Home / Opinión / De quen vés sendo? / Pasado por agua

Pasado por agua

PABLO VILAR PEQUE?O | @pevilarpe | Martes 7 enero 2014 | 23:06

Parte Uno: La Derrota.

Mi madre lo vio venir.
Me gustar?a creer que alz? la mano al viento tras chupar el dedo ?ndice y frunci? el ce?o para notar las revelaciones del nord?s, pero creo que en realidad tuvo algo de suerte. Sin m?s.

Empez? su ataque pronto, a mediados de noviembre. De repente empezaron a llegarme al whatsapp, en d?as varios, enlaces de p?ginas que hablaban de las maravillosas virtudes del Gore-Tex y sus propiedades impermeables. Cada enlace iba acompa?ado de un emoticono aleatorio; a veces un gui?ito, otras una bailarina de flamenco, otras un monito vergonzoso. A los enlaces cient?ficos le siguieron capturas de pantalla de la colecci?n de invierno de Timberland, GEOX y Panama Jack. Y ah? ya, en un d?a fr?o, con la tensi?n flotando en la cocina, se produjo el enfrentamiento directo. La declaraci?n de guerra.

-??No pienso consentir que vayas con los pies mojados! ?INCONSCIENTE! ?Que te va a salir una hernia de por vida!?
-??Pues prefiero ir en chancletas que con esa mierda! ?QUE SON M?S FEOS QUE UNA NEVERA POR DETR?S!?

La pelea roz? la ?pica de Closer, en una de las mejores discusiones que recuerdo del celuloide. Como en una fase de videojuego, cada uno eligi? su arma: ella esgrimi? con furia las verdades de internet. Yo me aferr? a mi propio sentido de la est?tica. En realidad, no le faltaba raz?n, pero comprar unas botas de agua era dejar el ferrolanismo y rendirme por completo al look santiagu?s picheleiro. ?Qu? ser?a lo siguiente? ?El cultureteo rancio empapado de identidade propia? ?Alabar a Ant?n Reixa bebiendo un ribeiro barato en la Casa das Crechas? Antes muerto.

Ella se obsesion?, e internet alimenta las obsesiones como se ceba un cap?n de Vilalba. Ah? dentro se regocijan las believers, se autodiagnostican los hipocondr?acos y se llenan de raz?n las madres. La ofensiva con el dichoso Gore-Tex lleg? a ser tal que yo ya no ve?a el fin de esa espiral. Me imaginaba recibiendo en casa una caja de 200 condones forrados de Gore-Tex, con una siniestra inscripci?n en el remite: “Nada de marcha atr?s, que antes de llover, chispea. Prot?gete.? (y un emoticono de bailarina de flamenco).

Entonces lleg? diciembre y llovi? sin parar. Durante semanas. En Pre-Navidades reflexion? y pens? qu? co?o hac?a yo con unas pisamierdas si en Santiago la lluvia disolv?a las mierdas. Hasta que un d?a, al llegar, exprim? los zapatos y los pude ver gotear. Me rend?, y Pap? Noel me trajo una caja grande, de Timberland. ?Tampoco eran tan feas?, dije autoconvenci?ndome de forma lamentable.

Parte Dos: La Revelaci?n.

Al liberarme lo comprend? todo.
En cuanto me las puse ya no salieron de mis pies, s?lo para dormir y, ocasionalmente y por petici?n expresa, para el coito. Eso s?, con calcetines, porque Hollywood llena las cabezas de estupideces, y la mayor de ellas hace creer que es mejor follar con la luz apagada y los pies fr?os. O que, en todo momento, las s?banas tapan de forma m?gica y preciosa los senos femeninos.

Mi madr? gan?, porque no ha parado de llover ni un instante desde la llegada de las Navidades. Sin embargo, con los pies secos y en caliente, pens? que todos nos hab?amos buscado un poquito todo este clima navide?o digno de pel?cula de cat?strofes. Y la culpa tiene un nombre. La culpa la tiene GADIS. Ojo, yo soy el primero que alaba los grandes ?xitos de Gadis, y mis lectores sabr?n ya de mi amor por el Bardetts, pero este a?o se pasaron de listos. Nos han condenado.

Para empezar, aclarar? que sus ?ltimas campa?as de Vivamos como Galegos no me seducen nada, aunque reconozco su efectividad. Son el populismo y el opio de la masa hecho marketing. Como mis textos, pero en forma de pildoritas publicitarias.
?Y qu? pidi? Gadis hace poco, y nos encant?? A que ahora todos recordamos el anuncio, ?verdad? Todos podemos revisar nuestro muro de Facebook y encontrar all? lo que gritamos, porque todos somos culpables de la que se nos vino encima.

Todos dijimos SE CHOVE ?QUE CHOVA!
Y llovi?, joder si llovi?.
No se ve?a algo as? desde los castigos divinos de la antig?edad.

Imaginad a Zeus, desperez?ndose despu?s de 2500 a?os sin hacer nada, y viendo esas vieji?as mof?ndose de su figura. Bailando a gritos bajo el agua y dando rid?culos saltitos de felicidad, desoyendo su autoridad.

(ilustraci?n: Pablo Vilar Peque?o)

(ilustraci?n: Pablo Vilar Peque?o)

Imaginadlo ciego de ira, pidiendo sus rayos inmediatamente y preguntando d?nde co?o hay en Galicia un Santuario famoso para dar ejemplo. “Estos energ?menos de ah? abajo se van a cagar”, le oy? decir Atenea, mientras jugaba a las palas.

?QUE CHOVA!, gritamos. Como mong?licos. Regocij?ndonos con medio mill?n de litros por metro cuadrado. Si No? llega a ser gallego, a d?a 20 ya estar?a barnizando y poniendo brea en tablones de casti?eiro y eucalipto, o metiendo una pareja de pitas do monte en el corral.

QUE CHOVA. Ri?ndonos ante la naturaleza y compartiendo fotos en Instagram del oleaje, que m?s bien parec?a aquello Mois?s a punto de alzar las aguas y cruzar el Atl?ntico para liberar a su pueblo. Qu? digo Moises… el pu?etero Apocalipsis.

QUE CHOVA. El bueno de Pem?n acurrucado en una esquina, balance?ndose, agarr?ndose las rodillas y ojos en blanco, como un vidente saturado por las visiones. Repitiendo en bucle: “Marux?a, forte marexada, ondas de dez a doce metros”. Con las gafas en pantallazo azul de Windows.

Pero ojo, que no quiero quedar de hater. No todo va a ser malo. Este tiempo es el m?s propicio para los prop?sitos de a?o nuevo. Dejas de fumar, porque uno sale del bar a darle al vicio, pero los cigarrillos ya no se pueden encender de ninguna manera.
Adelgazas, porque andar contra el viento quema m?s calor?as que ascender el Tourmalet con ruedines, aunque a ver qui?n se resiste despu?s a un cocidi?o caliente.

El que m?s trabajo da es el prop?sito de dejar de beber. De hecho, si el Jagermaister se invent? para las largas jornadas de los cazadores centroeuropeos en invierno, pues por algo ser?. Yo recomiendo no abusar de su consumo, aunque a m? me han dicho mis amigos y allegados que me lo pas? muy bien en Navidades, y mis flashbacks ocasionales me confirman sus testimonios. Lo mejor del Jager es, sin duda, lo elegante que resulta para acabar la noche, con un precioso fundido a negro en plena barra.

Y despu?s, ah? est?s, a las dos de la tarde, a?n vencido por la humedad, la verg?enza y la resaca. En una casa que no es la tuya, con toda la familia a tu alrededor dando voces, te das cuenta de que todo, el mal tiempo, la lluvia, el fr?o, las ciclog?nesis, todo vale la pena. Entonces se te acerca una voceci?a cargada de amor, que te pregunta con much?simo cari?o que c?mo prefieres los huevos.

Ah? la mente baraja todas las respuestas posibles: “fritos”, “cocidos”, “revueltos”, “golpeando contra la barbilla”… pero al final lo que pides es lo de siempre. Lo que llevas dentro, simplemente por ser de aqu?:

“Da casa. Y pasados por agua.”

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies