Home / REC360 / Entrevistas / «Ojalá fuésemos capaces de hacer con nuestra ciudad lo que hacemos con la Semana Santa e ir todos a una»

«Ojalá fuésemos capaces de hacer con nuestra ciudad lo que hacemos con la Semana Santa e ir todos a una»

César Carreño acompañado de parte de los voluntarios que trabajan en los preparativos de la Semana Santa (foto: M.C.)

César Carreño acompañado de parte de los voluntarios que trabajan en los preparativos de la Semana Santa (foto: M.C.)

MARTA CORRAL | Ferrol | Domingo 9 abril 2017 | 10:02

El sol coronaba espléndido la plaza de Amboage este Viernes de Dolores. Olía a flores y la gente se agolpaba en las terrazas soñando el verano. Una cuadrilla descargaba vallas amarillas de un camión de Navantia. Junto a ellos, contestando al móvil, estaba César Carreño, presidente de la Junta de Cofradías y Hermandades de la Semana Santa de Ferrol. Interrumpe la tarea, se quita los guantes y acepta un café rápido con Ferrol360. Está pletórico.

Con un parte meteorológico más que favorable que va a dejarnos en Ferrol, «un tiempazo, según lo previsto», Carreño no puede evitar tomar parte en todos los preparativos, para que la Semana Santa se le haga lo más larga posible: «Hoy pedí libre en el trabajo», reconoce. «El certamen de bandas, el pregón, esta semana ya el traslado de Cristo Rey, del Cristo de la Buena Muerte… Este sábado la imposición de hábitos en la Merced, el concierto en la Orden Tercera… Yo cuando descanso es el Domingo de Ramos, porque ya está todo listo», explica.

El máximo responsable de la coordinación de la Semana de Pasión se ha tomado la paciencia de verificar él mismo que las reservas de los hoteles de la ciudad marcaban el lleno de miércoles a domingo en los portales de internet, sin olvidar que el viernes 14 llegarán 3.000 cruceristas: «Los ingleses van a quedar alucinados», bromea. Su máxima aspiración es que todo salga según lo previsto y que la ciudad presuma un año más de Semana Santa.

En esta ocasión, aunque haya quien se empeñe en escarbar buscando un petróleo inexistente, sin ningún tipo de tensión entre la Junta y el Gobierno local. «No tuvimos polémica ninguna, el concejal de Turismo muy bien. Tenemos una colaboración plena con Suso [Basterrechea, edil del área]», admite Carreño, explicando que en esta edición han llevado a cabo una «lluvia de ideas» para optimizar sus recursos y acertar en los focos de promoción de la cita.

«Primero hemos decidido publicitarnos en taxis porque son los que mueven a los turistas y se desplazan incluso fuera de Ferrol. Además, reparten procesionarios a todos sus clientes. Segundo, en los aeropuertos de A Coruña y Santiago, así como en las estaciones de trenes, porque a ellos llegan también los visitantes. Y en tercer lugar, como promoción importante, hay que destacar la campaña entre hostelería y comercio, para que se impliquen en un evento que les reporta muchos beneficios», relata el presidente, que se atreve a ponerle nota a la contribución de comerciantes y restauradores: «El nueve lo llevan», señala.

Comercios del centro de la ciudad luciendo el emblema de la Semana Santa de Ferrol (foto: M.C.)

Comercios del centro de la ciudad luciendo el emblema de la Semana Santa de Ferrol (foto: M.C.)

«Lo normal es que tomen parte porque, ¿qué otra fiesta en Ferrol atrae a los visitantes que logra mover esto en una semana? Independientemente de cuestiones religiosas se trata de un evento del que toman parte miles de personas», comenta Carreño, destacando que al contrario de lo que ocurre en Navidad, «que es una celebración más casera, la Semana Santa se vive en las calles». Por eso, este año, han puesto en circulación 50.000 procesionarios -48.000 en castellano y gallego, y dos mil en inglés y francés-, que podemos descargar online en este enlace.

No le preocupa a Carreño que no se celebre en esta ocasión Equiocio, el Salón del Caballo, en las fechas en las que se venía celebrando, coincidiendo con los días grandes. «Pienso que no lo vamos a notar en cuanto a afluencia. Es una pena que no se haga, pero considero que el polo de atracción son las procesiones y la gente viene a Ferrol por esto. Eso sí, deberían de potenciarse otro tipo de eventos, también privados. Por ejemplo, esta semana se celebró Fevino, pues a lo mejor hubiese sido más rentable que se celebrase en plena Semana Santa. Todo suma. Y no hay que olvidar que en la Última Cena usaron vino, no leche sin lactosa», apunta divertido.

«La tarea es complementar la oferta religiosa con otras actividades para público infantil, con rutas, con escuelas de surf, Las Meninas… todo para potenciar la ciudad y aprovechar a vendernos cuando tenemos gente, porque ¿que la vamos a vender el Día de Difuntos?», reflexiona.

«Conocer la historia de nuestra Semana Santa es quererla»

Remitiéndonos a las diferentes cofradías para conocer las novedades de este año en cuanto a patrimonio y organización, Carreño sí desgrana la puesta en marcha por parte de la Junta de la Ruta Cofrade, un recorrido guiado por la historia de nuestra Semana Santa que se llevará a cabo el Miércoles Santo, el Jueves Santo y el Sábado Santo a las 17:00 horas de la mano del guía Xulio Vázquez y con acceso libre.

«La gente piensa que la Semana Santa de Ferrol es de hace tres años y no, es muy antigua. Esta ruta que preparamos recorrerá Ferrol Vello y A Magdalena explicando cosas como dónde se hacía el Santo Encuentro, por qué calle era obligatorio el paso de todas las procesiones o la tarea de la que se encargaba la Cofradía del Socorro, que tenía la sede en la iglesia que lleva el mismo nombre y daban sepultura a los condenados a muerte que se ejecutaban en la Praza Vella», relata Carreño, admitiendo que la «deformación profesional como historiador» está detrás de la puesta en valor de la historia de nuestra Semana de Pasión.

«Conocer es querer y si conoces la historia de la Semana Santa de Ferrol la aprecias. No es una cosa del tardofranquismo, como decían algunos. Cuando «Paco», la Semana Santa llevaba mucho tiempo. ¿Qué hubo cambios? Claro, pero la Semana Santa Ferrolana no tiene nada de franquista, empezando por el presidente de la Junta. Y quien me conoce lo sabe», admite.

Las floristerías de la ciudad, como La Tienda de Emma (en la imagen), vendían todo tipo de palmas para lucir en la bendición de este Domingo de Ramos (foto: M.C.)

Las floristerías de la ciudad, como La Tienda de Emma (en la imagen), vendían todo tipo de palmas para lucir en la bendición de este Domingo de Ramos (foto: M.C.)

Una evolución constante de la tradición

Ante las apreciaciones de ciertos sectores que defienden que el evento se está dejando influenciar mucho por la tradición andaluza, Carreño achaca este punto a «la propia evolución». «Tú imagínate como se sentirían en el año 40 cuando salieron los primeros capuchones. Seguro que la gente dijo: «Estamos perdiendo la identidad». Pero cuando un organismo está vivo va a evolucionar», explica.

«La gente joven de la Semana Santa, que hay muchísma, marca las pautas y, si van tirando por ahí, no te puedes oponer. De todas formas, no se está sevillanizando ni andaluzando, hay algunas cuestiones que sí, pero en la mayoría de cofradías y de tercios se siguen manteniendo nuestras costumbres. ¿Qué hay pequeños detalles que recuerdan al sur? Sí, pero es la evolución natural», explica el presidente de la Junta.

La verdad es que en comparación con otra de las fiestas tradicionales de la ciudad, las Pepitas, la Semana Santa goza de una salud inmejorable. «Creo que la clave aquí es la tradición familiar. Tenemos niños desde los 3 años hasta personas muy mayores. También es fundamental que los jóvenes se sientan protagonistas. Protagonistas que no se ven, tapados con un capuz, pero que se sienten importantes, útiles, para bajar unas vallas o portar un trono. Las rondallas, si en algo tuvieran que mirar a la Semana Santa, es en intentar atraer a la juventud, que se sientan parte integrante y aporten su visión», señala Carreño.

Tres mil personas «de todos los colores»

Si hay algo de lo que presume César Carreño es de los logros alcanzados por las cofradías gracias a un trabajo en equipo que no hace distinciones, un modelo que, defiende, debería trasladarse al propio Concello de Ferrol. «En la Semana Santa somos unos 3.000 cofrades. De todos los colores, de todas las alturas, de todas las orientaciones, de todas las creencias… pero cuando el objetivo es común y todos lo aceptamos, sale adelante lo que nos proponemos», apunta.

«Si lo que hacemos con nuestra Semana Santa lo hiciésemos con nuestra ciudad… Como ciudadano estás viendo los líos políticos que hay, los insultos que se lanzan… He visto plenos que parecen peleas barriobajeras, te da pena. En la Junta el objetivo es uno y todos nos esforzamos por sacarlo adelante. Dialogamos e incluso discutimos, pero si lo que se decide es bueno para la Semana Santa vamos todos a una. Pero cuando pesan más las siglas que el objetivo, te aplastan las siglas. Y en Ferrol siempre han pesado más las siglas, por mucho que digan».

El deseo de Carreño para la Semana de Pasión que comienza oficialmente este Domingo de Ramos no es otro que «mantener el buen tiempo hasta el Lunes de Chamorro incluido», asegura, mientras recuerda entre risas que estos días sale «hasta en la sopa» e incluso algún pequeño cree que es «el papá de Capuchoncito». Sobre su relevo al frente de la Junta todavía no quiere ni planteárselo. «Cumpliré lo que me dijeron, hasta 2019, porque son cinco años. Eso sí, desde luego 40 años como Franco no, iremos peldaño a peldaño», concluye sonriente.

Un comentario

  1. Genio y figura

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies