Home / Deportes / Feliz cumpleaños, viejo

Feliz cumpleaños, viejo

racig antigua

JOSÉ LUIS ALLEGUE | Madrid | Sábado 5 octubre 2019 | 20:02

Gran parte de mi familia ya no vivía aquí. A varios de ellos llevaba décadas sin verlos, otros sólo venían tres o cuatro veces al año y muy pocos se quedaron a vivir aquí. Las cosas no iban bien en la ciudad, así que se marcharon en busca de trabajo, oportunidades y nuevos horizontes, pero, pese a ello, siempre hablan maravillas de mí. Se preocupan, preguntan, llaman… Están pendientes de que a este viejo verde le vaya bien. Y hoy, que cumplo cien años, no va a ser menos.

No soy mucho de redes sociales, pero cuando desperté me quedé alucinado. ¡Todos se acordaban de mi cumpleaños! Es cierto que cien años no se cumplen todos los días y que en el cupón de hoy habían puesto la foto de las dos casas más bonitas que he tenido, pero yo había intentado ser discreto con el tema. A pesar de ser sábado no organicé ninguna fiesta porque el domingo a las 12 trabajo, pero a mis amigos no les importó y habían liado una mundial… Cien bengalas que soplar, una caminata por el pueblo, comida, bebida y hasta una fiesta en una discoteca. Vaya caritas que van a traer el domingo, pensé.

Entonces sonó el teléfono. Era Manu, mi bisnieto, que quería felicitarme. Siempre le tuve un cariño especial. Manu me preguntaba mucho por mi vida y se llamaba así porque mi nieto, Isidro, siempre admiró mucho a un jugador llamado Manuel Rivera y decidió que su hijo llevara ese nombre. Yo conocía bien a Manuel, trabajó más de 30 años conmigo y siempre fue un erudito. En Galicia todo el mundo quería llevárselo de aquí, pero, salvo un par de años en A Coruña, fue fiel a mí. Falleció con sólo 48 años, así que, como homenaje a su carrera, decidí que mi casa llevaría su nombre.

Era una casa grande y en pleno centro de la ciudad, así que cada fin de semana estaba llena de amigos que venían a verme y sufrían porque me fuese bien. Viví ahí hasta 1993, cuando me di cuenta de que mis amigos debían estar más cómodos y no había sillas para todos. Decidí mudarme y me fui cerca del mar, a las afueras. Y aquí estoy hoy, esperando a todos esos amigos amigos y familiares para celebrar el cumpleaños que ellos han organizado para mí.

Mi bisnieto era muy curioso. Acababa de empezar la carrera de periodismo y quería escribir algo sobre mí, así que me pidió que le hablase de mi vida, mis logros y las personas más importantes para mí. ¿Y quién soy yo para negárselo?

Me había preguntado por mis logros, así que empecé sacando pecho por aquello que logré en 1939. No fue una época fácil porque España acababa de salir de tres años de guerra, pero yo había conseguido todo un hito. Me fui a Barcelona y en Montjuich, disfruté en primera persona de una final en la que coincidí con un tal Sevilla. Sí, se llamaba como la ciudad andaluza y me ha dicho que este año vendrá a verme. Yo tenía 20 años y recuerdo aquel 25 de junio como uno de los mejores días de mi vida.

Era algo inverosímil porque en aquella época yo casi no salía de Galicia, pero marcó un antes y un después. A partir de aquel momento me subí en mi particular montaña rusa. A veces arriba, a veces a bajo, ya sabes cómo va esto, Manu. Y es cierto que mi objetivo siempre ha sido buscar el equilibrio e intentar llegar hasta la más alta categoría, pero no era fácil. No tengo tanto dinero ni recursos y mi único aval son los amigos que siempre han estado conmigo, así que, pensándolo bien, 34 años hablando en plata y 42 soñando en bronce no eran un mal bagaje.

Manu también me había pedido que le hablara de las personas más importantes de mi vida y ahí siempre se me viene a la mente mi fiel amigo Isidro. Él y su familia lo han sido todo para mí desde que los conocí y su pérdida en diciembre de 2016 supuso un mazazo del que todavía no me he repuesto.

Él era de Vigo, pero siempre le gustó Ferrol. Cuando se presentó me dijo que hacía años que me conocía e, incluso, me dijo que había estado en casa varias veces, pero yo no le ponía cara, soy muy despistado. Caminamos de la mano desde 1995 y él estuvo conmigo en los peores momentos de mi vida. Me ayudó a pagar mis deudas y volvió a despertar en mí las ganas de crecer. De hecho, gracias a él, volví a hablar en plata 21 años después de la última vez. Lo fue todo para mí, se ganó el cariño de los míos y todos le echamos de menos. A él, a su mujer y su hijo, Chino.

Isidro fue muy importante, pero he tenido grandes y muy fieles amigos en todo este tiempo. Recuerdo a Pazolo, Manel, Arteche o Pablo Rey, que, a día de hoy, es mi representante. La lista sería interminable, por eso no voy hablarte de todas las personas importantes de mi vida Manu, pero por supuesto que Manuel Rivera también fue una de ellas y, para que veas que no soy un abuelo cebolleta y estoy más vivo que nunca, te diré que hasta tuve un amigo japonés. Se llamaba Yasunaga.

«Con esto suficiente, Racing», me espetó mi bisnieto. Luego iba a estar con él en la fiesta, pero quería avanzar cosas de su trabajo así que me colgó. Yo sonreí pensando en lo bonito que es llegar a ser centenario. Muchos compañeros de profesión con los que he coincidido a lo largo de estos años murieron antes de cumplir los 100, así que hoy debo ser feliz y disfrutar de lo que he logrado para poder soñar con lo que está por venir junto a los míos.

Lo bonito de ser un intangible es que tu presencia está dentro del sentimiento de cada uno de los que te quieren. Por eso hoy, estés donde estés, siente que estoy contigo. Brinda y sopla las velas en este cumpleaños tan especial, perdona por todas las veces que te he fallado y gracias por no abandonarme nunca. La puertas de mi casa siempre van a estar abiertas para ti y la vida de este viejo verde que te habla no tendría sentido si no estuvieras.

Me llamo Racing de Ferrol, vivo en A Malata y hoy cumplo cien años. Hoy es día de fiesta en la ciudad en la que se acaba el mar gracias al esfuerzo de todos y cada uno de vosotros, racinguistas. Disfrutad conmigo y por mí, que mañana trabajo y vienen a verme unos chicos desde Mallorca. Sí, Mallorca. Para soñar en bronce este año hay que hacer muchos kilómetros. ¡Opa Racing y feliz centenario!

*Puedes escuchar la pieza de José Luis Allegue pinchando en el enlace del siguiente tuit:

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies