Home / Deportes / Baloncesto / Quién dijo Navidad

Quién dijo Navidad

Imagen del Baxi-Mann Filter Casablanca (foto: Mero Barral / Ferrol360)

Imagen del Baxi-Mann Filter Casablanca (foto: Mero Barral / Ferrol360)

RAÚL SALGADO / MERO BARRAL | Ferrol | Sábado 22 diciembre 2018 | 23:00

No hay vacaciones para el Baxi. Es más, con una derrota ha abierto un período, eminentemente de descanso para muchos, en el que se sucederán los partidos. Dos en apenas unas horas, por ejemplo, como próximo reto. Nadie dijo que la singladura que afrontó tras la entrada de Sandra Prieto como preparadora fuese sencilla, pero es que ahora accede a un tramo crucial.

Tenían las universitarias una oportunidad clave para confirmar más peldaños en su ascenso a la esperanza. Un trayecto que no entiende de calma, que está haciendo aflorar por mera obligación el espíritu guerrero que pueda encerrar cada una de sus jugadoras.

Y es cierto, aunque se caiga en otra piedra de ese sendero, que las vibraciones son diferentes. Se palpa un instinto de supervivencia, un afán por querer mejorar. Ante el Mann-Filter Casablanca se ha perdido por 58-70 tras un duelo de subidas y bajadas, definido en todo caso por un trazo solvente en su pizarra.

Imagen del Baxi-Mann Filter Casablanca (foto: Mero Barral / Ferrol360)

Imagen del Baxi-Mann Filter Casablanca (foto: Mero Barral / Ferrol360)

Si cae, el Baxi caerá por sus carencias, pero es notorio que el arbitraje hace mella. Lo de este sábado, quizá, ya roce el letrero de juzgado de guardia. Y ahí es tentador dejarse llevar, aunque evidentemente peligroso. Desenfocar la mirada más allá del balón implica la posibilidad de perder el objetivo y dar pistas al rival.

Sin estrindencias, las zaragozanas asistieron a un arranque local marcado por la regularidad. Suyo fue el primer cuarto con un 14-18. Aferradas al electrónico de baja intensidad, un 32-30 subió al marcador al descanso. Aparentemente, las piezas eran las adecuadas y el ambiente ayudaba.

En todos los sentidos, también en el de espectadores, ya que A Malata logró una buena entrada. Sin embargo, los renglones empezaron a perder la línea recta en la reanudación, con el 44-48 del tercer segmento como demostración palpable de que las cosas podían complicarse.

Imagen del Baxi-Mann Filter Casablanca (foto: Mero Barral / Ferrol360)

Imagen del Baxi-Mann Filter Casablanca (foto: Mero Barral / Ferrol360)

Los problemas de efectividad hicieron las veces de lastre frente al aro, pero estaba Shelby Cheslek. Laboriosa, tuvo un papel protagonista que compartió con Fong al principio. En teoría, un escenario de zafarrancho de combate, con reflejos y contundencia, favorecía al Baxi.

Reaccionaba, en el vértigo salía indemne. Se ponía por delante sin dar la nota, de puntillas. Por el contrario, los errores en contención abrían la veda para las mañas, sabedoras de que no había freno que diese miedo ante su acción a la contra. Un conjunto aragonés, por cierto, exagerado en algunos instantes en las formas. Sobreactuado.

Irrumpió en algunos lances la Patri Cabrera que hace estallar y también se reafirmó con Ani Calvo, capaz de dar la cara en los golpes de viento más incómodos. La pizarra de Sandra Prieto fluyó hasta que alguna individualidad volvió a coger la batuta en detrimento del guion planeado.

Imagen del Baxi-Mann Filter Casablanca (foto: Mero Barral / Ferrol360)

Imagen del Baxi-Mann Filter Casablanca (foto: Mero Barral / Ferrol360)

Ahí saltó la entrenadora, que quiso replicar por el desacierto visitante, pero se quedó en el cajón. El renacer se diluyó más allá de las fronteras marcadas por Elin Gustavsson, entre otras. Quejarse no sirve, no hay otra regla que remar. La Navidad será decisiva.

(Fotos: Mero Barral© – 2018. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.)

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*