Home / Ferrol / Narón / Creatividad a raudales con diseños únicos y personalizados en ‘Os ratiños habilidosos’ de Narón

Creatividad a raudales con diseños únicos y personalizados en ‘Os ratiños habilidosos’ de Narón

Santiago y Rocío con sus creaciones (cedida)
Santiago y Rocío con sus creaciones (cedida)

REBECA COLLADO | Martes 26 junio 2018 | 19:04

No sé si los padres de Santiago y Rocío Medín Martínez les dijeron de peques que con su imaginación podrían llegar a donde se lo propusieran, pero estos dos hermanos no paran de idear cosas nuevas, de sacar proyectos chulos de la chistera y, sin duda, se dejan llevar allí donde su ilimitada imaginación les lleva.

Dos emprendedores que no parecen decir a nada que no y que se arriesgan con cada proyecto. Lo de jugar seguro no va con ellos porque ya que se implican en algo, imprimen su sello particular, que no deja indiferente a nadie.

Rocío y Santiago, además de hermanos, son socios de la que ellos mismo denominan su «particular tienda» de Os ratiños habilidosos. Un negocio de costura creativa, customizado de ropa, cosplay, arreglos, pintado textil a mano, dibujo y creación de complementos. Pero los servicios que ofrecen no se quedan ahí, también hay actividades relacionadas con las labores, exposiciones, murales, servicio a domicilio, etc.

A la pregunta de cómo definen su negocio, asentado en Narón, ellos respondem: «Ufff!! Una pregunta que nos hacemos continuamente, ¿qué somos? ¿a dónde vamos?». Rocío comenta que «a veces miro a mi hermano a los ojos y le pregunto: ¿Santi, después de un año que llevamos abiertos cómo deberíamos de definirnos?» La respuesta de él: «Hija, llámanos X porque ya hemos hecho casi de todo. ¡Desde pintar un vestido de novia entero a decorar un bar!».

Costura, pintura y escaparatismo

Santiago es modisto y confecciona auténticas obras de arte. Desde vestidos de fiesta, pasando por disfraces chulísimos, hasta modificar y adaptar «vestidos de novia de las madres para las novias alternativas que no quieran ir como las demás y llevar un diseño único y personalizado», señalan.

Así transforman vestidos de novia (cedida)

Así transforman vestidos de novia (cedida)

Además, combinan la costura y la pintura textil para personalizar todo tipo de prendas, como calzado, sudaderas, camisetas, bolsos o dedales. Un punto muy importante para dar en el clavo en la personalización de las prendas es que «dejamos que el cliente participe en la creación», comentan Rocío y Santiago.

Pero Os ratiños habilidosos tan pronto hacen un disfraz como pintan un mural o preparan un escaparate. Aseguran que «no tenemos miedo a nada y nos atrevemos a casi todo», pero por lo que nunca pasarán es por decorar «el típico escaparate de tienda de mercería donde se cuelgan las bragas de lado a lado y sin criterio». Eso lo tienen claro.

Y es que señalan que sus escaparates «están vivos y con distintos temas», por cierto, que añaden que «la mayoría de temas no tienen nada que ver con una mercería». Son, en definitiva, «un verdadero espejo de cómo somos», añaden Santiago y Rocío.

Si nos parecía poca la diversidad de su trabajo, estos hermanos cuentan con su propio universo en Internet llamado Chulilandia. «Es un mundo donde los protagonistas son dos ratones muy gamberros llamados Roy y Sara, que con mucho sentido del humor te dan un punto de vista diferente sobre la vida y cómo deberías tomártela», comentan.

Una majadería transformada en negocio

La idea de crear este negocio surgió «de coñas en una furgoneta camino a casa», afirman Rocío y Santiago. Aseguran que «casi todo lo que se nos ocurre es así, de bromas y coñas. El problema es que la gente se queda ahí en la coña y no va a mas, nosotros la majadería la trasformamos en negocio y la llevamos a cabo».

Comenzaron esta aventura del emprendimiento a mediados de diciembre del años 2016 y apuntan que el balance es bueno y eso que, sorprendentemente, afirman que nunca habían pensado en emprender y que iniciar este proyecto «fue una locura repentina».

En todo caso, al margen de números y cuentas apuntan que «lo mejor es el abanico de personas tan distintas y asombrosas que han visitado nuestra tienda. Clientes de lo más originales que han hecho los días a veces muy complicados pero divertidos». Al final, señalan, las personas que entran por la puerta de su negocio «son las que te animan a seguir currando con ánimo y sobre todo con alegría».

No recuerdan con tanta alegría todo el papeleo previo a la apertura de la tienda. «Si ya un negocio normal es una odisea, explícale tú a la administración, que son muy cuadriculados, un negocio que ni siquiera sabes cómo definirlo. Esa manía de encasillarlo todo…», se quejan estos hermanos.

La financiación corrió de su cuenta, «salió de nuestro propio capital, un poco suicida, pero no le tenemos que echar cuentas a nadie, ni al banco, ni a la administración», remarcan. Pero a la hora de pedir licencias y permisos, «horror», dicen. «A veces pienso que ni ellos entienden la normativa y las tasas son un poco abusivas para la ayudan que te ofrecen», lamentan Santiago y Rocío.

Estos emprendedores consideran que la administación «lo tiene muy mal montado» y que «hay muy poco criterio y gente seria para dar facilidades a los emprendedores y autónomos. Simplemente ridículo», concluyen.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*