Home / Eume / A Capela / Viviendo deprisa [S E X O]

Viviendo deprisa [S E X O]

COSAS DE NOELIA | Viernes 10 julio 2015 | 19:34

Ahora sí que vivimos deprisa y no cuando lo decía Alejandro Sanz.

Las nuevas tecnologías, el hambre de conocimientos y la sed de acalorados debates sociopolíticoeconómicos de índole mundial que se ciernen sobre nosotros como millares de mosquitos en un pantano, nos llevan a buscar todos aquellos estímulos que se abalanzan sobre nosotros y a separar, como haríamos a dos brazos contra los millares de mosquitos del pantano anteriormente mencionado, todos aquellos que nos sobran.

En plena era del microblogging no interesa profundizar, sólo titulares. Dame titulares, dame titulares, DAME TITULARES queremos con el ansia de Triki pidiendo galletas y gritando como en Jerry Maguire. Y sólo si el titular es lo suficientemente ingenioso para enganchar al usuario éste entra en el contenido.

Has echado una visual a la longitud de este texto para decidir si lo vas a leer o no. Bah, hoy no es demasiado largo. Menos mal. ¡No puedo malgastar mi vida! Tu tiempo es valioso. Tienes mucho que ver. Tienes TODA LA INTERNÉ a tu disposición. Quieres algo rápido, inmediato. ¡Lo quieres todo, lo quieres ya y lo quieres gratis! Entre toda la oferta a tu disposición te interesa la cantidad de lo que puedes absorber en el menor tiempo posible. ¡No puedes quedarte atrás en la más rabiosa que nunca actualidad!

No puedes tomarte ni el tiempo para pensar en la respuesta al mensaje que te ha enviado tu amigo por Whatsapp o Facebook. Ya sabe que has leído el suyo. Yo te maldigo, doble blue check. Estúpido y sensual «Leído». Saben que estás en línea. Sus llamadas quedan registradas. El quedar bien ha muerto. El mal rollo ha venido para quedarse en las relaciones sociales. Angustia es tu segundo nombre. Te echas la mano al pecho para que no se te vaya la vida. Rápido, mándale un OK, un Luego hablamos, tengo lío. Una persona que está físicamente a tu lado te está hablando pero no tienes ni idea de lo que te está diciendo. Estás concentrada moviendo tus pulgares. Si el mensaje es más largo prescinde de las vocales y de los signos de puntuación. ¡No entres en la aplicación, sabrán tu última hora de conexión! Suspiras y resoplas como placebo. Te juro que te quiero, que me importas, me importas mucho, pero estaba ocupada, de verdad. Créeme. El Facebook te avisa que es su cumpleaños. Tienes que felicitarle. Mándale un gif con una tarta. La canción de Parchís, lo que sea PERO YA.

Vives con una ansiedad continua. BUM BUM BUM. Los minutos parecen segundos si los marcan los latidos de tu corazón. Tienes que descargar los vídeos de los grupos de Whatsapp. Las fotos. Pon un jajajaja, es un comodín como otro cualquiera. Sal del paso. Nadie te va a decir algo malo por un mensaje. ¿O SÍ? Silencias los sonidos de las notificaciones que te golpean como la tortura medieval de la gota de agua en la frente. Te han enviado un comentario con un enlace. A Youtube. Ábrelo. Mira el título, malo será que no conozcas la canción. Si no, reprodúcela durante tres segundos. Tres segundos no es mucho tiempo. Y habrás cumplido. Jajaja. Mola, respondes. Qué bien: el autocorrector se ha encargado de las mayúsculas. Te manda otra canción. El corazón se acelera. Te llaman al teléfono. Contestas. Somos seres a un móvil pegados. En un establecimiento te atienden mientras hablan por el móvil, haciéndote gestos. El mensajero te trae un paquete hablando por el móvil. Atiendes al fijo hablando por el móvil. Te llaman al fijo cuando aún están hablando con otra persona por el móvil. Contestas al móvil cuando el anestesista está a punto de meterte la sedación. Después te llamo, ahora estoy aquí en el médico. Ay sí, nada mujer, que tenía mal la rodilla y mira, al final me operan. Sí, hija, con los cambios de tiempo me ponía fatal.

¡BASTA!

Calma.

Todo está en calma…
Deja que el beso dure…
Deja que el tiempo cure…
Deja que el alma tenga la misma edad que la edad del cielo…

«El quedar bien ha muerto. El mal rollo ha venido para quedarse en las relaciones sociales. Angustia es tu segundo nombre. Te echas la mano al pecho para que no se te vaya la vida»

«El quedar bien ha muerto. El mal rollo ha venido para quedarse en las relaciones sociales. Angustia es tu segundo nombre. Te echas la mano al pecho para que no se te vaya la vida»

Publicidad

campamentos

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies