Home / REC360 / Crónicas / San Valentín: el sacerdote sacrificado y el fin del amor

San Valentín: el sacerdote sacrificado y el fin del amor

Fotografía ALICIA SEOANE

ALICIA SEOANE | Miércoles 14 de febrero 2024 | 12:03

San Valentín es una de esas fechas, que nunca termino de saber por qué se celebra. La verdad siempre me ha parecido un invento del Corte Inglés, para levantar la cuesta de enero. En mi generación casi nadie lo ha celebrado, lo que me hace sentir a salvo de ciertas cosas por las que me cuesta pasar. Con los años he ido asimilando lo de disfrazarse de muerto el día de Halloween, pero lo de los corazones, parece que me cuesta más. ¡No hace falta celebrarlo todo!, me digo. 

Investigando por qué el 14 de febrero es el día del amor, he descubierto que lo que se celebra en realidad es el sacrificio de un sacerdote que se llamaba Valentín, y pese a la creencia de su origen comercial, esta fecha se celebra por causas previas.

Esta festividad que fue asimilada por la iglesia católica, se remonta al siglo III en Roma, donde un sacerdote llamado Valentín se opuso a la orden del emperador Claudio II, quien decidió prohibir la celebración de matrimonios para los jóvenes, considerando que los solteros sin familia eran mejores soldados, ya que tenían menos ataduras y vínculos sentimentales.

Valentín, opuesto al decreto del emperador, comenzó a celebrar en secreto matrimonios para jóvenes enamorados. Al enterarse, Claudio II sentenció a muerte a San Valentín, el 14 de febrero del año 270, alegando desobediencia y rebeldía. Por este motivo, se conmemora todos los años el Día de San Valentín. 

Es decir, que más bien lo que celebramos es el día del sacrificio de un pobre sacerdote que se saltó las normas. Quizá esto tenga algo simbólico, y más allá de ese amor donde se regalan todo tipo de objetos. Esta fecha nos traiga otras lecturas, como que el amor finalmente requiere de ciertos sacrificios, -aunque no sean tan dolorosos como llegar a morir-, y de cierta rebeldía por qué no.

En tiempos donde amar es cuestión de valientes, y donde el amor es cada vez más un rara avis. Invadidos por la celeridad de todo tipo de encuentros, no siempre satisfactorios y empujados a convertir el amor en otro objeto de consumo de Tinder. Celebremos el amor, aunque solo sea, por la esperanza de hacerlo posible.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies