Home / Ferrol / Ares / Teté Pérez, restaurante Textura: «Cuando llegan los platos, hay un silencio que habla más que las palabras»

Teté Pérez, restaurante Textura: «Cuando llegan los platos, hay un silencio que habla más que las palabras»

Teté Pérez, ante el restaurante Textura (cedida)

RAÚL SALGADO| Ares | Martes 15 junio 2021 | 11:10

Tres años después, la filosofía de Textura ha resistido a los temporales de una pandemia o del arreglo de la Salazón, la calle del centro de Ares en la que Teté Pérez abrió un restaurante que no desentonaría en una avenida de una gran ciudad. Por su diseño, por su ambiente, por la atención o por su carta.

«En estos tres años nos ha cogido de todo, no podemos dar una media», relata su capitana. Porque esto es una tarea de «equipo». La reforma del tramo en el que está ubicado el local «le vino muy bien», pero previamente «perjudicó a las ventas; ya queda en el olvido». Superado ese escollo, vinieron otros y también se amoldaron.

Controlar la temperatura a la entrada es una de las premisas en un negocio con «una altura muy buena», aunque el diseño quizá habría sido más abierto a tenor de lo ocurrido. Quién sabía lo que iba a pasar en marzo del 2020. Esta es una historia de rumbo definido: «Desde el primer momento, el alma de Textura es la diseñadora y artista Sara Coleman».

Interior del restaurante (cedida)

El elegido era «uno de los nombres que encajaba» porque invitaba a pensar en las «sensaciones cuando entras», la percepción «visual» y el «ambiente agradable y acogedor». Primó el «diseño orgánico y mimamos la presentación de los platos»; su faro, «el horno». «Esta mujer está loca», escuchó cuando lo exhibió, y «resulta que es una maravilla».

Teté Pérez no duda al afirmar que fue «muy valiente». «No tengo 20 años y tengo más energía que la gente de 20 años, tengo mucha energía y desconecto cuando tengo otros problemas, me reconvierto», cuenta desde los latidos de sus fogones. Nada sería posible sin «mi equipo; es fundamental, sin mi equipo no hago nada».

Admite que en «muchas» ocasiones «nos hemos equivocado, pero somos humanos». No quiere una carta extensa «porque lo grande no me gusta, me gustan los detalles pequeños». Intentar aportar algunos cambios, pero triunfa lo más consolidado: «Nuestro plato rey es el arroz con bogavante en horno de brasa».

Parte del equipo del restaurante (cedida)

Ese gran «bicho, el bicho rico», se prepara con el tiempo justo, cuando el cliente está listo y dispuesto. Pero, claro, los clientes también «te piden entrantes», de sus suaves croquetas a las volandeiras o el pulpo texturizado. Y los postres, como su arroz con leche, «el más delicado que he probado en mi vida» según una de sus clientas más queridas, de casi 90 años.

Ir a Textura es una experiencia, así que cuando «llegan los platos se crea ese silencio que habla más que las palabras». Los visitantes irrumpen desde lugares alejados de la comarca gracias a la opinión de quienes ya han estado. Mima cada detalle porque es «una afición muy grande que me encanta». Y que no deja de alimentar su personalidad.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies