Home / Cultura / Marián Bañobre: «Soy una convertida de Ferrol es una mierda a Ferrol Mola»

Marián Bañobre: «Soy una convertida de Ferrol es una mierda a Ferrol Mola»

Marián bañobre de Ibuprofeno teatro. Fotografía de ALICIA SEOANE

ALICIA SEOANE | Miércoles 27 de marzo 2024 | 9:06

Marián Bañobre es actriz, con su pareja Santiago Cortegoso dirigen la compañía Ibuprofeno Teatro. Más allá de los pronósticos que podrían indicar que es otra de las compañías formadas por parejas que acaban fracasando. Ibuprofeno goza de muy buena salud. El pasado jueves 21 de marzo recibieron dos premios María Casares, por la obra Deadpan karaoke. Quedamos en Coruña, horas antes de la gala, Marián está con la misma energía que siempre, despierta, irónica, buscando una vuelta de tuerca a cualquier cosa que acaba provocando una risa. 

Ella es transparente, realista, amadora de su profesión y honesta, sin idealizar lo que implica una vida dedicada al oficio nos cuenta como se inició en esta aventura. 

FERROL360. _ ¿Cómo te iniciaste en el teatro?

Mariam Bañobre. _ Empecé jovencita, gracias a la escuela de Teatro Municipal de Ferrol, recuerdo que cuando empecé aún estaba el teatro Jofre sin reformar, y ensayábamos allí. Yo tenía 13 o 14 años, y tuve la suerte de tener de director a Andrés Pazos. Él llevó el aula unos años, y había gente de todas las edades que coincidíamos allí, recuerdo a Esperanza Vidal y su marido Fernando, a Helga Méndez… Andrés Pazos el director había estado muy vinculado con el Centro Dramático Galego, trabajó años fuera en Montevideo, mientras él llevaba la escuela se había montado El enfermo imaxinario, y con esta obra giramos por toda la comarca de Ferrolterra. Esta experiencia ya me había gustado muchísimo.

Este hombre y esta época me marcó mucho, primero por la pasión y el amor que él sabía transmitir por el teatro, y además porque al estar en la escuela nos daban pases gratis para ver las obras que traían al Jofre, así que tuve la suerte de poder ver mucho teatro. Mi familia también era aficcionada a ver teatro, y también me llevaban al teatro de Narón, que era en aquel entonces en el Urimare. Todo esto fue hace muchos años (recuerda entre risas).

F360. _ ¿Cómo decides continuar formándote, en qué momento ves que la cosa va en serio?

M.B. _ Más adelante, cuando me vengo a Coruña a estudiar Sociología, enganché con las aulas de teatro de la Universidad, en aquel momento estaba Cándido Pazó, y luego con la Escuela de teatro Casa Hamlet que lo dirigían Manuel Lourenzo y Santiago Fernández. Recuerdo que con 18 años mientras estaba estudiando, ya estaba dada de alta en la Compañía Casa Hamlet como artista. Así que ya empecé a trabajar pronto y de ahí ya no paré…

F360. _ ¿En qué momento decides formar Ibuprofeno teatro con tu actual pareja?

M.B. _ Hubo años que tuvimos mucho trabajo, pero hacia el 2008 con la crisis, las compañías lo tenían muy difícil, porque ya no se podían permitir hacer espectáculos de doce o trece actores como estábamos haciendo hasta ese momento, nosotros trabajábamos mucho por la zona de Cangas con el Teatro de Morcego

Así que nos planteamos montar algo que nos permitiera seguir trabajando, pero con formatos más pequeños. La idea no era tanto montar una compañía, más bien Santi siempre me andaba haciendo la broma de que le recordaba mucho a Woody Allen, así que nos pusimos como locos a ver todas las películas del director. Acabamos montando A filla de Woody Allen, a nosotros nos daba un poco de vergüenza lo de montar otra compañía más de teatro hecha por una pareja, porque era casi como otra más, porque por estadística, el 70 por ciento de compañías de Galicia son de parejas, (se ríe), ¡es lo que hay!

Este espectáculo nos lo pidieron en Allariz, siempre digo que nuestra madrina fue Ana Cardoso, quien nos pidió que montásemos algo para el día de la mujer. Y lo montamos para la Cooperativa de las 600 descontroladas que funcionaba muy bien. Ese espectáculo que acabó durando casi una hora y cuarto… Y sin darnos cuenta allí nació Ibuprofeno.

F360. _ ¿Por qué elegís el nombre de Ibuprofeno teatro? 

M.B. _ (vuelve a reírse), una de las ideas que teníamos era llamarle compañía Paco y Mari, por eso de ser otra de las muchas compañías de una pareja cualquiera, pero al final, surgió esta idea de Ibuprofeno, pensando un poco en el logo, que es una píldora, esa pastilla que tomamos para aliviar el dolor, porque de alguna manera el teatro también sienta bien.

F360. _ Seguís con la Compañía con lo que entiendo que mereció la pena…

M.B. _ Hemos aprendido mucho al tener nuestra propia compañía, como negocio es mal negocio, porque son sectores muy precarios, pero tener tu propia compañía te permite dar salida a tus propias inquietudes, te mantiene despierta, y te permite crear de forma más libre, porque puedes ir planteando lo que quieres…

También te hace ver la otra parte del negocio, tienes que saber mover tu trabajo, conseguir hacer giras, y toso esto es ser tu propio distribuidor, no es solo la parte de creatividad, requiere de muchas otras cosas…

F360. _ ¿Cómo definirías lo que es para ti el teatro?

M.B. _ Para mí es una apuesta, una forma de vida, es como quien decide hacerse monje, pues vive de una forma monástica ¿no?, si decides dedicarte al teatro, eliges este estilo de vida, tenemos un ritmo diferente a lo que son los trabajos convencionales. Nosotros que tenemos hijos, no nos resulta fácil a la hora de conciliar, porque no hay guarderías que se queden con los niños de noche, que suele ser cuando se hacen los espectáculos.

El teatro es vivir de una manera a veces paralela, tiene que haber mucha pasión, porque exige una forma de vida. Para mí también tiene mucho que ver con el trabajo de un artesano. Es un trabajo que hay que amarlo mucho, porque no es un trabajo para vivir cómodamente, no hay nada conseguido, siempre tienes que estar demostrando que sigues trabajando. No puedes rendirte. Solo puedes estar ahí y mantenerte si te gusta mucho.

Otra cosa que a mí me encanta del teatro es entrar en la ficción, concentrar mi energía en esa parte ficticia, me gusta poder distorsionar la realidad, o sacudirla para que pasen cosas. Por momentos en este trabajo sientes que puedes provocar cambios. Esto me pasó con Invisibles, con esta pieza estuvimos girando cinco años. Trataba sobre situaciones de maltrato. Sentí que tuvo efecto en muchas mujeres…

F360. _ Recientemente pudimos verte en un papel secundario en la serie de Rapa, y acabas de estrenar una pieza en el festival Singular de Narón, ¿En qué andas trabajando ahora?

M.B. _ Sí, el papel en Rapa, fue una cosa muy anecdótica, pero me encantó participar en la serie, y estoy deseando ver la tercera temporada. Además, creo que esta serie le vino muy bien a la autoestima de la comarca…

Ahora estoy con DeadPan Karaoke, me apetecía trabajar con Patricia Rodríguez, una directora asturiana que tiene una compañía en Londres, con la que tenía ganas de trabajar. Esta propuesta habla sobre el amor contemporáneo, a través del clown y del humor. Es un espectáculo muy arriesgado, pero lo estoy disfrutando mucho. Espero poder girar con él, todo lo que queda de año y unos cuantos más también…

Además, sigo girando con el Furancho con Isabel Risco, y ahora con Ibuprofeno si todo va bien empezaremos a montar un proyecto grande con varios actores, es un proyecto que se llama Reconversión, es de un texto que ha escrito Santi, que trata un poco de la crisis del naval en la zona de Moaña. En este proyecto haría el vestuario, que es otra de las facetas que también me gusta mucho del teatro.

Además, sigo con el proyecto de dirección con la Compañía Amor Odio teatro, que esta tarde están nominados a mejor texto de Laura Porto por Nai. También está nominada Deadpan a maquillaje y peluquería y a mejor montaje sonoro.

(Hoy sabemos que DeadPan recibió el premio a la mejor caracterización por la concepción y realización de la labor de maquillje y peluquería del personaje Deadpan, interpretado por Marián. Mónica de Nut recibió el premio al mejor espacio sonoro por su trabajo en la obra).

F360. _ ¿Piensas venir a actuar a Ferrol pronto?

M.B. _ Pues ya me gustaría, pero acabo de actuar en Narón. Como entre Ferrol y Narón sucede algo que no pasa en otros lugares de Galicia, que es que si te contratan en un sitio ya no te llevan al otro, lo cual no pasa entre Vigo y Nigrán, ni entre O Porriño y Redondela, pues imagino que no me llevarán a Ferrol porque acanbo de estar en Narón. No tengo previsto estar, pero ya me gustaría, porque para mí el Jofre es el teatro más bonito del mundo, y le tengo un cariño muy especial.

F360. _ ¿Ya te has reconciliado con Ferrol?

M.B. _ Tengo que decir que yo he pasado de ser una de esas personas que detestaba Ferrol a ser todo lo contrario. Y en eso me ayudó mucho el Festival de Cristina Moreira, Fóra do Mapa, que me reconcilió con Ferrol. 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies