Home / Ferrol / Ferrol / Emprender para ayudar, la mayor satisfacción es «ver cómo mejoran los niños»

Emprender para ayudar, la mayor satisfacción es «ver cómo mejoran los niños»

Lucía, Sara y Beatriz en su centro (foto: R.C.)

Lucía, Sara y Beatriz en su centro (foto: R.C.)

REBECA COLLADO | Ferrol | Jueves 30 marzo 2017 | 13:45

Trabajar con personas que tienen alguna problemática y sobre todo con niños con dificultades implica un compromiso más grande del que desde fuera podemos apreciar. Los profesionales que diariamente tratan a personas que necesitan un apoyo desarrollan una sensibilidad especial, un trato cercano y sin prejuicios, como es el caso de las emprendedoras del centro psicopedagógico Orienta.

Lucía, Beatriz y Sara son tres jóvenes, que aún no han llegado a la treintena, y que hace un año se lanzaron a abrir su centro psicopedagógico. Viven su trabajo de una forma extraordinaria y hablan con una delicadeza maravillosa de sus usuarios. Para ellas los logros que consiguen sus usuarios en cada sesión son también suyos.

Lucía Figueirido, psicopedagoga, fue la impulsora del proyecto. Ella abrió el centro y a los pocos meses Beatriz Fernández, psicóloga, y Sara Dopico, logopeda, se incorporaron al equipo. Las tres forman un triángulo perfecto y muestran una sintonía inmejorable, algo fundamental porque ellas mismas reconocen que «cuando estás a gusto te da la sensación de que puedes con todo».

Ellas ya habían trabajando juntas y sabían que se compenetraban bien y que podían hacer un buen trabajo. El buen ambiente en el trabajo es primordial porque pasan muchísimas horas juntas y Lucía recalca que «el respaldo que tengo con ellas es difícil de encontrar y hay que aprovecharlo».

La primera en dar el paso del emprendimiento, Lucía, explica que eligió este camino porque «quería aplicar mi filosofía de trabajo». Y es que señala que es «delicado» que otra persona te marque directrices en este tipo de trabajo porque «con cada persona la intervención es personalizada». Además, destaca que «ser tu propia jefa te da la libertad de hacer las cosas a tu juicio».

A pesar de que la idea de emprender les gustaba, reconocen que «es algo que piensas, pero es como muy utópico. Lo ves muy grande». Apuntan que económicamente es complicado, porque «hay muy pocas facilidades», pero después compensa.

En su caso además, han notado que en los últimos años las becas de necesidades específicas de apoyo educativo están disminuyendo «brutalmente». Se trata de ayudas de apoyo a la escolarización para niños que estén diagnosticados en centros como el suyo. «Quedan muy desamparados y las familias muy frustradas», aseguran.

Servicios

El el centro psicopedagógico Orienta trabajan con adultos y con los niños en el ámbito de la psicología, psicopedagogía y logopedia ofreciendo un enfoque multidisciplinar dependiendo de las intervenciones que necesiten. «Cada caso es diferente y siempre nos adaptamos a cada usuario. No hay dos personas iguales, así que la metodología cambia», explican.

Trabajan tres áreas diferentes para ofrecer un servicio integral y multidisciplinar. «Hay usuarios que vienen con varias dificultades», así que ellas los orientan en las intervenciones que van precisando. En este sentido, señalan que «los padres a veces están muy perdidos» porque no saben exactamente cómo afrontar estos temas y ellas los orientan.

En psicología tratan problema de conducta derivados de déficit de atención y trastorno del espectro autista en niños y problemas a nivel emocional y habilidades sociales en adultos. Mientras que en logopedia trabajan trastornos del habla, del lenguaje, de la voz, de deglución, etc. «No sólo tratamos problemas de la r», bromea Sara.

Por último, en psicopedagogía tratan dificultades de atención, de memoria, dislexia, discalculia y técnicas de estudio, que se está solicitando mucho, «porque no nos enseñan a estudiar», comenta Lucía.

Las tres coinciden en que actualmente «hay más conciencia sobre estos temas y los orientadores de los coles están muy implicados con un papel activo». Consideran que es muy importante trabajar en una especie de triángulo familia-centro escolar- psisopedagogía porque las tres partes deben «aplicar la misma metodología, el mismo criterio, para avanzar y que el niño no se líe».

Balance

Afirman que el balance de este primer año del centro es muy positivo «a todos los niveles». Desde su satisfacción profesional hasta el cariño de la gente. El peor momento indican que fue al principio, «la incertidumbre de saber si saldrá bien» y el mejor «cumplir tiempo y ver que va bien, que venga gente de Cedeira u Ortigueira porque les gusta nuestra forma de trabajar», pero por encima de todo, la mayor satisfacción es «ver cómo mejoran los niños».

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies