Home / Ferrol / As Somozas / Sin salir de aquí: As Somozas

Sin salir de aquí: As Somozas

Casa consistorial de As Somozas (foto: Mero Barral / Ferrol360)

RAÚL SALGADO / MERO BARRAL | As Somozas | Viernes 16 julio 2021 | 23:10

Es el municipio más pequeño de toda la comarca, apenas un millar de habitantes. El ejemplo más evidente de cómo se desangra el rural, de cómo el silencio extiende su sombra cada vez más alargada. Del peligro que implica ese manto, que incluso oculta un valioso legado histórico no siempre divulgado de manera correcta.

Porque As Somozas tiene mucho que contar desde la esquina más interior de Ferrolterra. Pese al reciente zarpazo del cierre de Siemens Gamesa, resiste su contraste, a veces contundente, entre el progreso que arrancó en los años 90 y el avance imparable del campo. Como en otros lugares apartados, el patrimonio religioso hace las veces de guía.

De hecho, es bastante sencillo tejer una ruta entre sus cuatro parroquias gracias a una curiosa red de templos, tanto iglesias como ermitas que han sido escenario de más romerías que en ayuntamientos mucho más grandes. Algunos de esos inmuebles resisten con su papel de epicentro de aldeas en despoblación agigantada, otros ya son víctimas de esa lacra.

Capilla do Campo, en As Somozas (foto: Mero Barral / Ferrol360)

Junto a su zona más urbana, son Recemel, Seixas y Enchousas sus otros vértices. Sin el transporte público que merece cualquier pueblo, pero con un núcleo principal dotado de los servicios estrictamente esenciales, As Somozas amplió su huella hacia el norte del cruce de caminos que redondea la iglesia de Santiago.

El paso del tiempo se ve desde su atrio y en sus antiguas viviendas aledañas. Mientras, a unos metros florece el ayuntamiento con casa consistorial moderna y un entorno residencial privilegiado. Su gran área verde y su explanada final fueron testigos de Melendi, Paulina Rubio o las grandes orquestas que la convirtieron en la meca de las fiestas del norte gallego.

Las vacas se adueñan del pasto en equilibrio curiosamente perfecto. A nuestra espalda, casas con cimientos de pocos años; frente a nosotros, el ganado. En un plano inmediatamente superior, las naves de su polígono y los primeros bailes de los aerogeneradores. Si hemos escogido llegar desde la autovía a As Pontes, el viaje será plácido y casi romántico.

Iglesia de Recemel, en As Somozas (foto: Mero Barral / Ferrol360)

Al aproximarnos a A Graxoiba, la recta carretera nos brindará a cada lado la estampa de prados recortados y perfectas pistas de bajada desde los montes que parecen eternas. Como Galicia en esencia, hasta ese punto no abundan las viviendas y rincones como Seixas se esconden en forma de piña partiendo por viales secundarios.

Es casi otro mundo, un mundo al que no se desemboca por casualidad y en el que merece la pena adentrarse. Esa misma senda desde las proximidades de la villa minera nos permitirá como primera parada de alcance la de Recemel, con templo de torre imponente y cierto trasiego en su área más inmediata.

A pocos metros del tronco principal de comunicación con A Igrexa, casi sin querer, irrumpen varias ermitas y capillas. Territorio adentro, una menos conocida por generaciones recientes, pero que dejó poso. A San Roquiño do Camiño se iba por artífice de milagros, pero también por una romería en la que celebrarlos y un trayecto irregular a Teixido de paso por aquí.

Pincha en la imagen para abrir la galería

SinSalirAsSomozas

En Seixas, en el centro del sosiego, sorprende la iglesia parroquial. Atrio cuidado, un pequeño lateral cubierto y su puerta verde como distintivo. En un trayecto a trazar sin problema en un mapa, la originalidad de la capilla do Campo, al norte del centro urbano, se basa en un campanario coqueto, sus reducidas dimensiones y una entrada casi diminuta.

De nuevo, A Graxoiba. Retrocedemos para poner a prueba a letreros y dispositivos de localización, pero nada impide que en un claro entre bosque y monte salga a la luz la ermita de San Isidro, rehabilitada hace menos de tres lustros. Hay más capillas, como las del Socorro en Recemel o San Pedro en el más lejano Enchousas. Y hay más As Somozas, que nada la silencie.

(Fotos: Mero Barral© – 2021. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.)

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies