Home / Cultura / El paseo de Espasante se llena de retratos con historia gracias a Mónica Fustes

El paseo de Espasante se llena de retratos con historia gracias a Mónica Fustes

El estreno de las obras congregó a vecinos del pueblo (foto: Juan Insua)

RAÚL SALGADO | Ortigueira | Miércoles 21 julio 2021 | 18:00

Quizá pasen desapercibidas, pero son las gentes que han llevado a Espasante al 2021. Mónica Fustes no lo dudó y se armó con sus dotes para el dibujo para alumbrar una idea original en su lugar de origen, que en el recuerdo permaneciesen hombres y mujeres aparentemente comunes, aunque con poderosas historias a su espalda.

Tras nueve meses de trabajo, su iniciativa ya llena de vida el paseo del puerto ortegano. Llevaba ya «muchos años» sin dibujar mientras se centraba en su vertiente profesional; eso sí, su formación incluye el Bachillerato artístico, que cursó en Ferrol. Era cuestión de que esa pasión despertase de nuevo.

Hablando con Luis, del bodegón de Espasante, se fue transitando desde lo que iban «a ser dibujos para los bares» a 5 hombres y otras tantas mujeres en «otro sitio del paseo». Finalmente, esta idea acabó por convertirse «en 40 retratos de hombres y mujeres a los que quería homenajear; nací allí, me crié allí».

Fustes interviene en la inauguración del proyecto (foto: Juan Insua)

Fustes, firme defensora de su pueblo, «una joya», reconoce que le habría gustado «hacer muchísima más gente que hizo cosas por Espasante». «Me tuve que limitar por espacio y permisos», cuenta. Intentó plasmar «lo que me transmitía cada uno por cercanía» o por el motivo por el que fuesen conocidos.

Está «muy contenta» por la «repercusión, es un proyecto para todos». En verano tendrá nuevos espectadores porque visita la zona «mucha gente», pero valora la «vida que le doy al paseo en invierno» con esta propuesta. Desde sus propios padres, «los tenía que dibujar», a otra «mucha gente a la que le tuve mucha estima».

Modesto de Cedeira, Maricarmen de Cortés, Chano de las palomas… y todas esas personas, desde la intención de que la «gente vea más allá de un simple retrato, les transporte a momentos que vivieron». Inmersa en el mundo de la publicidad, la cuarentena de la primavera del 2020 ayudó a que retomase «poco a poco» su contacto con esta disciplina.

Uno de los retratos de la iniciativa (foto: Juan Insua)

«Cuando nos dejaron volver a salir, se nos ocurrió esta maravillosa idea; iba a ser más pequeñita, pero se nos fue de las manos», apunta Mónica Fustes. Contó con la ayuda económica de «vecinos que quisieron aportar porque les gustaba el proyecto», completamente «sin ánimo de lucro». El dinero recaudado fue íntegramente a costear la instalación correspondiente.

Hubo donaciones que llegaron incluso desde el extranjero y el ciclo de Madeira e Moble realizó gratuitamente, su grano de arena, los carteles con los nombres de los protagonistas. Le ayudó, además, Juan Montes con la instalación de los elementos de madera para dejar huella de sus identidades y el grupo Imaxina de Ferrol contribuyó a que todo sea realidad.

Estos últimos, dice la ortegana, aguantaron «mi intensidad como pudieron». Después de meses cocinando el proyecto, ya es un reclamo cultural y turístico diferenciador en un lugar que siempre ha tenido personalidad propia y que ahora apuesta por no olvidar de dónde viene. Ha sido posible entre todos.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies