Home / Ferrol / El misterio de los estorninos se agranda al confirmarse que no estaban en uno de sus lugares habituales

El misterio de los estorninos se agranda al confirmarse que no estaban en uno de sus lugares habituales

Los estorninos muertos esparcidos por la calle (cedida)

FERROL360 | Viernes 26 noviembre 2021 | 16:57

Hasta en un lugar como Ferrol, donde a fuerza de decir que nunca pasa nada la cantidad de sucesos es sorprendente, lo que ha ocurrido en la mañana de este viernes en el barrio de Caranza ha dejado con la boca abierta a todo el mundo.

Las alarmas fuera del barrio, de los propios testigos que habían vivido lo que calificaron de «lluvia de estorninos muertos», llegaron por las fotos en el grupo de Facebook Ferrol Mola, una de ellas es la que ha cedido Ana para ilustrar la portada de esta información.

Según el relato oficial facilitado por el Concello, pasadas las 9:00 horas se recibió un aviso de la presencia de un gran número de estorninos muertos, cerca de unos 200, en las inmediaciones de la calle del Alcalde Quintanilla, en las viviendas conocidas como Las Rosas.

Al lugar acudió un técnico medioambiente de la Xunta de Galicia, agentes de la Policía Local y técnicos de la empresa que la concejalía de Medio Ambiente tiene contratada para el control de aves, Locus Avis, que contabilizaron unos 150 ejemplares de estorninos pintos, Sturnus vulgaris en su nombre científico, muertos.

Los pájaros fueron retirados y cinco de ellos, todavía vivos pero sin poder volar, se trasladaron en transportines al Centro de Recuperación de Fauna Salvaje de Oleiros, que depende de la Xunta. Será allí donde se les practiquen las analíticas pertinentes encaminadas a descubrir qué ha provocado la muerte pasiva de las aves.

Desde el Concello apuntan que la empresa de control de aves, dentro de sus trabajos periódicos de revisión, este mismo jueves había encontrado una bandada de unos 30 estorninos en la zona del campus, pero en los demás dormideros catalogados que tienen en la ciudad (los lugares concretos donde, con notable fidelidad, se reúnen para pasar la noche) no se detectó su presencia.

De hecho, el lugar donde ocurrió el incidente en Caranza no figura en los registros como un lugar habitual de estancia de las aves y tampoco se había recibido ningún aviso de su presencia allí. Testigos presenciales hablan de un estruendo similar al de un trueno antes de que cayesen al suelo los pájaros, así que habrá que esperar para que la ciencia aclare qué hipótesis es la que más se aproxima.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies