Home / Cultura / Pádel Rock: «No somos unos enchufados»

Pádel Rock: «No somos unos enchufados»

MARTA CORRAL | Ferrol | Viernes 22 agosto 2014 | 11:06

Mientras el común de los mortales desnudan sus cuerpos al sol y no sopla ni una pizca de nordeste en la ría, yo me acerco hasta el local de ensayo de los Pádel Rock. A pesar de los ventiladores y las cervezas congeladas, la uralita retiene un calor insoportable que parece no importar a las ocas y gallinas que les hacen los coros habitualmente.

Cuando hace ocho años se juntaron para tocar unos temas entre amigos en la inauguración del club de pádel San Mateo, ni se les pasaba por la cabeza que acabarían tocando con muchos de sus ídolos de juventud. Nada hacía presagiar entonces, cuando se bautizaban para la ocasión con un nombre «malísimo» -como ellos mismos dicen-, que serían una de las bandas de versiones más solicitada del panorama musical ferrolano.

Este viernes, Coke Blanco (guitarra y voz), Alberto Martínez (guitarra y voz), Yago Badía (guitarra y voz), Marcial Badía (batería), Alfredo Susavila (teclados), Pablo Castaño (saxo) y Víctor Gacio al bajo (sustituyendo temporalmente a José Pena, que no ha podido estar por motivos laborales), se subirán por tercer año consecutivo al escenario de las fiestas de verano de Ferrol para llevarnos en su particular máquina del tiempo de vuelta a los años 80.

FERROL360 – ¿Os habías imaginado en alguna ocasión que siendo músicos aficionados, como sois la mayoría de vosotros, estaríais encima de un escenario delante de más de 15.000 personas?
Marcial Badía – Ni de coña contábamos con eso. El primer concierto en el Cantón, Óscar Faraldo (responsable de producción) nos decía que iba a haber 7.000 personas y nosotros le decíamos que como mucho habría 3.000 o 4.000 y da gracias.
Coke Blanco – Nunca habíamos tocado delante de tanta gente, pero la verdad no eres muy consciente de las personas que hay, ves una masa.
Yago Badía – Cuando tocamos en Amboage hace cuatro años, con otros grupos locales, sí que había bastante gente aunque no tanta. Es cierto que no la ves en principio; eso sí, cuando los focos se dirigen al público, alucinas. Pero… ¿te vas a acojonar ahora?

360 – Cantón de Molíns, Sánchez Aguilera y ahora Plaza de España, ¿os gusta esta nueva ubicación?
C. B. – El Sánchez Aguilera a nivel acústico es muy bueno, pero entiendo que los negocios de la plaza llevan muchos años pasándolo muy mal y hay que apoyarlos.
Y. B. – Además de tener un sonido muy bueno el lugar del año pasado, allí no se molestaba a los vecinos, aunque sí nos dijeron que en las pruebas de sonido se nos escuchaba en Caranza. (Risas)
M. B. – Creo que también nos oían en Medina del Campo por la vía del tren. (Risas)
C. B. – Lo que sí nos sorprende es que la gente nos comenta a nosotros que por qué se hace allí, que si la zona VIP, que si no se qué… Se creen que somos nosotros los que organizamos las fiestas, cuando a mí sólo me llaman para tocar y me dicen las canciones que tengo que ensayar.
Y. B. – Nosotros sólo somos los instrumentistas, nada más.

360 – Tercera edición de este concierto tributo a los años 80, ¿qué le pasa a Ferrol con esa época?, ¿somos demasiado nostálgicos?, ¿nos hemos quedado anclados en el pasado?
C. B. – Pese a quien le pese Ferrol es muy ochentero.
Y. B. – Es la mejor generación musical que hubo en España. Desde el 78 hasta el 88, los que empezaron ahí y todavía siguen, me parecen una pasada.
C. B. – La gente se casa y quiere canciones de los ochenta en su boda.
M. B. – Bajas de noche y en los bares aún sigues escuchando muchos temas de esa época. Además, a la gente le gusta cantar las canciones y en inglés es más complicado.

360 – Para algunos ya es un poco repetitivo el espectáculo Un día cualquiera
C. B. – Hablamos de 15.000 personas el año pasado. Si hay ese volumen de gente, quiere decir algo. No puedes subestimar la opinión de todas esas personas.
Y. B. – La gente que critica el evento es porque no le gusta este tipo de música.
C. B. – Como dijo muy acertadamente un día Marcial, Ortigueira lleva 30 años haciendo lo mismo. A mí no me gusta el folk, sinceramente lo veo siempre igual, muy repetitivo, pero apoyo el festival e incluso puedo ir a tomar una cerveza porque hay un ambientazo.
M. B. – Además, a Un día cualquiera viene mucha gente de fuera de Ferrol.
Y. B. – Mira, en Coruña estaban asustados de la cantidad de gente que fue a María Pita a ver a Dani Martín y calculaban que unas 17.000 personas. Eso, en las fiestas con más presupuesto de Galicia.
C. B. – Si incluso Carlos Segarra, el de Los Rebeldes, cuando actuó en las fiestas de Coruña les dijo a los coruñeses: «¿Qué pasa, aquí no grita nadie? ¡Gritan mucho más en Ferrol!». (Risas).

360 – Para todos esos artistas de La Movida a los que ya se les pasó la época de llenar estadios, venir a Ferrol y ver al público entregadísimo, tiene que ser cuando menos sorprendente.
Y. B. – Hombre, es gente que sigue tocando. Algunos como Loquillo sí tienen un público muy numeroso, pero otros, llegan, ven lo que hay aquí y alucinan. El cantante de La Guardia (Manuel España) sacó una foto con el móvil diciendo: «La voy a poner en el Facebook que si no, no se lo creen». (Risas).

Costas ha sido uno de los habituales. Aquí, en el espectáculo del pasado año con los Pádel Rock (foto: Santiago Bores)

Costas ha sido uno de los habituales. Aquí, en el espectáculo del pasado año con los Pádel Rock (foto: Santiago Bores)

El Concello cifró en más de 17.000 los asistentes al concierto del Sánchez Aguilera (foto: Santiago Bores)

El Concello cifró en más de 17.000 los asistentes al concierto del Sánchez Aguilera (foto: Santiago Bores)

360 – ¿Cuál es la clave para atraer a tanta gente y retenerlos durante cuatro horas de música?
M. B. – Esto es un concierto parido de una forma que engancha. Si te gusta Loquillo, vas a escuchar las ocho canciones y a La Guardia, las cinco canciones. Pero aquí cada artista toca las míticas, el solomillo de cada uno, la cinta que grababas con las canciones de la radio que te gustaban. Es muy dinámico.
Y. B. – Son cuatro horas, pero a nosotros se nos pasan a toda leche. Ni te enteras, acojonante.
C. B. – Tienes que estar pendiente de mil historias: el orden de las canciones, los cambios de guitarras, pedales, sonido… y hacerlo todo lo más dinámico posible, no como un concierto nuestro, que nos lo tomamos con más calma, aquí es otro rollo.
M. B. – Yo hasta a veces pienso: «Joder, ¿cuántas canciones faltan para que llegue Silvia (Ferre) y me dé tiempo a mear?». (Risas).

360 – No es un camino de rosas…
Y. B. – Nos obliga a doblar ensayos y echar muchísimas horas aquí. Tenemos que sacar las versiones tal y como nos las piden los artistas. Algunos, ya no la tocan como la tocaban, lo que supone cambiar por completo nuestra forma de hacerlo y cambiar el chip, incorporando las novedades de cada uno. Es complicado.

360 – Habrá quien os esté leyendo y piense: «Bueno, que no se quejen que cobrarán una pasta» o «están ahí por un trifásico tremendo» o, como comentó varias veces en Ferrol360 uno de nuestros lectores «están hasta en la sopa». ¿Cómo encajáis estas críticas?, ¿las lleváis bien o, a veces, molestan?
C. B. – Nunca nadie nos dijo nada a la cara.
Y. B. – Al contrario, lo que nos dicen a la cara es que chapeau. Llevamos ocho años y unos ochenta conciertos. ¿Sabes a cuantos sitios hemos ido a decir si podíamos tocar? A ninguno. ¿Qué tenemos que hacer? ¿Decir que no para que otros puedan ir? No.
C. B. – Cuando tocamos en el Jofre en el concierto solidario, descuelga el teléfono el de Cáritas y nos pide que toquemos. Vale, tocamos gratis. Es más, contribuimos de nuestro bolsillo, como es lógico. Si nos llaman a nosotros es porque también creen que puede ir gente.
Y. B. – Esto que nosotros lo tomamos en plan aficionado, es la leche. ¿Por pasta? No hay pasta que nos lo pague. Porque tocas en tres bolos por ahí y ya lo amortizas. No te compensa. Venir de Coruña a los ensayos el domingo pudiendo tocar cosas por los bares que no tendría que ensayar, como hacen muchos.
C. B. – Este verano tenemos esto que para nosotros es muy gordo y nos da mucho trabajo. Nos ha obligado a cancelar muchos conciertos. Si no, estaríamos tocando todos los fines de semana, pero hemos dicho que no, ¿eso es ser enchufado?

360 – Una de las quejas más escuchadas es que siempre os llaman a vosotros para las fiestas y, sin embargo, no cuentan con casi ningún otro grupo de Ferrol.
C. B. – Hay una productora, que es la que organiza las fiestas, que se puso en contacto con nosotros y, entre comillas, trabajamos para esa productora. Con el Concello no tenemos ningún contacto. Es más, en el Jofre lo único que nos ha puesto son trabas con los conciertos benéficos.
Y. B. – Hay un dato: si las elecciones dependieran de los siete que estamos tocando, Rey Varela se llevaría un voto.
C. B. – Tampoco tocamos gratis en su boda, como dijeron por ahí. Ni fuimos los únicos, éramos cinco entre DJ’s y dúos. Y sólo nos nombraron a nosotros. Si hay que resumir todo esto en una frase ochentera: «¡A por ellos…! que son pocos y cobardes». Esa es nuestra filosofía. ¿Si nos critican? Más ensayo, más caña e intentar sonar mejor y hacerlo mejor.

360 – Mojaos: ¿con quien de los que tocan hoy os hará más ilusión compartir guiños y guitarreos?
C. B. – A mí con Johnny Cifuentes (Burning).
Y. B. – Me va a hacer mucha ilusión tocar un tema en particular con Nacho García Vega.
Alberto Martínez – Con Miguel Ríos, que es la novedad, pero también con Johnny Burning.
Víctor Gacio – A mí con Miguel Ríos.
M. B. – También con Miguel Ríos.
C. B. – Date cuenta que es un lujo que venga Ríos, está retirado y va a muy pocas cosas.

Y ensayando ya la intro de Bienvenidos aparecen directos desde Rianxo, Alfredo Susavila, Pablo Castaño y Silvia Ferre. En lo que tardan en montar, me despido y salgo a tomar el fresco con Silvia. Ella, vocalista de Roi Casal, ya había interpretado el año pasado un maravilloso Hijo de la luna. Y este año, cantará dos temas en los que, seguro, le haremos los coros.

Después del memorable pregón de Santi Santos a las 22:30 horas, Un día cualquiera rebobinará de nuevo la cinta con un boli bic para todos los ferrolanos y venideros que quieran tener un excusa para salir de fiesta y recordar, al menos por un día -que eso nunca ha sido malo-, los días de la edad de oro del pop español. Desempolven sus vaqueros nevados, pónganse las hombreras y cárdense las melenas. Los ochenta han vuelto.

2 comentarios

  1. Luis lo demás da igual

    Ya se verá cuando cambie el gobierno del Concello a ver cuantas veces os contratará la productora. En vez de las fiestas de Ferrol se debería llamar fiesta de los pijos de Amboage y Magdalena, en fin, más de lo mismo…

  2. …Si el titular de la noticia es «nos somos enchufados»…. yo creo que un poquito sí. no?

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies