Home / Ferrol / Cedeira / Presagio de la Xira 2015

Presagio de la Xira 2015

JOSÉ MARÍN AMENEIROS | Viernes 22 agosto 2014 | 12:00

Aún quedan casi 365 días, pero ya es sabido lo que va a pasar en la Xira de Cedeira del año 2015. Venga como venga la Patrona, ese día traerá sol, seguro, y calor, y resacas de los pocos que se hayan atrevido a salir a dolor el día 16. Las caras que subirán a San Antonio a mediodía no tendrán, una vez más, nada que ver con las que bajen con las gaitas después del axexo. En medio hay un mejor día del año de diferencia.

Volverán las camisetas coloridas. Con dibujo, frase, o que no contenten a ningún socio de esa pandilla aunque las hayan hecho ellos, fijo que azules. Algunos conseguirán mantenerla limpia, pero la mayoría la verá adornada por rotuladores con quemes y tonterías varias. Y lamparones de vino, empanada, tortilla o lama.

Los grupos buscarán su lugar para la merienda y en él se quedarán hasta que la foto grupal y los tragos esparzan a la gente por ahí y empiecen las excursiones a la fuente, se mezclen las camisetas y el agua corra por fuera y el alcohol por dentro. Antes, o quizá después, habrá habido cánticos enxebres y no tan enxebres en las pandillas, donde seguro que una contará con un acordeonista famoso en Cedeira que anime la tarde mientras el sol se filtra entre los eucaliptos en su bajada hacia Chirlateira.

Arriba, en la fuente, puede que haya, como cada año, un propasado sin camiseta que aliente a la carretera con sus risas, y alguien que se enfade porque le anegan con cualquier líquido. No faltará, tampoco, gente que se alivie entre los felgos, no necesariamente meando.

A la hora de siempre, aunque sin saber cuál, todo el mundo irá a la ermita, y las gaitas comenzarán a asubiar con el solpor mientras la gente se agrupa en torno y otros tantos hacen y se hacen fotos con el acantilado de fondo. También hay quien visitará el camión de los helados, pero para comprar refrescos que subsanen la mezcla ya agotada.

Cuando el sol se hunda en el mar, se emprenderá el desorganizado descenso hacia Cedeira. El Miudiño precederá a una festiva bajada ya casi a oscuras, antes de que las farolas del pueblo alumbren, y el barrio de Crónicas mecerá la lenta y emotiva canción del Mariñeiro, con algunas lágrimas y José de Vigo dirigiendo con su ramallo.

El Son de Cedeira será la más berrada, y después de los cantes enfrente de O Ramón, la juventud retornará a la Plaza Roja para extraer la última gota de las botellas, de la Xira, de la Patrona. Se organizará un limbo improvisado donde unas triunfarán y otros hincarán la rodilla y, cuando la orquesta no pueda tocar más, los supervivientes montarán una charanga improvisada que echará el ancla en la zona de bares, hasta el amanecer, al ritmo de las gaitas, tambores y voces que se rajan tras tanto cantar y tanto frío por las gargantas.

Puesta de sol con las gaitas tocando en la Xira de Cedeira del 2014.

Este preciso instante, del 17 de agosto, se convierte año tras año en el momento más emotivo de Cedeira. (Foto: N. Sánchez)

Y al día siguiente, en medio de la profunda depresión y de una resaca más dura que la madera de buxo, cualquier cedeirés se mirará las piernas pensando en qué momento se haría esos treinta y cinco arañazos con un toxo.

Realmente esto es, sin dar ningún nombre, lo que ha pasado en la Xira de este domingo día 17 de agosto de 2014. Y, siendo sinceros, se parece en un noventa por ciento a lo que ya ocurrió ese mismo día, pero del año anterior. Y será muy semejante en 2015. Año tras año, los conciertos de la Patrona cambian, el lugar de las actuaciones también –Plaza Roja, explanada del paseo marítimo, incluso el muelle-, los bares a los que ir varían –cerró el Rancho, abre el Galifornia, se puso de moda la Memphis-, y acude gente nueva al pueblo, mientras otros de fuera que salían aquí ya no se dejan ver.

Sin embargo, la Xira siempre es igual. Mismo lugar, misma gente –los de Cedeira-, mismas canciones, misma puesta de sol, misma ruta de bajada, mismas lágrimas. ¿Por qué seguir yendo? Pues porque, si pudieras repetir el mejor día de tu vida una vez cada año, ¿no lo harías?

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies