Home / Eume / Los otros Mundiales de Fútbol

Los otros Mundiales de Fútbol

JOSÉ BARCIA TUCCELLI | Motivación para el cambio | Lunes 9 julio 2018 | 21:10

Negar la relevancia social de un evento de una magnitud tan extraordinaria como es un Mundial de Fútbol es desconocer por completo lo que es nuestro tiempo y nuestra sociedad. No digo que tengamos que estar de acuerdo o que todo lo que podamos comentar resulte positivo o deseable, pero tampoco lo contrario. Es muy ventajista quedarse centrado en aquello que no nos gusta o que pueda ser ejemplo de lo más negativo; muy al contrario, hay muchos aprendizajes que podemos recibir de este Mundial de Fútbol de Rusia. Hablamos de los otros Mundiales pero todos ellos son el mismo, lo que sucede es que hay que abrir los ojos y mirar desde una perspectiva menos apasionada, menos centrada en el gol o en el trofeo, que recordemos, aunque a muchas personas les cueste asumirlo, solamente se lleva un equipo, todos los demás seremos derrotados en uno o en otro momento, pero, en ese instante, ¿qué habremos aprendido de la experiencia?.

Hoy, en estas líneas intentaremos comentar varias cuestiones relacionadas de alguna manera con el fútbol y con este Mundial, que serán todas ellas reflejo de nuestro tiempo, y que tendrán un signo u otro dependiendo de elecciones personales, de políticas asociativas o incluso gubernamentales.

Comencemos con una referencia que no querría que nadie pueda despistar. Save the Children acaba de publicar un estudio sobre el impacto psicológico de la guerra de Siria en los niños que se han quedado allí, por primera vez no se centra la información en los refugiados sino en aquellos que permanecen en su Tierra. El informe es devastador, uno de cada cuatro niños tiene riesgo muy elevado de padecer un trastorno mental severo, la misma cantidad de ellos manifiestan que no tienen a nadie con quien hablar ni a dónde ir cuando están asustados, tristes o enfadados, más de la mitad del total de los niños que allí se han quedado se están refugiando en las drogas y seis de cada diez han sido reclutados por grupos armados. Estos niños sufren total desamparo, no se pueden sentir seguros ni en sus hogares, ni en el colegio, ni en las calles.

Por otro lado, la Selección Nacional de Siria ha estado a punto de clasificarse para este Mundial de Rusia, realmente quedó a las puertas. Eran muy impresionantes las imágenes de su emoción cuando iban pasando fases, aunque al final el sueño no se cumpliera del todo. ¿Y qué tiene que ver con lo que hemos comentado del drama que viven en su hogar?. Pues mucho; la UNESCO viene trabajando desde hace mucho tiempo en zonas de conflicto para la protección de la población a través del deporte, en muchos casos con el fútbol como protagonista. La organización a través del deporte puede ser un lugar de protección y de educación para personas que sufren de desamparo, soledad, riesgo de exclusión o de violencia extrema. En Siria ahora mismo parece una utopía pero muchas personas y muy valiosas vienen haciendo realidad misiones que fueron concebidas desde la utopía.

Cambiado de tercio por completo. Hablemos de los valores. Muchas veces los hemos traído a esta sección de opinión, y hoy de nuevo los recogemos. ¿Qué están transmitiendo los equipos en este Mundial de Rusia?, ¿qué están transmitiendo los seleccionadores?, ¿qué están transmitiendo los jugadores?.

Si nos paramos a analizar todo lo que está pasando encontramos informaciones muy interesantes. La selección de Japón ha sido noticia por su respeto a través del cuidado de las instalaciones por las que ha pasado. Sus aficionados se afanaron en dejar los estadios igual que los encontraron y para ello recogieron como cuadrillas de limpieza cada una de las localidades ocupadas. Tal fue el ejemplo dado que otras aficiones hicieron lo mismo. Dicho comportamiento fue reproducido también por su Selección dejando impoluto el vestuario tras su eliminación del Mundial agregando además un mensaje de “gracias”.

La selección de Uruguay sale eliminada tras recibir un segundo gol en el que el portero comete un
grave error pero en el que el balón describe una trayectoria errática. Muchos porteros se vienen quejando del balón, incluso Reina, uno de los porteros de España en éste y en anteriores Mundiales le muestra su apoyo a Muslera, portero de Uruguay, señalando que no es apropiado cambiar el diseño y las características del balón en cada Mundial porque dificulta mucho el trabajo de los porteros. Podría perfectamente ser una disculpa para una derrota tan dolorosa, pero muy al contrario, el portero uruguayo sale en zona mixta diciendo que si bien el balón se mueve de forma inesperada, el error el suyo y pide disculpas por ello. Lo mismo hace Luis Suárez, uno de los referentes del equipo, diciendo que los porteros han tenido tiempo para adaptarse al nuevo balón, y que los errores y los aciertos son parte del juego. Nada de disculpas ni de desviar la atención.

Otro ejemplo de valores en este Mundial, pero en este caso de forma menos positiva, lo tenemos en el jugador brasileño Neymar, señalado por sus simulaciones y por sus exageraciones. Tal es así, que tras una de estas escenificaciones tras un partido con México, en las academias de fútbol de su propio país pudimos ver a niños que jugaban a simular como él. Al grito de “Neymar”, todos a revolcarse por el suelo en modo de burla y aprovechando para enseñar a los niños lo que no se debe de hacer.

Capítulo aparte merece el tema de la seguridad. Todos teníamos nuestro miedo en los días previos al inicio del Campeonato. Amenazas de muerte a varias de las estrellas que lo disputarían desde grupos terroristas, las más llamativas hacia Messi y Neymar; el posible comportamiento violento de los hinchas radicales que destrozaron el último Campeonato de Europa, las invasiones de campo descontroladas en algunos estadios. Muchas incógnitas que hasta el momento y por fortuna están siendo olvidadas. Messi y Neymar ya están en sus hogares o camino a ellos. La violencia terrorista y la forma de combatirla tampoco podemos obviarla.

Por último, el famoso VAR, el videoarbitraje, que está encendiendo el debate entre aquellos que prefieren la tradición frente a los que manifiestan que no se puede ir en contra del progreso y que la tecnología puede beneficiar al deporte y al espectáculo, incluso a esa transmisión de valores de la que hablamos. ¡Cómo la vida misma!.

El fútbol, el deporte espectáculo, es ejemplo de nuestro tiempo y de nuestra sociedad, cómo lo utilicemos y qué aprovechemos de él va a depender de personas, va a depender también en parte, de cada uno de nosotros.

José Barcia Tuccelli es licenciado en Educación Física y en Psicología y tiene una amplia experiencia en el campo del ejercicio físico, la salud y el deporte de rendimiento. Para más información podéis visitar su página de Facebook.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*