Home / Actualidad / San Andrés de Teixido, de centro turístico a aldea fantasma

San Andrés de Teixido, de centro turístico a aldea fantasma

San Andrés de Teixido, en el municipio de Cedeira (foto: Raúl Lomba / Ferrol360)

CAROLINA PERNAS / RAÚL LOMBA | Cedeira | Miércoles 20 mayo 2020 | 15:45

San Andrés de Teixido no es una aldea como cualquier otra. Si bien sus habitantes se cuentan en las decenas, no en las centenas, su capacidad de atraer visitantes durante todo el año por su belleza paisajística y relevancia religiosa hacen que sea uno de los lugares más turísticos de toda España.

En plena pandemia, con el levantamiento de más restricciones para desplazarse ya en el horizonte, los vecinos se debaten entre el alivio y el miedo.

San Andrés de Teixido, en el municipio de Cedeira (foto: Raúl Lomba / Ferrol360)

San Andrés ha salido indemne médicamente del coronavirus a pesar de que, solo unos días antes de la declaración del estado de alarma, «tuvimos autocares de personas jubiladas por aquí», nos cuenta Carmen, una vecina, que añade: «Pudieron haberlo traído con ellos, tuvimos mucha suerte».

«Yo estuve quince días muy preocupada» después de la partida de las que serían las últimas excursiones en ya más de dos meses, apunta. La llegada de visitante se frenó en seco tras la medida y «lo hemos notado mucho; de ver todos los días gente, más o menos pero casi todos los días, ha pasado a parecer un pueblo fantasma».

San Andrés de Teixido, en el municipio de Cedeira (foto: Raúl Lomba / Ferrol360)

Explica que hay «momentos del día en que no ves a nadie, ni al vecino en la puerta; hay cosas que hay que hacer todos los días, tienes que salir porque hay animales que cuidar y huertos que atender, pero luego…». La fase dos puede que no cambie inicialmente el panorama, aunque el pasado fin de semana se dejaron ver los primeros turistas de vuelta a la aldea cedeiresa.

«Vinieron moteros y algún coche particular», relata Carmen, que sostiene que la «gente aún tiene miedo, no creo que se vaya a notar mucho el cambio por ahora». Miedo es la palabra clave ahora para el grupo de vecinos, a su vez comerciantes y hosteleros en la propia aldea.

San Andrés de Teixido, en el municipio de Cedeira (foto: Raúl Lomba / Ferrol360)

El retorno de los turistas es necesario para una economía que se ha acostumbrado a depender mucho de ellos, pero también significa abrir un grupo reducido de población, que vive además relativamente lejos de los puntos sanitarios más cercanos, al peligroso virus. «Sí tenemos miedo», reconoce Carmen; «si les dan paso es un riesgo, claro».

Acostumbrados a un lugar tan bello como arisco por sus condiciones, están mentalizándose para los cambios que tendrán que afrontar, como facilitar gel hidroalcohólico para la desinfección de manos, llevar mascarilla y mantener siempre que sea posible la distancia de seguridad. A San Andrés se podrá volver a ir de vivo, pero solo con la responsabilidad de todos.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies