Home / Cultura / Carolina Martínez: «Mi forma de fotografiar es espontánea, no me gusta planificar las fotos»

Carolina Martínez: «Mi forma de fotografiar es espontánea, no me gusta planificar las fotos»

Carolina Martínez en la plaza del Museo Naval fotografiada por Alicia Seoane.

TEXTO y FOTOS: ALICIA SEOANE | Ferrol | Martes 5 abril 2022 | 11:32

Algunas personas quizá conozcan a Carolina Martínez como Señorita Martínez por su cuenta de Instagram, otras personas a lo mejor han mirado sus libros de fotografía en el perfil de show me your books, y otras quizá se la hayan topado metida en eventos musicales, organizando todo el sarao.

A Carolina Martínez podemos encontrarla en muchas facetas porque si tiene algún don es ser como un camaleón: es fotógrafa, comisaria, organizadora de eventos musicales… Pero, además, tiene una mente totalmente despierta para cualquier cálculo numérico, pues esta mujer es ingeniera naval, así que lo mismo te la encuentras en la cubierta de un barco rodeada de planos que gestionando una feria de discográficas independientes en la Luis Seoane de Coruña. Una mujer con múltiples talentos y que además ¡sabe hacer que las cosas funcionen!

FERROL360 – ¿En qué momento descubres la fotografía?

CAROLINA MARTÍNEZ – La verdad que la foto la descubrí pronto, mi padre tenía una cámara réflex en casa y siempre me atrajo. Me parecía algo bonito. Mi padre vio que me gustaba y me compró una cámara. Debía de tener 14 o 15 años. En el Grupo Bazán hicieron un curso de iniciación a la fotografía y ya me inscribí. Era un curso que se hizo antes de que existiese el propio grupo que es hoy, es decir, hace muchos años…

360 – Y después de ese primer contacto, ¿decides continuar?

CM – Ya me habían comprado la cámara y en ese momento hubo un concurso de postales de Ferrol, creo que se llamaba Spinnaker o algo así. Todavía se hacían diapositivas, todo el mundo quedaba en el mismo sitio y ellos te revelaban la diapositiva. Tenía que ser la primera que sacabas, ¡imagínate qué tiempos! La foto que ganó el tercer premio fue una que había hecho yo del Marqués de Amboage. En mi casa vieron que me gustaba y me apoyaron. En aquellos tiempos yo iba a revelar a Josbe, donde conocí a Jorge Meis, así que mis padres le pidieron que me diese clases particulares. Después ya me montaron un laboratorio en casa para ir a revelar y ya tenía las clases todo los jueves con Jorge… ¡así empezó todo!

360 – ¿Cómo fue el cambio al digital?

CM – Me costó al principio, pero luego ya se fue dando de forma natural, te acabas acostumbrando. Yo nunca fui de disparar deprisa ni muchas fotos, así que en un sentido en el digital tampoco hago muchas. Mi forma de trabajar es muy espontánea, no suelo planificar demasiado las fotos. Es algo más encontrado. Hago fotos y, al final, en cada momento me voy dando cuenta de que son como capítulos de mi vida. Los temas se van formando solos dentro del propio archivo y acabo sabiendo cuando un tema se ha agotado porque va con la propia vida. Y una ya sabe por dónde anda en cada momento.

360 – De tus trabajos fotográficos, ¿con cuál te identificas más?

CM – El trabajo de All tomorrow´s parties, fue un trabajo que tardé muchos años en editarlo y que está muy vinculado a un período de mi vida. Pero no tiene nada que ver con el último que acabo de exponer en el Novembro Fotográfico de Pontedeume: Traza. Quizá la forma de fotografiar no sea tan diferente, pero sí el tema, y en muchos casos el tratamiento de las fotos. Si en el primer trabajo todo iba muy rápido en mi vida, en el trabajo de Traza donde acompaño a mi abuelo en sus últimos paseos todo va lento, es justamente todo lo contrario.

360 – ¿Cómo fue el proceso de publicación de All Tomorrow´s parties ?

CM – Pues fue algo bastante inusual que a alguien sin mucha carrera detrás le ofrezcan publicar. La editorial Cousa Nostra, formada por Mark de Zlick y Alberte Pereira, estaban sacando una colección de libros de fotografía, a la vez que sacaron el mío sacan otros dos más: el de Simone Maestra y otro de un fotógrafo de Ferrol, Luis Botana. De momento, la colección se quedó ahí [cara desconcertada]. La edición del libro para mí es algo muy especial, primero porque un libro es un objeto en sí mismo y no es efímero como una exposición. Como objeto un libro tiene rotación, traslación y tiene, también como decía Juan Valbuena, nutación. Él decía que un libro es como la tierra tiene traslación, rotación y nutación.

360 – El trabajo de tu abuelo, Traza, ¿cómo fue surgiendo?

CM – En este trabajo hablo del territorio que voy descubriendo en los paseos durante doce años con mi abuelo. Habla de la casa para fuera. Del territorio como espacio, como patrimonio inmaterial, emocional, como una forma de imprimir carácter. Ese caminar por el territorio como una forma de posicionarse ante el mundo. Ahora me gustaría rescatar las imágenes que fui tomando en la propia casa, dentro, poder trabajar más ese tema del hogar, la propia casa como ente, como personalidad propia. No sólo entendida como construcción, si no como intimidad, como sentimiento de arraigo.

360 – Después de un periplo que continúa dentro del mundo de la fotografía, donde a parte de proyectos personales también trabajaste como comisaria del Outono Fotográfico en la zona de Ferrol, has dado un salto y has empezado con la gestión de eventos musicales, ¿cómo surge esta idea de traer a Galicia el Sofar Sound?

CM – Descubro el Sofar en un viaje de trabajo a Londres, justamente iba a quedar con un amigo australiano de la época de mis diarios de All Tomorrows parties. Él en ese momento no podía quedar y me aconseja ir a uno de estos eventos que organizaba Sofar en Londres. Así que me planté allí. En esa semana fui a dos eventos. En ese momento estaba cansada del mundo de la foto y de toda la experiencia de comisaria y de situaciones que se habían dado. Pero yo siempre tuve las ganas de crear y de organizar cosas. No quería desaprovechar esto. Así que, como la música en directo es algo que me encanta, pues el Sofar me gustó mucho como propuesta.

Al final el Sofar Sounds se funda en Londres, nace de una idea de 4 amigos. Hoy ya funciona como empresa, pero al principio fue una iniciativa de un grupo de personas que estaban hartos de escuchar música en bares dónde la gente no escucha la música. Así que empiezan organizando conciertos en los salones de su casa y de sus conocidos. Finalmente esta idea ya funciona en muchos países y hoy es una empresa. Tú te apuntas a un concierto que no sabes ni dónde va a ser, ni quiénes van a tocar. Antes del concierto te envían un enlace con el lugar, al llegar tocan 3 bandas durante 20 minutos cada una. Los espacios suelen ser lugares que nos son habituales para dar conciertos: desde una barbería, sastrería, hasta en Ferrol en el Museo Naval… Lo importante es también poner en valor los espacios, poner en valor la música local y, sobre todo, vivir la música de otra manera. Llegar a nuevos públicos que no van por ver a nadie en concreto porque el cartel juega con ese factor sorpresa.

360 – El Sofar lo estáis haciendo más en la zona de Coruña que en Ferrol, ¿no?

CM – El proceso de llevar a cabo el Sofar fue largo y arduo, te exigen unos mínimos, tienes que estar hablando desde Londres para ir haciendo un plan de negocios, en fin… Yo veía que para mí sola esto iba a ser mucho. Ese mismo año en un festival que me gusta mucho, El Esmorga, conozco a Michel (Miguel Valiña), él tiene un blog de música y está muy metido en este mundo… Hablando de todo, le cuento esta idea mía, eso queda ahí… La sorpresa fue que al siguiente lunes me llama y me dice: ‘me meto contigo en esto, me ha gustado la idea’. Y ya empezamos a organizarlo. Para mí Michel es ahora como mi hermano mayor.

360 – ¿ Cuántos eventos lleváis organizados?

CM – Estuvimos dos años organizando un evento al mes…¡son muchos eventos! Al llegar la pandemia tuvimos que parar. Ahora queremos empezar pero tenemos que cambiar la filosofía. No podemos permitirnos hacer un evento al mes, tenemos que ir viendo el enfoque que darle. Hay que pensar que todo esto era con aportaciones voluntarias. Si este sueño se hizo posible fue gracias a la colaboración de cinco personas más que se involucraron por amor al proyecto y por tomarnos una cerveza juntos. Los grupos van en principio gratis a cambio de grabarles un videoclip. Teníamos esas cinco personas que eran nuestro equipo de producción, para entregarles la grabación. Pero sostener esto en el tiempo no es viable. Además empezamos otros proyectos que queremos continuar.

360 – Uno de los proyectos que habéis hecho recientemente fue una feria de discográficas independientes en la Luis Seoane en Coruña ¿no?

CM – Sí, empezamos con esta feria que se llama Disque disco. Fue el primer año que la organizamos pero tuvo muy buena acogida. Tras el parón de la pandemia y en vista de que la gente ha cambiado mucho su forma de asistir a eventos, que es justo lo contrario de nuestra filosofía, que es íntimo, pequeño, cercano… Como nosotros empezamos formando una asociación Distand Sound, que nace con la vocación de apoyar bandas locales y de dar plataforma a esta gente queríamos hacer una feria para poder hacer un encuentro entre discográficas. Vinieron 10 discográficas locales todas de la zona, cada una daba una charla y elegía una banda para hacer pequeños conciertos de 20 minutos. Las bandas que no podían hacer directos, hicieron pinchadas. En fin, vinieron 700 personas, que no es mala asistencia. Nuestro sueño es continuar con esto, quizá que vengan más discográficas, que podamos continuar trabajando en esto… Queremos hacer una propuesta para el próximo año de música y audiovisuales.

360 – No te olvidas entonces de esa parte visual que te sigue enganchando, ¿no?

CM – Bueno, que ando en cosas de foto ya lo sabes tú, ya cuéntalo tú si quieres… [risas]. Bueno, con este colectivo de Papel de calzoncillo, si nos podemos llamar colectivo o grupo, o no sé, vamos a sacar pronto una edición de un pequeño fanzine, editado con fotografías de todas: Lupe Vázquez, Carolina Martínez, Alicia Seoane, Alba Spam y Suqui Castro. Esta publicación será creada y narrada de manera colectiva también. Estamos buscando espacio para exponerlo y presentarlo, y esperemos que sea el primero de cinco pequeñas publicaciones cada una de ellas inspirada en el universo propia de cada una de nuestras compañeras. El primero respira un poco el mundo creativo de Suqui Castro que no tiene pérdida.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies