Home / REC360 / Crónica / Sin salir de aquí: Pontedeume

Sin salir de aquí: Pontedeume

Cantina Río Covés, en Pontedeume (foto: Mero Barral / Ferrol360)

RAÚL SALGADO / MERO BARRAL | Pontedeume | Viernes 26 febrero 2021 | 23:20

Desde este viernes, un poco más libres. Eso sí, con un cinturón que rodea nuestra comarca. La movilidad, limitada al área sanitaria de Ferrol; al menos, de forma temporal. Solamente Moeche queda provisionalmente aislado con cierre perimetral individual, ojalá que solo por unos días. El fin de semana invita a desplazarse siempre a partir de la seguridad.

Quizá tanto tiempo con nuestra vida ceñida a nuestro municipio nos haya ayudado a valorar más lo nuestro. No sería un logro menor. Que compremos en nuestra ciudad, que tomemos café en el bar de nuestro pueblo. Que lo que está lejos puede ser un buen complemento, pero no es imprescindible.

Iglesia de Santiago y mercado de Pontedeume (foto: Mero Barral / Ferrol360)

Sostener que Ferrol, Eume y Ortegal tienen de todo no es un argumento que no se sostenga. A los hechos nos remitimos. Del interior a la costa, de la calma a un mayor ajetreo. No se necesita mucho tiempo para reflexionar y llegar a la conclusión de que tenemos que presumir más y mejor, así que manos a la obra. En tu tiempo libre, descubre tu propia comarca.

De sur a norte, hemos decidido empezar por el límite del área de influencia de Ferrol. Pontedeume, la eterna villa de los Andrade. Más tranquila en invierno, retiro ideal en verano. Exhibe desde hace pocas semanas el orgullo de uno de los pedazos de su historia, el remozado mercado al que los eumeses ya tenían ganas de volver.

Casco histórico de Pontedeume (foto: Mero Barral / Ferrol360)

Producto de proximidad, atención en la cercanía. Edificio imponente que parece estar alejado de la ría cuando poco más que una bajada te precipita al paseo marítimo. Comparte plano prácticamente con el Torreón de los Andrade, el gran emblema eumés. Imagen inevitable, faro y referencia informativa para el visitante.

La elegancia de viviendas casi adosadas a tanto legado sorprende por su discreción. Los soportales definen a un núcleo que se asoma a sus plazas, de ventanales a veces pequeños. De una casa consistorial encajada junto a galerías y pequeños balcones. A sus pies, uno de los epicentros de su hostelería, que estos días vuelve a despertar.

Los puentes que unen Pontedeume y Cabanas (foto: Mero Barral / Ferrol360)

Los toldos, las mesas y las sillas son su particular logotipo. El de un casco histórico que cada mañana se levanta para domar al mal tiempo y dar su mejor cara al cliente. El resumen de la secular Pontedeume está perfectamente plasmado a modo de mosaico en la Praza Real. Las callejuelas se desploman desde el templo de Santiago a fuego lento.

El paseo comienza con los pies a su ritmo, frenando a cada fachada que evoca relatos bien conservados entre paredes añejas. Plantas que pueblan su empedrado para engalanarlo, bazares o tiendas de alimentación de la tierra con pocos metros de diferencia. El colorido de la discoteca Coliseo, de cuando la noche era nuestra y de cuando -hace poco- ya era de otros.

Casa da Cultura de Pontedeume (foto: Mero Barral / Ferrol360)

Muchas cosas han cambiado, pero Pontedeume guarda la esencia en su frasco. La Cátedra de Latinidad de una calle a otra, el convento como testigo del trasiego y de los juegos. Los jardines de la soberbia Casa da Cultura. El puente que es el nexo con su vecina Cabanas, su mayor canal de comunicación. Por trabajo, por tener que volver ya de la playa.

Un castillo, fuera del núcleo urbano, mantiene viva la llama de los Andrade en un montículo. No le hace falta más altura para desprender aquel poder señorial. Suficientemente apartado, con la vista privilegiada que se le presume. Es una de las pistas, estamos en territorio de As Fragas do Eume. La coqueta Cantina Río Covés es otra muestra.

Pincha en la imagen para abrir la galería

Pontedeume2021

Una villa de pasarelas, la más convencional y la que con el tren como guía también puede ser senda de recorridos pausados. Es nuestra propuesta. En Pontedeume puede arrancar tu personal redescubrimiento. El lugar donde degustar sin control, donde guardar el reloj y el móvil cuando hayas aparcado. Desconecta.

(Fotos: Mero Barral© – 2021. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.)

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies