Home / Ferrol / ¿Estamos cumpliendo o las terrazas ya se nos han ido de las manos?

¿Estamos cumpliendo o las terrazas ya se nos han ido de las manos?

La terraza de Lusitania, en la calle Real, es una de las que cumple escrupulosamente la normativa (foto: Ferrol360)

M. CORRAL | Ferrol | Domingo 28 febrero 2021 | 12:32

Que la apertura de la hostelería después un mes cerrada haya coincido con un fin de semana de un tiempo espléndido que invoca a la primavera ha propiciado que las terrazas se hayan llenado desde primera hora de la mañana hasta el límite de las seis de la tarde, algo que sería tremendamente positivo si el 100 % de los negocios y la clientela cumpliese con la normativa vigente, un extremo que parece imposible a juzgar por lo que nos hemos encontrado.

Desde Ferrol360 quisimos hacer un ejercicio de observación recorriendo algunos de los barrios de la ciudad naval para intentar trazar una radiografía del nivel de cumplimiento en estos dos primeros días de apertura de terrazas. Dos conclusiones rápidas: ha aumentado el nivel de uso de la mascarilla con respecto a las otras desescaladas, pero todavía hay personas que no acaban de ser conscientes de lo que hemos perdido ni de lo que nos jugamos.

Hemos puesto la lupa en los aforos, el número de mesas y de clientes por cada una, el uso de la mascarilla y el tabaco. Hemos recorrido Ultramar, Canido, Ferrol Vello y A Magdalena, teniendo que reconocer que en la tableta de chocolate es donde más escrupulosamente se está cumpliendo con la normativa de la desescalada: mesas reducidas y sin más de cuatro personas, distancia y mascarilla salvo en el momento de pegarle el sorbo o el bocado a la consumición. No hemos visto fumadores en las terrazas.

En Ferrol Vello y Canido las terrazas han estado repletas y se han relajado, en líneas generales, un poco más las normas. Hemos visto a más de cuatro personas sentadas en una misma mesa, a clientela consumiendo de pie sin asiento asignado, y a personas con la mascarilla directamente bajada a la barbilla. Algunas de las terrazas parecen tener el mismo número de mesas sin cumplir con su separación ni precinto.

No obstante, la mayor relajación normativa que hemos percibido ha sido en Ultramar. Alguno de los negocios hosteleros del llamado Ensanche B son el ejemplo perfecto de cómo no habría que desescalar. Mesas apelotonadas, clientes fumando en ellas, mascarillas que no se ven ni en las barbillas porque están directamente guardadas, personas consumiendo sentadas en los portales contiguos y también corrillos alrededor.

La mayoría cumple

Llama la atención que, en comparación con otras épocas en las que la hostelería estaba abierta y la gente se sacaba directamente la mascarilla al ocupar su asiento y solamente se la ponía cuando volvía a levantarse, ahora se percibe que hay más conciencia con su uso. La mayoría de la clientela no se la saca ni se la baja salvo en el momento de consumir, para volver a colocársela inmediatamente en su sitio.

Ese aprendizaje también lo confirma Antón Salgado, al frente de Lusitania Café, en la calle Real. Este sábado aseguraba que estaba llevando bien la vuelta a la terraza porque «las personas están teniendo bastante cuidado con las cuestiones higiénicas y estamos muy contentos también con el clima tan agradable de este fin de semana como por la vuelta a servir nuestros productos en mesa».

Afirma que «la mayoría de nuestros clientes cumplen y tenemos que agradecerles el cuidado que tienen con todas las cuestiones. Cada vez hace menos falta insistir en mascarilla, distancias, grupos… Ojalá que sea en todos sitios igual; pero aquí están cumpliendo bastante bien».

Inspecciones y multas

También Antón y su equipo ha cumplido con su parte, como han atestiguado los policías que le han visitado tanto el viernes como el sábado, constatando que todo estaba en regla. Además, avanzó la Xunta, la Consellería de Sanidade a través de la Dirección Xeral de Saúde Pública reforzará las visitas de inspección durante el mes de marzo.

En este fin de semana, la Policía Autonómica ha tramitado 50 actas de infracción en el marco de los controles para velar por el cumplimiento de las medidas del Plan Hostelería Segura, una tarea que lleva a cabo en coordinación con el resto de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Mayor control

Será el próximo viernes 5 de marzo cuando será obligatorio colocar en cada establecimiento de hostelería un cartel en el que se informe de la capacidad máxima del local, su aforo y el porcentaje permitido en el exterior y el interior. Tendrán que tener un código QR que los clientes escanearán para registrar su presencia en el local.

Antón Salgado ya los tiene impresos después de hacer una auténtica labor de investigación puesto que las indicaciones de la Xunta son todavía confusas. Cree, no obstante, que va a ser muy difícil que los clientes usen con normalidad los códigos para registrarse porque es un procedimiento engorroso; pero él ya tiene todo listo para seguir cumpliendo desde el viernes que viene.

Un comentario

  1. Marta Grande Pérez

    Desgraciadamente solamente los hombres tropezamos muchas veces en la misma piedra. Miedo daba ver a la gente consumir en las terrazas de todo Ferrol , sí el Domingo, TODAS o casi todas, con la clientela usando la mascarilla de sujetapapada , otras descansando en las mesas con estos comportamientos,son lugares inseguros. ¡ SENTIDIÑO!.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies