Home / REC360 / Crónica / Los truenos de San Ramón

Los truenos de San Ramón

Carlos Núñez, Andrés Suárez y Laura Suárez en concierto en Ferrol (cedida)

SANDRA REGO | Ferrol | Miércoles 1 septiembre 2021 | 18:25

31 de agosto. Plaza de Armas. 21.25. Un verano que en Ferrol termina siempre con los Fuegos de San Ramón, aunque quede todo septiembre por delante. Como dice una amiga, lo que no haya sucedido ya a estas alturas no sucederá. Unas fiestas de Ferrol más que llegan a su fin con un lleno a raudales en todos los conciertos, dentro del aforo permitido. Pero ayer era especial, los afortunados comentaban en las gradas lo difícil que había sido conseguir las entradas para ver a Andrés Suárez. Fuera de las vallas se podían ver algunas sombras de aquellos que no tuvieron tanta suerte y se habían colocado estratégicamente en la terraza de la Prémiere al menos para escuchar al músico ferrolano.

Puntual, Andrés sale a jugar, a desgarrarse la voz y a emocionarse con el público. Lo que suele hacer en todos sus conciertos, pero ayer era distinto. Ayer jugaba en casa y, por fin, después de varios años, el Concello había contado con su talento para despedir las Fiestas de Ferrol con su música, a falta de los tradicionales fuegos de San Ramón que no alumbraron la ría por segundo año consecutivo.

Los que conocen al ferrolano en directo saben que, a pesar de que sus canciones suelen ser emotivas, los monólogos que suele echar entre canción y canción rozan lo humorístico. Pero esta vez hubo que esperar tres temas antes de que parara para decir: «¡Hola Ferrol!». Dio las gracias por estar aquí y admitió que nadie era profeta en su tierra, pero el público ayer lo quiso así y lo acogió cálidamente como el hijo que regresa a casa después de muchos años fuera.

No se olvidó de mencionar que «la cultura es segura» y dio «las gracias a los sanitarios», sin olvidar tampoco a todas las personas que se habían quedado sin entradas, a lo que los asistentes de vallas para afuera contestaron con un estruendoso aplauso que retumbó hasta la primera fila.

El cantautor estaba en familia, saludó a sus seres queridos y amigos de la infancia que jugaban con él en Ferrol Vello y que ayer se encontraban entre el público. Pero no satisfecho con eso, invitó al escenario a su hermana Laura a cantar con él y, acompañados por el músico vigués Carlos Nuñez, dieron paso al tema «Tal vez te acuerdes de mí» que emocionó al público.

El cantautor fue alternando canciones de sus primeros discos con los del último mientras nos dejábamos la voz por encima de los acordes de su guitarra, de su banda y del violín de uno de sus leales compañeros en todas sus giras, Marino Saiz. El punto álgido llegó al tocar «Vuelve», uno de sus temas más conocidos, con la que el público se entregó cantándola a voz en grito.

Otro de los momentos más emotivos fue cuando subió al escenario Carlos Mosquera, conocido como Mos, compañero de fatigas en los inicios musicales de Suárez, cuando comenzaba a tocar en bares de Ferrol como el Papillón o el Drowsy Duck, y cantaron a dúo un clásico de su disco «Moraima», «Números cardinales».

Qué felicidad se respiraba a pesar de que algunos comenzaban a mirar hacia el cielo, sospechosos de que un visitante inesperado se quería colar en la fiesta. Los primeros destellos de la tormenta que se avecinaba relampaguearon, pero anoche no cabían los sueños de todos en Armas y la música siguió.

Como respuesta a las primeras gotas de lluvia, Andrés exclamó uno de nuestros lemas más arraigados: «Se chove que chova», y preguntó al público si queríamos seguir, a lo que respondimos con un SÍ tan rotundo que debió de resonar hasta en el puerto de Curuxeiras, para que luego digan que no hay gente en Ferrol.

Los truenos comenzaron a hacerle los coros a su voz hasta el punto que apuró la última canción mientras despedía a todo el equipo y agradecía al Concello su invitación para clausurar las fiestas.

Una pequeña tregua dio la oportunidad a Andrés para continuar hablando y admitir que estaba siendo una de las mejores noches desde que comenzó la pandemia y que desearía seguir cantando toda la noche. Los truenos volvieron a escucharse como una pequeña metáfora de los fuegos que no pudieron ser, como si quisieran unirse a la fiesta. Porque sin lluvia Ferrol no es Ferrol y en una noche como ayer teníamos que estar todos presentes.

«Hoy salimos por Canido», exclamó Andrés antes de cantar «Perdón por los bailes». El público inquieto, pero deseando que la lluvia no terminara de caer y con los traseros bien pegados al asiento, se dejaron llevar por la emoción del momento, sabiendo que el desenlace estaba cerca, hasta que Carlos Núñez subió de nuevo al escenario para cerrar el concierto con un final a la altura de lo que se merecía la velada al son de la «Muñeira de Chantada».

Un final apoteósico entre palmas y gritos de sorpresa cada vez que un relámpago caía, los truenos dieron la traca final para despedirnos ahora sí, de las fiestas, de Andrés y de agosto. Ya puede llover en paz, que no se diga que no lo hemos disfrutao.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies