Home / REC360 / Crónica / Un Domingo de Pascua para planear la resurrección de Ferrol

Un Domingo de Pascua para planear la resurrección de Ferrol

El Resucitado a su paso por la plaza de Amboage el pasado 2019 (foto: Roberto Marín para la Junta de Cofradías)

MARTA CORRAL | Ferrol | Domingo 12 abril 2020 | 12:15

Esta es la última crónica de la Semana Santa que nunca existió. Que podría haber sido, y lo ha sido finalmente gracias a la retina, a la memoria y al corazón. También a una compañía virtual que les tengo que agradecer. Las procesiones fueron por dentro pero salieron por las ventana y los móviles, esas redes sociales de antes y ahora que nos mantienen cerca.

Para este, mi último viaje en el tiempo de Pasión, elijo volver a la iglesia de Dolores, donde pasé buena parte de mi infancia entre catequesis y domingos. Y ajusto el mecanismo para aparecer en el atrio a la hora del comienzo de la Vigilia Pascual, con don Rosendo guiando una ceremonia rodeada de misterio y magia para una niña como lo era yo. Recuerdo particularmente el año en el que me seleccionó para hacer de apóstol y me lavó los pies. Qué capacidad tenía ese hombre para enganchar a los pequeños.

Recuerdo las gotas de agua bendita llegando al son de Tengo un gozo en el alma (¡grande!). Recuerdo la música, las velas, la alegría, el aplauso y, cómo no, el «ágape» que tomábamos en la sacristía. Todavía me sabe la bolla de patrón si retuerzo ahora la lengua. Y regresando a casa con mi madre en plena noche sentía que la Semana Santa había terminado.

Los niños y adultos de ahora tienen la suerte desde hace algunos años de disfrutar de la última procesión este domingo, que la Junta retransmitirá por su Facebook desde las 12:45 horas. Nosotros, en aquel Ferrol que ya se iba vaciando, mirábamos a la Virgen del Nordés como última aliada de nuestros festivos antes de volver a la rutina. Bendita rutina, ¿verdad?

Porque tampoco subiremos a Chamorro este año. No leeremos los titulares de Ramón Loureiro en La Voz hablando de la «primera gran romería de la primavera». No compraremos rosquillas, no habrá tráfico de velas ni tampoco helado. Ni agua de la fuente ni de la pila bautismal. Ni el comentario obligado de que esa imagen necesita una intervención urgente para que vuelva a mirarnos con ternura y no con terror. Tampoco se habrán ido los venideros. O sí, quién sabe.

En alguna de las comparecencias ministeriales que llevamos encima desde que empezó todo esto —disculpen que no pueda precisar, a estas alturas, de cuál se trató—, nos habían dicho que, probablemente, el confinamiento se iba a levantar tal día como hoy: el Domingo de Pascua de Resurrección. Me pareció, por lo obvio, una fecha excepcional para mover la piedra del sepulcro en la que se ha convertido la puerta de nuestra casa.

Pero seguimos aquí dentro y, mientras sea con salud, no deberíamos poner pegas y sí tener paciencia. Ya pisaremos las calles nuevamente, como dijo Milanés, y quizás lo hagamos siendo mejores, está en nuestra mano. Mirando hacia arriba para admirar las galerías y no hacia abajo para ver hasta el último defecto del adoquín. Y podremos empezar nuestro paseo en Ferrol Vello golpeándonos la nariz con el olor del mar.

Y subir por San Francisco guiados por el aroma de la tortilla del Bacoriño. Y cruzar Capitanía para llegar a Amboage y ver las palmeras agitándose con la brisa. Quizás un cruasán de París no estaba mal para tener compañía hasta llegar a una plaza irreconocible y verde que ha de recordar en alguno de sus rincones este trance. Pero les advierto que de nosotros dependerá también que este itinerario transcurra por una ciudad viva.

Porque, obviamente, las administraciones tendrán que mover ficha para apoyar a autónomos y empresas, pero nosotros más que nunca tenemos un compromiso con Ferrol, señores y señoras. Y ese no es otro que comprar en el comercio local y consumir en los bares. No todos podrán hacerlo, lo sé, pero apelo a los que puedan. Cuando se abran las puertas de nuestras casas tenemos nosotros el deber de resucitar y defender esta plaza. Y esta misión, aunque no nos acordemos, este pueblo ya la ha tenido antes.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies