Home / Eume / ¿Y sin el sayo pa cuándo?

¿Y sin el sayo pa cuándo?

MARTA CORRAL | O falar non ten cancelas | Sábado 9 junio 2018 | 22:35

Si esto se trata de una broma tengo que decirte que se te ha ido de las manos por completo. No tiene gracia. Estamos a 9 de junio y llevo un jersey de lana, botas y abrigo. ¿Quién coño nos está robando la primavera?

Caminar por la calle, cuando puedes levantar un poco la vista sin que se te empapen las gafas, es hacer inventario de miradas llenas de desidia. No sabes hasta qué punto nos influye el tiempo en el carácter. Nos estás volviendo tristes y eso sí que no.

Que, vaya, no te iba a pedir a estas alturas andar presumiendo ya de moreneo, que soy gallega y tengo los pies en el suelo, pero un tobillo al aire, un bajar solo con una rebequita, una chancliña aunque sea a mediodía… Un algo, por favor, que sigo con medias tupidas y a mí me habían dicho que iba a suceder el verano del amor y buena falta nos hace.

Vemos los bañadores en los escaparates y queremos llorar fuerte. Estamos a 15 litros cúbicos de lanzarnos a las farmacias a por antidepresivos. Recuerdo que hubo una noche en mayo en la que no refrescó. Qué lejana parece ahora.

«Hoy hay mucha gente, ¿qué pasa?», me preguntaban unos amigos gaditanos que estaban aquí trabajando esos días. «Pues que no llueve y la temperatura es buena». Ellos, con cazadoras dentro del bar, que todo hay que decirlo: «¿Es por eso? ¿Pero no estáis acostumbrados ya?». Pues mira, no.

Que contamos con la lluvia de octubre a marzo, pero carallo. ¿Recordáis lo de la sequía esa de diciembre? Yo tampoco. La gente está tan desesperada que nunca tantos pantallazos vi en redes sociales con el parte del tiempo semanal. La cosa está muy crítica y lo demuestra que hoy me ha llegado varias veces por WhatsApp un meme que, lamentablemente, nos representa:

WhatsApp Image 2018-06-09 at 19.09.46

¿Vas a dejar que suceda eso? ¿Que se vaya al garete el comienzo del verano, una de las noches más esperadas y más nuestra? Es que no te lo vamos a perdonar jamás, Carmena, hablo muy en serio. Que ni un maratón de los mejores momentos de Eugenio y Martes y 13 me va a sacar del pozo, Hulio.

Vamos a ver, negociemos. Que un chaparronciño de vez en cuando nos da hasta alegría, pero si hace calor. Que hasta en Dirty Dancing llovió, pero DOS VECES en toda la película. ¿Vas entendiendo la movida?

Necesitamos sumergirnos en la ría sin que los labios se nos pongan morados. Dar besos con sabor a salitre. Echar la siesta en la toalla para curar la resaca. Ponernos las gafas de sol porque hace sol y no solo para salir del Guetto a las nueve de la mañana y que no nos reconozcan.

Queremos terracear y posturear en Instagram, hombre ya. Pintarnos las uñas de los pies y que no se nos chafen cuando nos tengamos que poner los calcetines y las katiuskas después. Pedimos poder bajar a nuestros perriños y no tener que secarlos al llegar a casa para que el hall no parezca la sauna de King Kong.

¿Te parece que pedimos tanto? Piénsatelo un poco. No tienes que responder ahora, pero no te demores. No nos abandones a la orilla del camino. Sé misericordiosa, Alanis.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*