Home / REC360 / Entrevistas / Los 20 años del Manchita: el «oasis viejuno» que resiste en Ferrol

Los 20 años del Manchita: el «oasis viejuno» que resiste en Ferrol

Suso Manchita detrás de la barra este viernes (foto: Daniel Santalla)

MARTA CORRAL | Ferrol | Sábado 2 diciembre 2023 | 14:46

Los bares que forman o han formado parte de nuestra vida recorren nuestros recuerdos de bailes, tragos, pitillos, besos y amigos. Son en gran parte nuestro escenario vital y aportan además la banda sonora de los momentos felices. El Manchita Cosa (Magdalena, 138) siempre ha sido el cabaret emocional de la ciudad, un reducto intergeneracional para el moderneo y la cultura que cumple 20 años con Suso García Eiroá ejerciendo de perfecto anfitrión desde sus comienzos.

Quedamos con él este viernes, el día que celebraba sus 51 años, compartiendo una caña en el Dover, otro de los rincones que resisten al paso de los años. Lo que más llama la atención de Suso Manchita ―sí, el nombre de su bar se ha comido definitivamente sus apellidos― es que a pesar el bagaje profesional en un trabajo tan duro como es la hostelería nocturna se mantiene como el primer día. Un pacto con el diablo que, comenta entre risas, ha hecho que una amiga más joven diga de él que es una «leyenda viva de Ferrol».

Lejos de mostrar resignación, tedio o nostalgia, Suso asegura que «no pienso en el pasado, porque ya pasó, y tampoco en el futuro, que ya vendrá» y vive intensamente un presente que este sábado celebrará compinchado con Ferror Records: desde las 23:00 horas, con entrada a 10 euros, el Manchita soplará las velas con Músculo! y Rayotaser. Aunque no le guste demasiado mirar atrás, la efeméride bien vale el esfuerzo y le hacemos viajar hasta ese otoño de 2003 en el que abrió el bar junto al ahora productor Narsés Mira.

Educando a la gente

Aquel primer Manchita abría ya a las 12:00 horas y no se cerraba hasta la madrugada, todos los días de la semana, con pinchos y hasta cuatro personas trabajando. Nombra a gente como Andrés, Gloria, Iván Queque, Ale, Coco y Fer Patiño, este último el camarero más longevo, que se ha despedido hace pocos meses con un emocionante escrito dirigido a Suso en las redes sociales. Recogían el testigo de algunos de los bares más recordados de la ciudad por aquellos comienzos de los 2000, como el Mister Natural o el Rara Avis (antes Albanese), que formaron parte del resurgir joven, libertario y cultural de Esteiro.

«Fue duro educar a la gente cuando empezamos con la programación, date cuenta que no había entonces salas de conciertos y tampoco programación cultural en Ferrol, así que no estaban acostumbrados a pagar entrada ni a estar disfrutando de la música en directo», rememora Suso, precisando que desde enero de 2004 el Manchita se convirtió en un cajón cultural multidisciplinar en el que también se hizo cabaret, muchísimas exposiciones ―«teníamos cola para exponer»― e incluso una pequeña biblioteca en una taquilla que solo cerraba por las noches: «Tuve suerte, solo me robaron dos libros», ríe.

Un bar de Santiago en Ferrol

Él no tenía experiencia en la hostelería más que la de haber echado una mano a Álvaro de la Vega montando el recordado Dada Circus en la calle María. Allí pinchó Suso, su primera colaboración después de las primeras pinchadas en la facultad de INEF de A Coruña donde estudió su carrera. Después, comenzó su tesis doctoral sobre el desarrollo del pensamiento táctico en deportes de equipo, pero estaba «un poco desmotivado» y, tras pasar un año trabajando en Porto do Son, volvió a Ferrol y a los pocos meses nació el Manchita: «Nos decían que parecía un bar de Santiago», afirma, ilustrando así la rareza que supuso un local de estas características en el centro de la ciudad.

Solo los más viejos el lugar recordarán lo que había antes en ese local, así que se lo preguntamos: «El Faragulla o Faragullas, una cafetería que tenía todo cuadros de gatitos y las mesas de máquinas de coser que usamos después también nosotros, de las que me quedan ya muy pocas. Antes de ese bar habían montado otro, los que abrieron también la Intercéltica y Mel, pero duró muy poco», relata. ¿Y de dónde salió el nombre? «La pregunta del millón. Pues me lo inventé para un programa de radio que hacíamos en Radio Kaos [la emisora universitaria que estaba en la Politécnica de Serantes]. Era de música, de arte, de literatura, cine… Lo pensé como una mancha en lo blanco, en lo inmaculado, en lo puro… Un borrón en tu dial, decíamos».

A su socio Narsés, que dejó el proyecto antes de los dos años, le gustó ese nombre y 20 años después sigue funcionando, incluso acortándose con cariño para quedarse en «El Manchi». Sostiene Suso que la primera vez que celebró el cumpleaños del bar fue cuando cumplió 4 años, con Triángulo de Amor Bizarro, después llegarían conciertos tan recordados como los de Hidrogenesse o Pony Bravo: «Pero el récord absoluto de público fue en el quinto aniversario, con The Blows, y Lee Van Cleef de teloneros, unas 150 personas», recuerda.

Un Manchita más electrónico

Tampoco se olvida de las fiestas de play-back que se hicieron, con él ataviado como el Fary y cantando La Mandanga o de la subasta de arte para ayudar a Rádio Filispím [emisora a la que también perteneció Suso] con Alejandro Nores ayudándole a presentar, ni de ver «cómo se jugaban tres partidas simultáneas de ajedrez»; pero suponemos que ha habido momentos menos felices, obviando además la pandemia: «Nosotros nunca prohibimos la entrada a nadie, pero hubo un momento en el que se llenó de yonki-tronquis y les dimos cancha hasta que hicieron alguna. Cuando sucedió y tuve que empezar a echar a la gente llegaron hasta amenazarme de muerte», asegura.

Tampoco fue fácil la irrupción de la ley antitabaco ―«ahí me di cuenta de quién venía por la música y quién solamente por fumar»― porque la clientela menguó, pero si algo ha sabido hacer al Manchita es evolucionar y adaptarse, intentando molestar lo menos posible a los vecinos, precisa Suso. «Dejé de hacer tantos conciertos porque vi que la gente ya no respondía igual e incluso yo mismo estaba saturado. Fue la época en la que funcionaban ya otras salas y Cultura, con Suso Basterrechea de concejal, tenía muchísima programación», asegura sin lamentarse, comentando que ahora está haciendo una apuesta por la electrónica y «hay mucha gente deseando pinchar en el Manchita».

¿Y cuántos bailes le quedan aun al Manchita? «Recuerdo que cuando llevaba ocho años decía que lo dejaba a los diez, pero de los 10 a los 20 se me han pasado volando porque la mayor parte del año solo abro viernes y sábado, así que si cierro será porque la gente deje de venir o porque yo tenga sensaciones para hacerlo», dice Suso, asegurando entre risas que «la hostelería no quema, lo que quema es la post hostelería» y admitiendo que a él es fácil liarlo: «Con decirte que los técnicos de Rapa, que siempre paraban en el bar, me encontraron en el Papillón un miércoles y me convencieron para abrirles…».

«Es como si viniesen a mi casa»

¿Cómo describirías a tu clientela? «Somos lo más diferente de la calle y siempre digo en broma que el Manchita es un oasis de viejunos… Tenemos gente de todas las edades y de todos los estilos porque siempre me relacioné con personas de todo tipo… El mayor tendrá 65 y los más jóvenes intentan que les sirva falsificando el carné en el móvil», cuenta entre risas. Suso no es muy consciente, hasta que se lo dicen, de lo importante que ha sido y es su bar para muchas personas, pero eso le hace feliz. «Los mejores momentos para mí es ver el bar lleno y bailando la gente, da igual si estoy pinchando yo u otra persona», confiesa, esbozando lo que ha supuesto para él el negocio al que le ha dedicado estos últimos 20 años de su vida: «Siempre pensé que el Manchita es como llevar a gente a tu casa. Tú eres el anfitrión y les cuidas. ¿Qué quieres beber? Musiquita… Que estén bien, contentos, disfrutando… Así me tomo yo el trabajo».

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies