Home / Deportes / Batalla acuática en Coruxo

Batalla acuática en Coruxo

Nano Macedo, aquí en el Racing-Logroñés de A Malata, ha marcado el 1-1 final en Coruxo este sábado (foto: Mero Barral / 13fotos)
Nano Macedo, aquí en el Racing-Logroñés de A Malata, ha marcado el 1-1 final en Coruxo este sábado (foto: Mero Barral / 13fotos)

RAÚL SALGADO | @raulsalgado | Ferrol | Sábado 25 abril 2015 | 22:51

Ejercer como local influye. Que se lo digan al Coruxo, que ha sabido manejar este sábado a su antojo un derbi que casi no merece que se le bautice como partido, especialmente en sus primeros minutos. La piscina de O Vao ha teñido de insufrible un duelo más decisivo para el Racing, que ha logrado un valioso empate en su camino al play off.

A punto estaría de caer ante el conjunto olívico víctima de la picardía anfitriona, que no de su buen juego. Finalmente, la orquesta verde ha afinado bajo la lluvia. ¿Piscina nueva, derrota segura? No ha sido así, por suerte. El equipo de Manolo García ha sido capaz de pasar de lluvia, balones veloces y charcos que frenaban a jugadas mejor definidas.

Espectáculo lamentable al arranque, con agua por doquier y sucesivos piscinazos, pero de los que no se buscan. Un futbolista rocoso como Adrián Cruz paseaba de puntillas al inicio, Marcos Álvarez resbalaba como podía y Joselu empezaba como titular para detener la inundación.

Nano Macedo, trabajador incansable de principio a fin, intentaba conectar de disparo recto y asomaba como destacado en un grupo con caras de esfuerzo, sabedores de la dura pelea que estaba por venir. La desgracia podía irrumpir en cualquier instante y Maikel Mesa, habitualmente indispensable, no parecía adaptarse con sencillez a tal reto.

A la carrera

Juego de bandas, a la carrera, sobre un tablero en el que surgía líquido si se pisaba la casilla inadecuada. Diego Maceira se echaba la responsabilidad a la espalda frente a las dificultades, evidentes pese al juego rácano del Coruxo. Apelaba el titular del estadio a la dosificación del medicamento que veían idóneo y no se exponían.

En el ambiente, gritos de apoyo de la parroquia ferrolana desplazada a un recinto en el que, mediado el primer tiempo, la hierba engañaba: lo peor ya había pasado. La inquietud afloraba, defensa casi vacía pese al peligro y los constantes sketches de Benny Hill que parecían ser los tropezones de los 22.

Ni siquiera un posterior repliegue verde tranquilizaba a Ian Mackay, que alentaba a los suyos en aras de una mayor efectividad. No se venía abajo Miguel Ángel Tena, que señalaba el camino a los lanzamientos de Pablo Rey. Poca historia hasta casi el último suspiro en un derbi de callejuelas, las que poco a poco abrían sendos contendientes, atenazados por las circunstancias.

En el 27 se adelantaba el Coruxo por mediación de Adrián Pazó. Se veía venir, lo avanzaba Mackay justo antes con muecas y movimientos de brazo. Tras su gol, el Coruxo forzaba la máquina e intentaba atrapar al Racing en su cárcel de agua. El juego se aferraba al contacto, pese a las inclemencias, y abocaba al grupo verde a más y más caídas e imprecisiones.

Desperezar el partido

Adrián Cruz quería desperezar el partido en el 37 con un tiro potente, pero no sería sencillo acomodarse. El Racing parecía más habituado cuando el descanso acechaba. Y eso que remontar no era precisamente fácil, pero 45 minutos se antojaban una eternidad con semejante telón de fondo, con tal tapete.

El ritmo ya era más suave en la reanudación, con Maikel Mesa reaccionando. Sin embargo, la lluvia persistía como ingrediente protagonista y las jugadas eran cada vez menos brillantes. Esfuerzo y lucha contra los elementos deslucían a pasos agigantados la contienda, más si cabe.

El equipo de Manolo García insistía en combinar una mayor presión defensiva con acciones ofensivas esporádicas, pero más trabajadas. En todo caso, reinaba el tedio. Solamente el amor a los colores obligaba a animar, este no era un espectáculo digno de admiración.

Dureza

Con dureza y sin brillo repelía el Coruxo las internadas de los -esta vez- negros. Es más, respondían con algún amago ante Ian Mackay. Acariciando el ecuador del tiempo final, Nano Macedo rozaba la red gracias a un magistral pase previo de Maikel Mesa. Corría el 62. Todo parecía ya sentenciado, no por mucho apretar se empata antes.

Ni se pensaba ya en remontar hasta un 1-2. La entrada de Diego Vela y Adrián Dalmau, en cambio, ayudaría a cambiar el sino del encuentro. Desde sus primeros pasos, el balear ya demostraría arrojo, convirtiéndose en objeto de deseo para varios vigueses a la vez, ansiosos por frenar su evolución. Más cerca del 2-0 que del empate, el Coruxo aguantaba.

Solamente Adrián Cruz aportaba pólvora, por lo que Manolo García completaba su respuesta. Saldría Miguel Ángel Tena y entraría Dani Rodríguez a escasamente siete del final para ayudar con su calidad y velocidad a un grupo suavemente desdibujado. El cuadro titular se reivindicaba como seguro al robo ante un Racing despistado en terreno ajeno.

El milagro

Nano Macedo alumbraba el milagro, con un gol dorado que sabía a empate en el minuto 86. Su tanto permitía retener parte del botín, que no era poca cosa visto lo visto. Conseguido el 1-1, el Racing adquiría energía y coqueteaba con una victoria que finalmente se escaparía, quién sabe si únicamente por falta de tiempo.

Repite a domicilio el próximo fin de semana -domingo 3 de mayo a las 17:00 horas-, otra vez en Vigo -en Barreiro ante el Celta B-. Después, los dos últimos partidos ligueros: en casa ante el Marino de Luanco y en Asturias frente al Lealtad para cerrar la fase regular.

El Coruxo, virtualmente salvado, será el próximo rival del Somozas, que jugará tanto esta jornada (este domingo a las 18:00 horas en el Alcalde Manuel Candocia con la SD Compostela) como la siguiente en calidad de local.

FICHA TÉCNICA

Coruxo: Brais, Bastos (Pedro Vázquez en el 36 -relevado a su vez por Moscardó en el 88), Cristóbal, Alberto, Adrián Pazó, Álex Fernández, Ben Fisk, Antúnez (Luciano en el 82), Rivera, Rafa Mella y Cifuentes

Racing de Ferrol: Ian Mackay, Jonathan Aspas, Diego Maceira, Víctor Vázquez, Miguel Ángel Tena (Dani Rodríguez en el 83), Maikel Mesa (Adrián Dalmau en el 68), Marcos Álvarez (Diego Vela en el 68), Adrián Cruz, Joselu, Pablo Rey y Nano Macedo

Goles: 1-0, Adrián Pazó, minuto 27; 1-1, Nano Macedo, minuto 86

Árbitro: Pedro Eugenio Muñoz Piedra (Comunidad de Madrid), que ha amonestado a los locales Cifuentes, Ben Fisk y Álex Fernández y a los racinguistas Maikel Mesa, Víctor Vázquez y Pablo Rey

Incidencias: O Vao, 500 espectadores

Nano Macedo, aquí en el Racing-Logroñés de A Malata, ha marcado el 1-1 final en Coruxo este sábado (foto: Mero Barral / 13fotos)

Nano Macedo, aquí en el Racing-Logroñés de A Malata, ha marcado el 1-1 final en Coruxo este sábado (foto: Mero Barral / 13fotos)

Publicidad

Banner Odeon

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies