Home / Deportes / Baloncesto / Esteiro, pasaporte al espectáculo

Esteiro, pasaporte al espectáculo

Imagen del Universitario-Gipuzkoa en Esteiro (foto: Raúl Lomba / Ferrol360)

Imagen del Universitario-Gipuzkoa en Esteiro (foto: Raúl Lomba / Ferrol360)

RAÚL SALGADO / RAÚL LOMBA | Ferrol | Miércoles 5 abril 2017 | 23:40

La ilusión no conoce límites en el caso del Universitario. Tampoco su capacidad, la convicción. El evidente reflejo sobre la pista de su planteamiento firme. Con victoria ha estrenado su histórica incursión en el play off por el título ante un IDK Gipuzkoa armado para un juego duro y condicionado por el arbitraje.

Todo es diferente en Esteiro. Los aplausos están cuando se necesitan y aunque las cosas ya marchen bien por sí solas. El plantel se empapa del rugir de la grada, hace piña en cada instante. Lino López estrecha la mano de todo el que se acerca, la misma que agita sin cesar en la contienda. Le piden fotos, autógrafos.

Como a Lavodrama, ese integrante de la familia que sigue siendo estrella. Y todo, sin dudarlo, a partir de la modestia. De la felicidad que transmiten miradas. La pizarra desvela con mesura un modelo constante. No falta nadie en los asientos, es el día. Está el presidente de la Diputación, por ejemplo.

Imagen del Universitario-Gipuzkoa en Esteiro (foto: Raúl Lomba / Ferrol360)

Imagen del Universitario-Gipuzkoa en Esteiro (foto: Raúl Lomba / Ferrol360)

De las sillas a pie de parqué al gallinero. Gritos a partir del primer lanzamiento que no se hace efectivo, con Shacobia Barbee al quite. María Pérez Araújo estrena el impulso local ante un rival carente de efectividad al arranque y cierra con brillo el eje naval.

Insisten las vascas, que acaban logrando el objetivo. Tira de rapidez el Universitario; le hace falta una pizca adicional de empuje. La encuentra sin dificultad. En un partidazo sublime, Ana Calvo escapa de las estadísticas que corona una Bea Sánchez sensacional. Desatascan sin ruido, van cayendo los puntos.

Cuando el Gipuzkoa ve fallar su maquinaria, emergen las ferrolanas para asentarse. Se pelea cada balón. Respaldadas por el juego útil y estético de Ana Suárez, que roba y remonta, a la que quieren frenar las contrincantes. La responsabilidad, a su espalda.

Imagen del Universitario-Gipuzkoa en Esteiro (foto: Raúl Lomba / Ferrol360)

Imagen del Universitario-Gipuzkoa en Esteiro (foto: Raúl Lomba / Ferrol360)

Bea Sánchez exhibe su voluntad de hierro, guerrera ante la hinchada. La batalla gana en intensidad cada segundo. El afán taponador del conjunto de Euskadi no redunda en una merma del rendimiento local, a prueba de bomba pese a balones envenenados, subidas y bajadas.

Detrás de Lino López, Álex de la Vega. Fiel escudero, conciencia encendida. El banquillo presume de sonrisa y espera por sus pasajes. Al filo de la navaja, una Shacobia Barbee con la meta fijada en el tablero aparenta tranquilidad de esfinge. Precipita luego su condición de torbellino. Reflejos, ojos sudorosos.

Mientras, Laquinta Jefferson no puede ocultar frustración. Encuentra alivio en los tiros libres tras sucesivos intentos que no tienen fruto. Más corazón que cabeza, aunque todo tiene remedio. La receta del técnico sabe a dónde apunta. Nace en lo psicológico.

Imagen del Universitario-Gipuzkoa en Esteiro (foto: Raúl Lomba / Ferrol360)

Imagen del Universitario-Gipuzkoa en Esteiro (foto: Raúl Lomba / Ferrol360)

Una amplia ventaja ya al volver del descanso, digna de no ser dilapidada. Hasta en los mayores aprietos se mantiene un respetable diferencial. Sobre la marcha, el Universitario enmienda su apuesta por dar vueltas y eludir el juego directo. No le beneficia limitarse a acariciar canasta.

La actuación arbitral hace estallar a todo el pabellón y alecciona. Laquinta Jefferson pulsa el botón adecuado, se engancha a Bea Sánchez y Patricia Cabrera aviva el espectáculo al tiempo que el Gipuzkoa desperdicia ocasiones que luego agarrará como si fuese un clavo ardiendo. Traje a medida, triunfa la naturalidad. Todo a la vista.

Sopla a favor el viento y Bea Sánchez está agotada. Teóricamente, claro. Cuando más se comprime el electrónico al que acecha Barbee, irrumpe y resuelve Ana Calvo. Conjura para el golpe final. Se desbordan las aguas al ritmo endiablado de las blancas. Se puede: 68-60. Próxima parada, Euskadi. Este domingo. Sigan soñando, paga la casa.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies