Home / Sociedad / Juzgados / Las partes elevan a definitivas sus conclusiones en el juicio por la muerte del menor de Pontedeume

Las partes elevan a definitivas sus conclusiones en el juicio por la muerte del menor de Pontedeume

FERROL360 | Miércoles 9 abril 2014 | 15:29

Rocío Sánchez, hermana del menor fallecido en Pontedeume el 10 de julio de 2011, ha declarado este miércoles en el juicio que se celebra por este caso que el joven «se podía haber salvado llamando a Emergencias». Antes del inicio de la tercera jornada de comparecencias en la Audiencia Provincial de A Coruña, Sánchez aseguró que su hermano «no tenía voz», pero que la tiene «ahora» porque «se la damos nosotros».

Ha afirmado que los acusados «no están diciendo la verdad» y ha reiterado que «murió desangrado detrás de un muro». Al mismo tiempo, reconoció que los familiares están ahora «mucho más tranquilos» porque «se están exponiendo las dos partes». Asumió que «por desgracia» nunca se sabrá qué hacía su hermano en la casa y que «nadie sabe cómo entró» ni el motivo.

Sánchez dijo esperar «que se haga justicia a un niño muy bueno, yo no entiendo por qué estaba allí». «Ayer -por este martes- dije en el juicio que desprendía bondad, estaba pendiente de todo el mundo, era un niño normal y corriente que siempre contaba chistes para que todo el mundo estuviera bien», opinó.

Acusados

La joven también consideró que «en algún momento la tendrán que decir -la verdad-», aludiendo a los acusados. En su opinión, «hay cosas poco normales», como el hecho de que aquellos avisasen a su yerno, agente de la Guardia Civil, en lugar de a los cuerpos de seguridad. «Hay cosas que no están diciendo y que no vamos a saber, se lo han callado», sentenció.

El abogado del padre del fallecido, Jesús Porta Dovalo, ha tildado de «evidente» que los imputados «no llamaron al 061 o el 112». Apuntó, además, que los hechos pasan por ser «un ataque» por parte del matrimonio. Por su parte, el letrado de la defensa, José Luis Gutiérrez Aranguren, manifestó que «mal se puede prestar asistencia a alguien que se escapa y no se sabe dónde está».

Alegó que tampoco se sabía «en qué estado» permanecía e insistió en que los sexagenarios desconocían la gravedad de sus lesiones, calificando lo acontecido como «una desgracia».

Veredicto

La defensa de los procesados y la acusación particular han considerado este miércoles que el juicio oral favorece sus intereses y esperan un veredicto favorable a sus tesis. Porta Dovalo creía que los testigos han favorecido a la familia y que también lo harían los peritos. «Creemos que vamos a ser capaces de rebatir el miedo insuperable y la legítima defensa», indicó.

«Nos da la impresión de que no hubo miedo ni defensa, sino ataque», afirmó. Dudó que los procesados estuviesen «en un escenario de horror» y recordó que después se dedicaron a «limpiar, hacer desaparecer pruebas y tardar en avisar». «Se podría haber salvado», destacó Porta Dovalo, pero ve «evidente que -el matrimonio- no llamó a nadie» y que «decir que se puso nervioso no encaja».

Gutiérrez Aranguren, mientras, lamentó una situación que «nadie esperaba que fuese de tal gravedad» y observa «importante» que, a su juicio, la víctima «practicaba un deporte de saltar coches y vallas», refiriéndose al parkour. No ha querido valorar las «comparecencias incriminatorias gratuitas» que atribuye a la familia, que estima que no se «corresponden con la realidad».

Los acusados son para el letrado personas con «actitud de colaboración plena y absoluta». «Espero que el jurado dicte un veredicto de inocencia», añadió. La casa, finalizó, «no estaba tan limpia» como dicen las acusaciones, relatando que se hallaron «salpicaduras».

Peritos

Mientras, los peritos forenses han reconocido que es «difícil» determinar si el joven podría haberse salvado con atención médica. Así, aseguraron que «necesitaría muchos medios y rápidamente». Una de las siete lesiones con el cuchillo fue la mortal, la que le afectó al pericardio y al pulmón, causando una perforación de la arteria pulmonar.

Las partes han elevado al término de la sesión de este miércoles a definitivas sus conclusiones. Las acusaciones piden 20 años de prisión para cada uno por asesinato; de no estimarse, penas de entre 10 y 12 años por homicidio. Defensa y Fiscalía hablan de homicidio, pero reclaman que se apliquen las eximentes de miedo insuperable y legítima defensa, solicitando la absolución.

Acceso a la Audiencia Provincial de A Coruña

Acceso a la Audiencia Provincial de A Coruña

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies