Home / Ortegal / Cariño / Jesús Calleja convierte a los vecinos de Cedeira, Cariño y Espasante en protagonistas de su programa

Jesús Calleja convierte a los vecinos de Cedeira, Cariño y Espasante en protagonistas de su programa

MARTA CORRAL | Ortigueira | Domingo 21 junio 2015 | 20:21

En el ortegano Teatro de la Beneficencia no cabía un alfiler y fuera, en el claustro contiguo, se agolpaba un centenar de personas alrededor de un plasma, en el que esperaban ver a Jesús Calleja y, de paso, sus pueblos a vista de pájaro.

El aventurero televisivo presentaba este viernes en Ortigueira un adelanto del capítulo de su nuevo programa, Volando Voy, que ha estado grabando en el Ortegal desde la pasada semana.

Intercalando anécdotas de su paso por Galicia -como cuando salió a correr por el monte y un paisano le espetó: «¿De quién escapas?»-, con la presentación de los vecinos que le han ayudado a conocer un poco mejor nuestra tierra -viendo una parte de sus vídeos y hablando con ellos en el teatro desde el escenario-, e imágenes impresionantes grabadas desde un helicóptero, Calleja se metió al público en el bolsillo con su cercanía y su sentido del humor.

La primera parada fue Cariño. Allí nos presentó a Loli, una mujer verdaderamente entrañable. Esposa de un marinero que a punto estuvo de perder un ojo en un naufragio, esta mujer enamorada de su pueblo arrancó las carcajadas del público con su particular forma de expresarse en su viaje junto a Calleja en el helicóptero que él mismo pilotaba: «Después de ver los Aguillones desde aquí, ya puedo morir tranquila», decía.

En segundo lugar conocimos a Jorge, un percebeiro cedeirés que le serviría a Calleja como hilo conductor de la trama del capítulo -en la que buscaba a un equipo para realizar un simulacro con el personal de Salvamento Marítimo-, y se convertiría en su «hombre al agua», acompañando al aventurero incluso hasta Gijón para hacer un curso de seguridad.

Pero antes, Jorge retó a Calleja a ir a apañar percebes en un día en el que la mar parecía tranquila y, según el percebeiro, «coge percebes hasta un niño de 2 años». Tres revolcones de ola después confirmaron que el presentador no se da mucha maña en las rocas, suscitando todo tipo de bromas en la sala.

Numeroso público se agolpó a las puertas del teatro para ver la presentación a través de un plasma (foto: Ferrol360)

Numeroso público se agolpó a las puertas del teatro para ver la presentación a través de un plasma (foto: Ferrol360)

Calleja también conoció a unos «algueiros» de Cedeira que le dieron a probar algunas de las algas que más se cotizan en el mercado de la restauración y, también en la villa, a Serxio Ces, el auténtico hombre espectáculo conocido en las tres comarcas y más allá, pero que supuso todo un descubrimiento para Calleja.

Músico, herrero, showman y «percebelleiro» -como diría él-, a Serxiño -acabó llamándole así Calleja, al tiempo que él le respondía con un «Susiño»-, se le escapó un «¡Coño!, ¡el puto Calleja!», cuando vio al presentador entrar en su taller.

Él también se montaría en helicóptero para enseñarle a Calleja «su oficina», situada bajo la garita de Herbeira, e incluso llegar hasta Vilarrube, la playa «que parece el Caribe» y que entusiasmó al presentador leonés.

Pescando en el puerto de Espasante conocimos al Chanquete del norte, que decía haber sido novio de la ex mujer de Coto Matamoros y que llevó a Calleja a conocer al cerdo Antón.

Sentado en el «mejor banco del mundo», el de Loiba con vistas a los Aguilóns, esperaba a Calleja el geólogo Francisco Canosa, que le descubrió las características que convierten en únicas y antiquísimas a muchas de las rocas del cabo Ortegal, pero también desmitificando alguna de las leyendas populares más extendidas.

Como broche de oro, además de desvelar que en el programa también se vería la familia de fareros de Estaca de Bares y Ortegal, Calleja mostró a los asistentes algunas de las impresionantes imágenes que grabaron con la última tecnología desde los helicópteros y el dron, mostrándonos la comarca como nunca la habíamos visto.

Después, no muy lejos del teatro, Calleja se dejaba ver por los mesones de la Alameda junto a su hermano Kike, parándose como un vecino más con todo aquel que quería un selfie con él.

Aunque efímera, seguro que la visita de Calleja a Ortegal será recordada por todos los vecinos con especial ilusión, esperando ansiosos el estreno del programa, que aún no tiene fecha oficial de emisión.

Tranquilos, en cuanto nos enteremos, os lo contaremos puntualmente en Ferrol360 🙂

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies