Home / Actualidad / La memoria del 72 pide la palabra en la asamblea de Navantia

La memoria del 72 pide la palabra en la asamblea de Navantia

Pillado, Varela, García Juanatey, Alabau y Tellado este viernes en Navantia (foto: Ferrol360)

MARTA CORRAL | Ferrol | Sábado 5 marzo 2022 | 9:59

El 9 de marzo de 1972, cuando el director del astillero terminó la aduladora arenga con la que pretendía calmar los ánimos de miles de trabajadores reunidos en asamblea, nadie podía hacerle preguntas. Ese era el compromiso que el Jurado de Empresa había asumido con la dirección de La Constructora. Sin embargo, de la parta alta de la proa del dique se oyó el grito de Rafael Pillado: «No le voy a preguntar, le voy a contestar», aclaró.

Cincuenta años después de aquello, Pillado volvió al astillero y no tuvo que pedir la palabra para hablar ante la atenta mirada del director actual, Eduardo Dobarro. Lo hizo junto a Fina Varela, Sari Alabau y Alfonso Tellado, todos ellos memoria viva de aquellos días de marzo del 72 que golpearon a la dictadura desde la mismísima ciudad del Caudillo. El presidente del comité de empresa, Emilio García Juanatey, compartió mesa con ellos este viernes ante unos 150 trabajadores en el taller de Prearmamento.

Ha sido esta asamblea de la memoria la primera vez que Navantia se presta a recordar y, por lo tanto, a hacer justicia con los sucesos y sus víctimas, permitiendo que su plantilla actual —mucha de ella joven— conociese de primera mano lo que ocurrió hace 50 años a poca distancia de donde nos encontrábamos. Pillado repaso los retazos históricos con su memoria prodigiosa y emplazó a que sirviera de «referente as xeracións máis novas que reciben un maltrato permanente que sexa un referente de dignidade».

Fina Varela, por su parte, recordando aquellos días de lucha desde su militancia comunista y su arriesgada posición como compañera del sindicalista Manuel Amor, recordó el papel fundamental de las mujeres organizadas en aquel momento y matizó que «non era só un convenio de empresa, era a liberdade do pobo», animando a seguir «adiante na loita porque nada van regalarnos, nunca nos regalaron nada».

Sari Alabau contó su relato de vida desde que se convirtió «nunha muller comprometida, con conciencia» y centró sus recuerdos en la solidaridad que inundó Ferrol: desde el carnicero que bajaba la persiana sin pensarlo el 10 de marzo cuando se enteró de los sucesos hasta la ayuda de la sociedad ferrolana para las necesarias cajas de resistencia que eran el único sustento de las familias de los presos: «Había moita xente na cadea e as mulleres deron a talla pedindo solidariedade nunha ditadura que morreu matando».

Por último, Tellado, sindicalista nacionalista y retranqueiro como pocos, se puso en la posición de aquellos que se beneficiaron de la lucha de sus compañeros y puso en valor, sobre todo lo demás, la negociación colectiva que él aprendió durante esos días. «Que estedes aquí significa que algo queda, que bastante queda daquela Bazán do ano 72», dijo, pasando el testigo del compromiso a los presentes al insistir en que «estades os que estabamos aquí hai 50 anos».

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies