Home / Cultura / Willie & Winnie:«Hay que tener cuidado con lo que se escribe porque se acaba imponiendo sobre ti»

Willie & Winnie:«Hay que tener cuidado con lo que se escribe porque se acaba imponiendo sobre ti»

Andy & Elise retratados por Alicia Seoane en Santiago.

TEXTO y FOTOS: ALICIA SEOANE | Ferrol | Miércoles 27 abril 2022 | 11:15

Andy (Andrés Toimil Bellón) & Elise (Elisa Sánchez Sedes) son pareja, también musical. Viven en Santiago aunque son de Ferrol. Hace unos diez años les conocí tocando cuando todavía eran Kozmic Blues. Entonces tenían otra energía. El tiempo ha pasado y va dejando muchas cosas atrás, entre ellas el enfado y la prisa por llegar a ningún lugar. Esta pareja han ido creciendo juntos y eso se nota en su música.

Willie & Winnie es su nombre actual, su música esta compuesta a base de alguna riña y otras dosis de pequeñas alegrías. A mí me suenan muy a Mark Lanegan e Isobel Campbell, pero seguramente suenen a muchas otras cosas más. Hemos quedado en Santiago, en un pequeño café muy mítico de la plaza de A Quintana. A ellos les gusta pasear y ver iglesias, a mí también me gusta. Estamos de suerte aunque, para no variar, llueve. Afortunadamente la cafetería está casi vacía y las calles también.

FERROL360 – Contadme un poco, ¿por qué elegisteis este nombre de una pareja de la obra de teatro Los días felices de Samuel Beckett?

ANDY – Yo interpreto el contexto general de la obra en el que veo una mujer que es algo más optimista y que, pese a ser un personaje que está como soterrado, se agarra a las pequeñas cosas. A mí me resulta interesante la capacidad de resistir y esa capacidad de autoengañarse para seguir adelante que tenemos los seres humanos. [Risas].

ELISE – Nosotros, a veces, somos muy realistas, y esto la gente lo puede confundir con ser pesimistas.

A – No tenemos una visión simplista de la vida, porque no creemos en eso de que venimos al mundo a ser felices, más bien nos llegaría con aspirar a estar tranquilos.

E – Efectivamente, algo de este título es una ironía porque hoy existe como una especie de positivismo radical, como si todo el rato tuviésemos la imposición de ser felices. Y en cuanto una persona tiene algún mínimo problema, a la gente que lo pasa mal con ansiedad o con cualquier crisis, parece que la sociedad le da la espalda.

360 – Hay algo que se transmite en vuestra música y en la forma de hacer vuestros vídeos que parece que bebe de otras épocas que no están tan presentes en vuestra generación. Incluso en las fotografías que tomáis se ve como cierta nostalgia existencialista muy a lo Tarkovsky, ¿os veis identificados en esto?

A – Hay algo en Tarkovsky que, a pesar de tener creencias religiosas sin ser cristiano del todo, nos atrae porque también es un poco lo que acabamos de hablar: él percibe la vida como sacrificio, a veces nos acabamos preguntando si en el fondo seremos cristianos aunque extranjeros de la Iglesia. Aunque también nos encanta visitar iglesias, de hecho nuestro lugar favorito es la Colexiata do Sar y esa sensación que se respira en ella. Nos gusta esa idea de ser extranjeros en todas partes.

360 – Contadme ¿cuál es el proceso que vais haciendo desde Kozmic Blues hasta ahora y cómo seguir haciéndolo juntos desde el año 2014?

A – Yo creo que empezamos haciendo versiones para divertirnos. Más tarde y poco a poco empezamos a componer. En nuestro primer disco, Premonition, se refleja lo que son nuestras influencias. En el segundo, Dream for winter, nos centramos en hacer algo más propio. Luego llegaron años de tocar, tocar y tocar mucho. En esos tres años fuimos dejando atrás mucho romanticismo, creo que hasta nos cambió el carácter. También nos coincidió esa época de llegar a la Universidad y de llevarse ya un desengaño muy grande. Como cierta decepción y un choque con la realidad, que creo que es muy necesario porque te hace ir cambiando muchas cosas.

E – Yo me vengo a hacer la carrera de Filología Inglesa y Andy la de Historia del Arte. En el cuarto año dejé la carrera. Es verdad que quizá empezamos a hacerla con ganas de estudiar, pero la realidad es que queríamos dedicarnos a la música. Quizá esa prisa que la gente veía era por eso, porque queríamos trabajar de esto muy rápido. Andy dejó también la carrera y se puso a estudiar música y yo me puse a hacer teatro. Hay un libro de Bukowski en el que dice: «no entiendo que la gente quiera trabajar en una jornada de 8 horas».

Nosotros veíamos todo esto así, no estábamos volcados a la idea de trabajo como se impone. Fuimos de alguna forma haciendo un proceso de aceptación con lo que supone toda esta crisis vital. Al final terminé mi carrera de Filología y me sentí muy aliviada, muy ligera. En la vida real, cuando ves cómo está todo, acabas haciendo cosas que se te pueden dar bien, que te pueden permitir tener cierto trabajo en las mejores condiciones posibles y que te dejan tiempo para seguir con la música, que es lo que nos gusta. De toda esta época nuestras letras están llenas de realismo y de cierta decepción. Ahora mismo yo trabajo de profe de inglés y no puedo quejarme. Me gusta mi trabajo y me permite tiempo para seguir componiendo con cierta libertad.

A – A veces es como si tuviésemos una especie de conciencia colectiva compartida, así que estamos muy acostumbrados a compartir mucho: lecturas, pensamientos, vivimos mucho desde dentro. Nuestra sensación con el mundo es muy sensible, es de dentro a fuera y esto lo compartimos juntos, nuestra percepción a veces es como si estuviésemos en otra realidad. Ser ajenos y estar muy presentes.

360 – ¿Cómo es vuestro proceso de composición? ¿En qué os inspirais?

A – Normalmente componemos por separado, pero a veces no y acabamos peleando un poco. Ya sabes que en los grupos suele haber un líder, en nuestro caso ambos tenemos mucho carácter, pero nos compenetramos muy bien. Algunas las componemos juntos, pero otras las componemos por separado y luego las vamos armando entre los dos. Nuestras letras se inspiran en lo que tenemos alrededor. Al principio eran letras más coléricas, con el tiempo ya dejamos de componer por estímulos y empezamos a hacerlo de forma diaria.

E – En eso él es más metódico. Yo siempre he escrito un poco de sensaciones o impulsos que me van viniendo en el día a día. Siempre tuve un diario, los tengo desde los 7 años, y me gustaba ir escribiendo percepciones. Escribo de una experiencia y de forma más intuitiva. Ahora estamos más tranquilos en vez de decepcionados, vamos estando más en una aceptación de la realidad. Ya no estoy tanto en la incertidumbre y el miedo, aunque los tengo también porque la incertidumbre en estos días es algo que está muy presente en nuestra generación.

A – Desde hace un tiempo fuimos dejando de escribir canciones coléricas. De alguna forma, hay que tener cuidado con lo que se escribe porque se va imponiendo sobre ti. Yo me siento más escritor que músico. Si haces cosas coléricas, ese sentimiento se acaba creando dentro de ti. De alguna forma ahora hacemos un trabajo de una forma algo más sana, más tranquila y pausada. Nos gusta trabajar de forma lenta. Nuestro último single lo hemos realizado en casi un año. Vamos haciendo procesos más lentos y disfrutándolo, sin prisa. Para mí la música la veo desde una perspectiva literaria. En esto la influencia de nuestro profesor de teatro, Carlos Neira, fue muy importante. Nos enseñó mucho de arte, de cine, de música. Fue un gran referente para nosotros a la hora de encontrar fuentes de inspiración.

360 – En vuestro último single, Midnight Crisis, producido por Ferror Records, tenéis un punto de otra época, como si fueseis dos ladrones de la Nouvelle vague. ¿Estáis un poco alejados de ciertas tendencias que parecen envolverlo todo?

E – Es verdad que nosotros siempre nos hemos sentido un poco aparte. Nuestros vídeos, nuestra forma de ser, es estar siempre por fuera de. Una vez nos reíamos porque hasta en algunas fotos salimos como fuera del propio marco. Supongo que si hubiésemos nacido en los 60 también seríamos de otra cosa fuera de los 60, porque esto es algo nuestro. A veces nos obligamos a hacer giras y dar conciertos por obligarnos un poco a estar en contacto con la gente.

A – Nuestra personalidad tiende un poco a cierto aislamiento y podemos pasar tiempos largos sin necesidad de gente y esto se nota en nuestro universo musical, pero nuestras influencias son muy eclécticas y también bebemos mucho de lo actual. En Midnight Crisis se funde nuestra vertiente más experimental con la más tradicional. Podríamos definir este tema como una balada aterciopelada que abarca sentimientos cercanos a la desorientación, la búsqueda y finalmente el desengaño.

Este vídeo dirigido por Xaime Miranda, de tonos suaves y decoración austera, recuerda a las imágenes del gran Robby Müller. El vídeo narra una historia que al principio no está clara. Por su estilo cinematográfico podría tratarse de algo literal; sin embargo, acompañado de la letra, puede tratarse de algo más simbólico. Todo depende de si prestamos atención al vídeo, a la letra o a ambas cosas simultáneamente. Este tema, como todos, es un intento más de expresarnos, de encontrarnos, de resolver algo interior. Y de cómo sobrevivir en un mundo hostil, técnico e interesado sin perder la esencia personal.

360 – ¿En qué momento estáis ahora? Porque veo que también hacéis fotografía…

A – Tenemos ganas de hacer un trabajo de sonido e imagen porque nos gusta mucho llevar la cámara con nosotros. Hicimos un álbum, Traces, que es más electrónico, y nos gustaría concebirlo como instalación, como algo de sonido ambiental mezclado con las polaroids y otras imágenes.

E – Yo empecé con el móvil y Andy me decía que hacía fotos muy bonitas, que por qué no me compraba una cámara. A mí me parecía una locura. También conocíamos a Miguel Vidal, que hace unas fotos muy chulas. Él nos hace las fotos de los discos y fue gracias a él, que le pregunté también qué cámara comprar. Ahora, cuando salimos de paseo vamos los dos con nuestras cámaras y es una forma de pasear y de estar. Como estamos los dos solos, en mis fotos sale Andy y en las suyas salgo yo. Es como un diálogo entre los dos que puede acompañar muy bien nuestras letras.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies