Home / Actualidad / Una comarca a la espera de auxilio sale de nuevo a la calle el Primero de mayo

Una comarca a la espera de auxilio sale de nuevo a la calle el Primero de mayo

La manifestación de la CIG terminó en la plaza de la Constitución (foto: Ferrol360)

MARTA CORRAL | Ferrol | Sábado 1 de mayo 2021 | 14:55

En Ferrol —supongo que también en otros lugares, pero aquí estamos para analizar el terruño— existe una categoría de personas que se las distingue por ser «míticas de las manis». Ya saben a lo que me refiero: esa gente que te encontrarás con toda probabilidad si acudes a casi cualquier manifestación, lleven la pancarta y la bandera o no la lleven. Esos que este sábado tampoco han faltado a las movilizaciones por el Día Internacional del Trabajador (y de la trabajadora).

Del otro lado están aquellos que veían pasar la manifestación desde una terraza, tomándose una caña, o paseando tranquilamente con una sonrisa burlesca incipiente tras su mascarilla. Son los que se mofan y no participan de las luchas, pero se benefician de ellas, como nos beneficiamos todos de los derechos que se reclaman y se consiguen saliendo a las calles desde que el primer ser con conciencia protestó por primera vez.

De nuevo los sindicatos han divido en dos sus actos reivindicativos. Por un lado, la CIG avanzó en solitario desde su sede en la avenida de Esteiro hasta rematar en la plaza de la Constitución, en el Cantón de Molíns. CCOO y UGT han salido juntas desde O Inferniño para acabar en la plaza de Armas. Ya se han escuchado las voces de siempre criticando que «no son capaces de unirse ni para protestar», pero ya sabemos que son de los que tampoco se unirían si esto no fuese así.

Siguiendo en lo superficial, antes de entrar en materia política, permítanme que confiese que me llamó la atención que, si bien la convocatoria de la CIG solía ser históricamente menos numerosa, el número de asistentes a ambas se ha venido igualando. Además, tengo que decirlo: nadie ha cuestionado esta vez —como sí ocurrió con la peligrosísima protesta feminista de hace un par de meses—, que los actos reivindicativos al aire libre no tiene por qué suponer un peligro aunque sean capaces de reunir a más de un millar de personas.

El alcalde de Ferrol, Ángel Mato, se ha manifestado junto al resto de ediles del Gobierno local. También han estado los portavoces de Ferrol en Común y BNG, Jorge Suárez e Iván Rivas, al igual que otros miembros de la corporación como Suso Basterrechea y María do Mar López. Durante unos minutos las dos manifestaciones compartieron espacio en Armas mientras la CIG marchaba al Cantón. En ambos casos se entonó la Internacional y el himno gallego para despedir sendas lecturas de comunicados.

En una situación de emergencia como la que viven las comarcas, se recordó a los trabajadores despedidos de empresas como Cándido Hermida o Gabadi. También a sectores que están movilizándose por un convenio digno, como el de las limpiadoras. No se olvidó tampoco al sector naval, a las trabajadoras de cuidados, a los afectados por el cierre de As Pontes. Todos ellos, según los sindicatos, comparten un rasgo común: están siendo perjudicados por una reforma laboral que hay que derogar.

Manel Grandal, de la CIG, habla de una situación «desesperada», de «precariedade absoluta». Las comarcas están sufriendo «ERTEs á carta por mor dun Goberno chamado de esqueradas que aínda non se atreveu a lexislar para botar abaixo unha reforma laboral que está sendo un verdadeiro cancro». Reivindica una «saída xusta» y advierte de que «se non somos capaces de darlle un xiro, unha volta, vaise afondar máis nestas políticas neoliberais».

«Un sistema que mira só para encher os petos dos ricos, que son máis ricos en contra das maiorías sociais», añade Grandal, enumerando que hoy en día «todos os sectores están tremendamente castigados». Por su parte, José Antonio Díaz Casteleiro, de UGT, consideró que la movilización de este sábado ha sido «un éxito», reiterando que continúan con su reclamación para derogar las reformas laborales, subir el salario mínimo interprofesional «que permita ás familias máis desfavorecidas ter un futuro viable» y subir las pensiones.

En esta misma línea se ha pronunciado Santiago Díaz, en ausencia del nuevo secretario general de la Unión Comarcal de CCOO, José Hurtado. «É o momento de recuperar dereitos, de levar a cabo xa a reforma do mercado de traballo. É o momento de seguir subindo o salario mínimo, que quedou paralizado sen ningún motivo. Toca tamén retomar o tema das pensións, porque había unha reforma pactada no marco do Pacto de Toledo, e tamén de acabar coa precariedade e temporalidade, sobre todo no caso dos servizos esenciais, que afectan principalmente a mulleres e xente nova».

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies