Home / Eume / La generación de la resiliencia

La generación de la resiliencia

SANDRA REGO | Barcelona | Jueves 14 mayo 2020 | 19:57

«¡Felices años 20!» exclamábamos muchos no hace demasiado, aunque parezca una eternidad, en Nochevieja. Todavía Occidente no sabía lo que le esperaba, aunque en Wuhan ya estaban comenzando a sufrir esta pesadilla.

Mis amigas y yo estábamos preparadas para celebrar el 2020 por todo lo alto. Sonaba bien, casi épico. Los Felices años 20 volvían y hasta habíamos coqueteado con la idea de celebrar una fiesta por nuestros cumpleaños con temática de cabaret, adornadas con boas, pintalabios rojos y vestidos de encaje y plumas.

Sin embargo, el 2020 tenía otros planes para todo el mundo. Y creo que es la primera vez que puedo utilizar esta expresión como literal y no metafórica. Todos hemos vivido lo mismo a la vez y llevamos recluidos en nuestras casas más de 50 días, con todo lo que eso conlleva.

Y sí, puede que en cierta parte hayamos regresado a aquellos locos años. La gripe española, la última gran pandemia que vivió la sociedad hasta la fecha, estuvo presente hasta diciembre de 1920 y además la población de aquella época vivió dos crisis en una misma década: la posguerra y el Crack de la Bolsa de Nueva York que se extendió por toda Europa.

Nosotros, la generación de los 90, los llamados millennials, también hemos pasado por dos crisis en poco más de 10 años. Hablando con una amiga sobre lo que nos estaba sucediendo, me dijo bastante preocupada: «Antes de los 30 nos hemos comido dos crisis y estoy sorprendida con la capacidad de resiliencia que estamos desarrollando».

Resiliencia, en psicología se define como «la capacidad de los seres humanos para adaptarse positivamente a las situaciones adversas». Creo que no hay palabra que nos defina mejor. Me explico: muchos de nosotros comenzamos la carrera en plena crisis económica del 2008, con pocas esperanzas de encontrar una oportunidad laboral en Ferrol o en la provincia. Al graduarnos aceptamos prácticas no remuneradas que se extendían en el tiempo, pensando que de esta manera lograríamos hacernos un hueco en el mercado. Algunos lo consiguieron, aunque la gran mayoría, viendo la inestabilidad y las condiciones, decidimos irnos a otras ciudades españolas o incluso al extranjero.

Doce años más tarde de aquella crisis, nos encontramos en otra que auguran que será todavía más grave. En abril la tasa de paro en España ha aumentado un 8 % y el futuro está entre interrogaciones. ERTEs y despidos coronan la crisis socioeconómica a la que nos enfrentamos ahora. Justo cuando habíamos empezado a cobrar sueldos dignos, justo cuando empezábamos a ver que los esfuerzos de la generación más preparada de la historia daban sus frutos, que podíamos pagarnos un alquiler, que cogíamos experiencia en nuestros trabajos… Nos encontramos en un nuevo paréntesis del que sabemos que saldremos afectados de nuevo.

Mi intención no es dar lástima sino simplemente demostrar que, pese a las adversidades, hemos conseguido tirar pa’lante, que nos seguimos formando, que buscamos la forma de sobrevivir y de aprovechar las oportunidades. Y esperemos que podamos sacar algo positivo de todo esto, como por ejemplo, que el teletrabajo nos permita dedicarnos a nuestras profesiones en remoto para los que quieran volver a sus ciudades natales puedan. Todo indica que esta crisis nos adaptará a nuevas modalidades de trabajo en las que valoraremos trabajar con mayor flexibilidad y tener la capacidad de elegir el lugar dónde vivimos. Con suerte, volveremos a casa.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies