Home / Cultura / Hierofanía o el regreso de las fotografías que se tocan

Hierofanía o el regreso de las fotografías que se tocan

MARTA CORRAL | Ferrol | Viernes 14 noviembre 2014 | 10:06

¿Dónde van nuestras fotos digitales cuando no las compartimos en las redes sociales? ¿Qué fue de aquellas broncas por dejar la huella de tu dedo pulgar en la fotografía favorita del viaje a Egipto de tu hermana?

Acumulamos megas, gigas…, pero ¿cuándo volvemos a esas carpetas ocultas en las entrañas de nuestro ordenador? Sin duda, no tantas como abrimos la caja de zapatos que acumula retales de nuestro paso por la universidad o dejamos descansar en nuestras piernas el pesado álbum de nuestra infancia.

A la fotógrafa ferrolana Alicia Seoane, de momento, ya tenemos dos cosas que agradecerle. La primera es que apueste por un proyecto fotográfico tangible -no sólo porque nos llegue en forma de libro, sino porque de sus fotos saltan las texturas como si fuesen un pop-up-, y la segunda, que destierre el mito de que el crowfunding es sólo cosa de músicos.

Hierofanía, un término que nos viene del griego y significa «manifestación de lo sagrado», fue el concepto elegido por el filósofo y novelista rumano Mircea Eliade en su obra Tratado de historia de las religiones para identificar la toma de conciencia de que existe lo sagrado cuando nos llega a través de los objetos cotidianos, de nuestro «cosmos habitual».

Seoane nos acerca al misticismo de nuestras rutinas a través de un poético juego de luces y sombras deslizándose en estancias interiores y paisajes naturales, un acopio de pequeñas cicatrices en la memoria de la autora que conjuga en un inventario estético como oda a la belleza de las pequeñas cosas. Las mismas que, según Serrat, nos dejó un tiempo de rosas en un rincón, en un papel o en un cajón.

Para que esta colección de 18 imágenes se materialice, Alicia Seoane busca mecenas que sufraguen una tirada de 100 libros a cambio de un ejemplar y de algunas de las instantáneas impresas en papel art smoth y tamaño 20×15.

«Hierofanía es una invitación a la contemplación de las luces y sombras, y a conectar con la finitud y la grandeza de las pequeñas cosas» explica la autora, dejando claro que no se trata de un proyecto cerrado, sino que busca la continuidad en futuras ediciones.

De momento, para los curiosos y los interesados en poner su granito de arena -se puede hacer de los 5 a los 40 euros-, en esta web podéis ver algunas de las fotos del proyecto, informaros de las recompensas que ofrece la autora y convertiros en mecenas del siglo XXI.

Alicia Seoane es fotógrafa profesional y periodista. Como ella misma dice, utiliza la imagen como vehículo de expresión e imparte talleres para «que otras personas descubran una manera de expresarse a través de la fotografía».

Hace un año y medio abría Estudio Abierto, el primer sitio de coworking de Ferrol, que además de su espacio fotográfico, cuenta con profesionales de la arquitectura y el diseño: «Compatibilizo mi trabajo profesional con mi trabajo personal, y es por eso que he decidido continuar realizando pequeños trabajos, donde expresarme, y transmitir la libertad que da la fotografía como medio expresivo».

Ya sabéis de que se trata, de aquellas cosas que el viento arrastra allá o aquí, que te sonríen tristes y nos hacen que lloremos cuando nadie nos ve. Cosas bonitas.

Fotografía #1 de Hierofanía, por Alicia Seoane

Fotografía #1 de Hierofanía, por Alicia Seoane

Fotografía #3 de Hierofanía, por Alicia Seoane

Fotografía #3 de Hierofanía, por Alicia Seoane

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies