Home / Ferrolterra / Narón / Sedes exige una rápida actuación sobre el vertido en el Monte dos Nenos

Sedes exige una rápida actuación sobre el vertido en el Monte dos Nenos

SANDRA REGO | Lunes 11 noviembre 2013 | 10:25

El 13 de julio de 2012, los vecinos de Sedes se levantaron con la sorpresa de que el Monte dos Nenos, el punto más elevado del municipio de Narón, había sido víctima de unos vertidos industriales potencialmente contaminantes. Dieciséis meses más tarde, los habitantes de esta parroquia siguen presionando para que se retire totalmente este producto del que aún queda una porción bastante visible sobre el territorio.

El Grupo de Traballo de Sedes lleva luchando durante largo tiempo para evitar daños mayores en la zona afectada. Es una batalla continua contra la empresa gestora de residuos Xilo Galicia, con sede en Somozas, y el Concello, el cuál debería llevar este caso a tribunales en su deber de velar por los intereses de la ciudadanía; según afirmaciones del colectivo vecinal.

Retrocediendo al verano del 2012, Xilo Galicia, receptora de residuos industriales, comenzó a verter unos materiales conocidos como tecnosuelo. Un material artificial empleado como suelo inerte y no peligroso para la salud. Para contrarrestar esa afirmación proveniente de la empresa, el Grupo de Traballo, que pensaba en la hipótesis de que fueran elementos provenientes de cloruros industriales y cenizas de Sogama, encargó un análisis el pasado enero.

El examen fue realizado en un laboratorio de Holanda de la mano de una empresa certificada europea, Bureau Veritas. Los resultados aseguran la presencia de cinco metales pesados e hidrocarburos en un nivel más elevado que el permitido por ley. Tras la verificación realizada, el colectivo manifestó su preocupación ya que el vertido sí podía alterar la salud de los vecinos. No fue la única prueba que se realizó durante los meses siguientes, se pretendía llevar a cabo sobre tres elementos: el producto, el suelo y las aguas.

La propia empresa encargó un análisis de los residuos tras conocer los resultados provenientes del laboratorio de Holanda. Los resultados de éste fueron totalmente opuestos, probaban que no eran contaminantes. La analítica no recogía ninguna presencia de hidrocarburos. A continuación, fue encargado por parte del colectivo afectado un estudio del suelo para conocer si se hallaba impregnado de metales pesados. Sin embargo, todavía no se han realizado las pruebas de éste.

En septiembre se publicaron los resultados del análisis de las aguas. En la explanada víctima del vertido, cuya dimensión alcanza los 30.000 metros cuadrados, nacen manantiales que conducen a canales de agua potable de la comarca. La inspección dio por comprobado la negativa presencia de materiales dañinos para la salud. Los vecinos aseguran que esas aguas pueden llegar a contaminarse a largo plazo, debido a las lluvias que ayudarían a filtrar hacia las capas interiores de la tierra los lodos que todavía permanecen en la zona.

Restos del vertido en el Monte dos Nenos (Foto: Ferrol360)

Restos del vertido en el Monte dos Nenos (Foto: Ferrol360)

Según fuentes del colectivo vecinal, el vertido está situado en una parcela de propiedad pública en la que en su momento llegó a haber una cantidad que superaba las 4.000 toneladas de residuos sin autorización. Piensan que «una empresa que no cumple la normativa no puede utilizarse de testimonio para demostrar que un suelo no es peligroso». Además, el Grupo de Traballo sostiene que una empresa de gestión de residuos como Xiloga, necesita un parque de lixiviado adecuado. El proceso de lixiviado permitiría retirar los materiales pesados que contienen los residuos inorgánicos y que aparecían en el estudio realizado por la empresa certificadora.

Dada la conflictiva situación que atenta a la salud pública de los vecinos de la parroquia naronesa, el Grupo de Traballo de Sedes persiste en presionar a la empresa ya que «es imposible que nuestras pruebas realizadas en enero no den los mismos resultados que las suyas», afirman. A lo que añaden que su principal objetivo es «desmantelar la hipótesis de que los residuos no son contaminantes, porque es un mal ejemplo que una empresa de reciclaje haga esto».

No quieren caer en el olvido, sino que piden reiteradamente a la Xunta de Galicia y al Concello de Narón, un tercer análisis que sirva de contraste para saber si el examen fue realizado con elementos del producto o del suelo. Asimismo también exigen el seguimiento del monte durante dos años y la retirada total de los residuos. Su último recurso es acudir a los juzgados si no se encuentra un remedio al daño social y ambiental causado.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies