Home / Deportes / Un Pablo Rey «decepcionado» se despide del Racing mandando un ‘recadito’ al club

Un Pablo Rey «decepcionado» se despide del Racing mandando un ‘recadito’ al club

Pablo Rey agradece el aplauso tras uno de sus goles en el Racing-Boiro en A Malata en abril de 2019 (foto: Mero Barral / Ferrol360)

FERROL360 | Miércoles 29 julio 2020 | 15:26

«Siempre es difícil despedirte de algo a lo que tienes mucho cariño y consideras parte de tu vida, y más si la forma en la que se acaba no es como habías imaginado». Así de rotundo empieza el comunicado con el que Pablo Rey, último capitán del Racing de Ferrol, ha querido despedirse de la afición y de algunos trabajadores del club a través de las redes sociales.

El pasado 30 de junio el club anunciaba que Rey no seguiría vistiendo de verde la próxima temporada. Lo hacía con un comunicado en redes muy criticado por los aficionados por ser «frío y distante» para despedir al que consideran toda una leyenda. No en vano, se trata del máximo goleador de la historia y le estaban despidiendo sin ningún honor.

Este miércoles, casi un mes después de aquellas palabras, el ferrolano ha querido decir adiós a su manera confesando que «después de tantos años en el Racing, e independientemente del aspecto deportivo, me gustaría haber recibido un trato más acorde con mi compromiso con el club».

No obstante, «esta decepción no impedirá dar las gracias, como merecéis, a los que siempre me habéis apoyado», escribe, añadiendo que «ha sido un orgullo defender durante tantos años la camiseta de mi Racing, con la que he vivido los mejores momentos de mi carrera deportiva. Tengo recuerdos imborrables en mi mente y experiencias que nunca olvidaré».

Con palabras de agradecimiento para «todos los aficionados», ha querido resaltar la labor de las peñas «por seguirnos y apoyarnos en cada campo, siempre con palabras de aliento» y también a Diablos Verdes «por dejarse la garganta en cada partido y no quedarse en casa escuchando la radio para ver lo que pasa».

También ha querido dar las gracias «a las personas que trabajan en las oficinas del club, siempre dispuestas a ayudar y a hacer todo mucho más fácil», pero el reconocimiento a la entidad deportiva acaba ahí. Ni una sola palabra para nadie más del equipo directivo racinguista.

Eso sí, no se ha querido olvidar de «las personas que hicieron posible que me convirtiera en el máximo goleador de la historia del club: mis compañeros. Gracias por valorarme y por hacerme sentir tan querido. Ha sido un orgullo compartir estos años con vosotros», sentencia.

Por último, reconoce que «mis botas no pisarán el césped de A Malata, pero mi corazón estará siempre con el Racing» y acaba citando a Gabriel García Márquez: «Recordar es fácil para quien tiene memoria, olvidar es difícil para quien tiene corazón». Aquí cada uno que interprete lo que tenga que interpretar.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies