en el Concello de Narón me orientaron muy bien con todo el papeleo. El local lo tuvimos en junio y nos pusimos los dos con la electricidad, la fontanería, el suelo, la pintura y la decoración», explica Caridad dejando claro que lo mismo vale para un roto que para un descosido.

Quería abrir su negocio en Narón y en esta zona concreta por la cercanía a la plaza de A Gándara, que está llena de vida y también próxima a centros escolares. Eligió la franquicia española Atico30 porque el concepto le encantó y todo fueron facilidades: «Aunque siempre me ha encantado la moda me parecía difícil entrar en el este mundo sin experiencia, así que me decidí por esta, con la que tengo varios años de contrato. Somos su tercera tienda en Galicia después de Verín y Redondela».

Caridad ha puesto en marcha el Instagram y la página en Facebook del negocio, que alimenta a diario con outfits, vídeos, fotografías e incluso sorteos. También por esa vía y por WhatsApp se pueden reservar prendas y no descarta, en un futuro, ofrecer venta online. De momento, apuesta al 100 % por su tienda física, que está abierta de lunes a viernes con horario de 10:00 a 14:00 y de 18:00 a 21:00, y los sábados de 10:00 a 13:30 horas: «Creo en el comercio local y en ayudarnos unos a otros».

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies