Home / Ferrol / Ares / Un recital íntimo de Xoán Rubia en Santa Catalina: «Nos 70 críamos que cunha guitarra poderíamos cambiar o mundo»

Un recital íntimo de Xoán Rubia en Santa Catalina: «Nos 70 críamos que cunha guitarra poderíamos cambiar o mundo»

Rubia en una imagen promocional de su libro (cedida)

MARTA CORRAL | Mugardos | Jueves 22 septiembre 2022 | 11:39

A Xoán Rubia, que siempre ha sido un tipo humilde y esquivo a las alabanzas, le costó dar el paso que le proponía la Editorial Galaxia para escribir las memorias de una etapa de su vida: los años en los que formó parte del movimiento de la Nova Canción Galega. Finalmente, el mugardés accedió a contar lo que tantas veces cantó y lo hizo en Pasaba por alí, e quedei un intre, un libro que se presentó en Afundación de Ferrol en diciembre del pasado año.

Gracias a estas páginas, Rubia ha vuelto a la carretera, a recorrer Galicia de presentación en presentación, con su guitarra y su armónica, como lo hizo también en la Feria del Libro del Cantón de Molíns. «Agora chamoume tamén Fernán Vello para ir ata Carballo a presentalo, ademais quedan Compostela e Vigo», enumera al otro lado del teléfono, asegurando que «se un non se move, as cousas non marchan».

Este sábado 24 de septiembre, se levanta para Xoán Rubia el telón de un escenario «que me ilusiona» especialmente, confiesa. Se trata de la capilla del monasterio de Santa Catalina de Montefaro, que se abre para él por la invitación de la Asociación de Amigos de Santa Catalina. «Pasaba por alí é unha escusa estupenda para facer unha pequena glosa, amosar unhas diapositivas daqueles anos explicando as temáticas satíricas e sociais dos meus temas, e dar paso ao recital».

A su lado, como sucede casi siempre en los últimos años, estará el «músico poliédrico» Daniel Adzemian y se servirá de un buen amigo, el ingeniero jubilado Juan Prados, para que fluya la charla aprovechando que ha prolongado sus vacaciones en Ares antes de regresar a Barcelona. «É moi complicado falar dun mesmo, das túas cousas… É comprometido, por se deixas algo ou alguén importante no tinteiro», advierte Rubia al empezar a hablar de su libro autobiográfico.

«A Nova Canción Galega bebeu da rebeldía»

«Non é unha biografía», nos corrige rápidamente, «é unha exposición dunha etapa vital que pasei. Coa escusa de falar disto, apetéceme moito cantar en foros íntimos porque aínda hai cousas que dicir e hai un déficit de canción social… Agora os cantautores son máis comerciais e non inciden tanto nas cuestións como facíamos nos 70», aprecia, dando paso a una pregunta inevitable: ¿aquellas canciones siguen teniendo vigencia y siendo necesarias?

«Hai vixencia e motivos. Aquela posición nosa era de rebeldía e críamos que cunha guitarra poderíamos cambiar o mundo… Tampouco estabamos inventando nada. Velaí estaba Joan Baez ou Peter Seeger loitando polos dereitos civís en Estados Unidos ou os estudantes indo da man dos traballadores no maio francés. Había un caldo de cultivos nese final do sesenta e principio dos 70 e a Nova Canción Galega bebeu desa rebeldía social e conformou un movemento pola liberdade».

Sin ánimo de «quitarlle méritos», en la humildad de Rubia no caben tampoco demasiadas ovaciones al movimiento en el que participó: «O obxectivo está por ver e discutir se o tivemos conseguido ou non. Aquelo foi o que foi nun momento de divulgación restrinxida, sen grandes medios de difusión, e non permitiu máis», lamenta. Pero, sin quedarse instalado en la nostalgia, anuncia el mugardés que cumplirá 75 años el próximo 27 de octubre y yo le digo lo que pienso: que ha llegado estupendamente física y mentalmente, con mucha vida que disfrutar todavía, aunque lo escucho un poco apesadumbrado.

Subir y bajar una montaña

«Estou contento, satisfeito… Alá vou. O que non quero é chegar a ser patético no escenario porque unha retirada a tempo é unha vitoria. Os anos pasan, non pretendo facer grandes cousas, pero a miña voz responde e mentres siga consciente estarei disposto a falar e a cantar», sostiene Rubia, al que los años le han vuelto, dice, «máis asertivo. Agora non vou procurando a aceptación da xente que me rodea. Quero pasar tempo comigo mesmo e encarar o envellecemento. Un non pode andar desesperado por baixar a pendente da súa montaña».

Esa bajada llegará, pero antes, de momento a Xoán Rubia lo que le toca es subir a un monte con una pendiente pronunciada, la que separa el puerto de Mugardos del monasterio aresano, en A Bailadora, donde para el sábado pide «unha situación na que estea abeirado coa xente, que se sintan libres de participar na conversa… Que sexamos quen de conversar cantando nun faladoiro no que todos tomen parte. Oxalá sexa quen de transmitir todas estas sensacións». Así sea.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies