Home / Ferrol / Fene / Los comités de Navantia en la ría exigen el «cese fulminante» del presidente y el equipo directivo

Los comités de Navantia en la ría exigen el «cese fulminante» del presidente y el equipo directivo

MARTA CORRAL | Ferrol | Jueves 14 abril 2016 | 9:46

Los comités de empresa de los astilleros de Navantia en la ría de Ferrol han pedido este miércoles en rueda de prensa el «cese fulminante» del presidente, José Manuel Revuelta, y todo su equipo directivo, ante el «cúmulo de despropósitos» registrados en los últimos tiempos.

Entre ellos, los dirigentes de los trabajadores en Ferrol y Fene, Javier Galán y Jorge Prieto, han destacado la insuficiente carga de trabajo con la que cuentan las factorías, la ruptura de las relaciones laborales entre la dirección de la empresa y la plantilla, los desajustes en la organización debido a la renuncia del sistema de gremios y las pérdidas registradas este pasado 2015 que «multiplican por oito as rexistradas o ano anterior».

Por todo esto, desde los comités entienden que «este grupo necesita un pulo, unha nova dirección ilusionada e disposta a relanzalo como empresa pública e estratéxica», señaló Galán, añadiendo que sería preciso que los nuevos responsables escuchen a los trabajadores y sean capaces de elaborar un plan de futuro «que resolva as incertezas económicas, dote de carga de traballo real aos estaleiros o observe un plan de investimentos que modernice as instalacións». Además, exigen una nueva estructura organizativa, potenciación del I+D+i, impulso al área de reparaciones y turbinas, así como una «diversificación industrial real».

Pérdidas opacas y ningún contrato firmado

Los más de 200 millones de euros en los que cifró Navantia sus pérdidas del pasado ejercicio 2015 «dan al traste» con el objetivo que se había propuesto la empresa de llegar, según el comité, al «equilibrio económico» durante este 2016, pero, insisten, no les han facilitado «as contas pormenorizadas».

Galán explicó que de ser correctas estas cifras multiplican por ocho las del año anterior y suponen que se hayan registrado más pérdidas en sólo un año que en los cuatro anteriores. Un extremo que no les cuadra si, como dice Navantia, hubo un incremento de las ventas de un 26 % y la ocupación se cifra en un 76 % -frente al 57 % del 2014-, mientras los salarios de los trabajadores llevan «conxelados 7 anos» y se ha reducido el gasto de personal un 4 % -frente al incremento del 4,5 % en salarios y dietas del equipo de dirección-.

«De onde saen estas perdas?», se preguntó el representante de la plantilla ferrolana, avanzando que pedirán explicaciones tanto a la empresa como al PP, «que foi quen determinou quen era o presidente da SEPI e go grupo Navantia».

Precisamente, Galán culpa a los populares de hacer públicas «opinións políticas interesadas» congratulándose por una carga de trabajo que, insiste, no es real, puesto que el área de reparaciones es la única que está facturando en este momento y, más allá del flotel, el inicio del BAM, los trabajos postventa de Turbinas y los encargos de la eólica marina de la antigua Astano, no se han formalizado nuevos contratos que se han anunciado con Australia o Arabia Saudí, de los que, por cierto, aseguran haberse enterado por la prensa.

Desajuste en la plantilla y ruptura del diálogo

Recordando que siguen a la espera de la resolución del Supremo sobre el convenio, los trabajadores han denunciado que no se está respetando el documento en vigor y se les deben excesos de jornada, asimilaciones desde el 2014 y, lo que consideran más grave, no se está cumpliendo con la reposición de familiares de los fallecidos por el amianto.

Además, critican, se están realizando contrataciones tanto desde Navantia como desde las auxiliares sin contar con el comité y mediante contratos en prácticas, favoreciendo a los grandes grupos empresariales y siguiendo en la línea de la precariedad laboral. De hecho, Galán puso como ejemplo a una subcontrata de ingeniería que ha contratado a 18 ingenieros de los que 13 están en prácticas y, por lo tanto, cobrando un 65 % del sueldo que les correspondería.

Ponen también sobre la mesa desde los comités los «desaxustes da plantilla e o desequilibro nos gremios, cun marcado envellecemento dos traballadores», consecuencia en parte de haber apostado desde el inicio de la construcción del flotel por un sistema de programas en detrimento de la organización gremial heredada de la antigua Bazán.

«Fene está deixando de ser estaleiro»

Jorge Prieto, por su parte, alertaba de que «imos camiño de astanizar o naval da ría e astanizar significa liquidar a industria», describiendo la situación «extremadamente grave» por la que, a su juicio, pasa la factoría fenesa.

«O plan de futuro non é unha necesidade, é unha urxencia», advertía, explicando que acabaron el 2015 con 169 trabajadores mayores de 60 años,«o que quere dicir que en 5 anos Fene pecha», sentenció.

Deja claro que ellos apuestan por una diversificación real y no «pola diversificación deseñada por Feijoo como padriño e protector ou aval de non se sabe quen. Non sabemos se somos empresa pública ou unha campa privada para negocios de amiguetes», aseguró, añadiendo que «Fene está deixando de ser estaleiro».

Criticó que a la ciudadanía se le trasladase una situación de carga de trabajo en el astillero de Fene «que non é real» y dijo estar harto de las promesas que nadie cumple: «En Fene levamos trinta e pico anos escoitando solucións que non chegan… Ou salimos desta todos xuntos ou nos come a merda», concluyó.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies