Home / Cultura / Elga Fernández Lamas: «No entiendo a la gente que dice que Ferrol es feo»

Elga Fernández Lamas: «No entiendo a la gente que dice que Ferrol es feo»

Elga Fernández Lamas retratada por Alicia Seoane

TEXTO y FOTOS: ALICIA SEOANE| Ferrol | Martes 27 Julio 2021 | 14:23

La ilustradora ferrolana Elga Fernández Lamas pasó unos días en Ferrol como invitada en un evento que organizó a principios de junio el Concello de Fene, Viñetas do camiño. Una caminata ilustrada bajo la mirada de otros artistas como Blanca Escrigas, Beatriz Seijo o Leandro Lamas con el objetivo de promocionar el Camiño Inglés.

Esa semana hacía sol y el verano iba dejándose caer con muchas ganas, algo que nos parece una broma después de estas semanas casi otoñales. Pero entonces estábamos en una terracita del Cantón y los cochecitos ya campaban a sus anchas a nuestras espaldas y poudimos charlar acompañadas de lucecitas y dibujitos de ardillas y ratones. Afortunadamente aun no han abierto las atracciones y la música de fondo no es la de Súbeme la radio.

Con la banda sonora de las cucharillas y olor a café empezamos a charlar de aquellas primeras estampas de Ferrol que tuvieron tanto éxito, la grúa de Astano, la Fábrica de Lápices o el Copacabana. Elga tiene cara de niña traviesa, no tiene pelos en la lengua, se ríe todo lo que puede y valora los detalles más pequeños de la vida. Transmite el mismo color que sus ilustraciones.

FERROL360 – Me gusta empezar por el principio y saber si tienes algún recuerdo de sentir que te gustase en especial el dibujo y la ilustración, aunque imagino que casi todos los niños podrían decir que tienen recuerdos de entretenerse pintando, ¿tú esto lo sentías de forma especial o fue algo que apareció con el tiempo?

ELGA FERNÁNDEZ LAMAS – [Ríe]. Pues la verdad es que siempre pienso eso de recuerdo que cuando era niña y me gustaba mucho pintar y en mi caso no es muy cierto. Creo que, a veces, sacamos cosas del pasado y las exageramos para darle sentido. Claro que tengo recuerdos de que me gustase pintar, pero ¿qué niño no los tiene? Si me pongo a recordar también me veo escribiendo y jugando y haciendo las cosas que suelen hacer los niños. O sea, que no puedo decir que mi vocación surgiera desde que nací, es menos romántico pero es así.

Es verdad que si me paro a pensar tengo el recuerdo de que en mi colegio, el Manuel Masdías, había un profesor polaco que daba clases de dibujo. Era muy joven, yo dibujaba mal y llevaba las cosas calcadas para solo tener que pintar. Es verdad que para pintar o ilustrar no es necesario dibujar figurativamente increíble. A veces se trata de saber expresar y eso lo he aprendido mucho más mayor. Yo llego a este oficio por necesidad.

360 – La vida te ha colocado un poco en este camino entonces, ¿en qué andabas tú antes de tomar este giro?

EFL – Pues yo me dedicaba a hacer construcción de decorados. Estudié Imagen y Sonido, estaba dentro del sector del audiovisual feliz como una perdiz, hacía la parte de carpintería. Más adelante, me quedo en el paro y vuelvo a Valencia. El mundo audiovisual requiere de muchas horas desplazada fuera de tu vivienda habitual. A una cierta edad si te planteas tener hijos no es sencillo, al final lo acabas dejando, es poca gente la que aguanta. Las mujeres, si queremos ser madres en este sector, nos vemos en esta situación.

Con todo esto me puse a hacer formaciones de Illustrator a través de un curso del INEM. Entonces me dije: «pues quiero dibujar», y me eché dibujando seis horas al día. Descubrí que no iba a dibujar bien, pero sí me expresaba, conseguía transmitir, así que me puse a hacer un blog de moda y me contactó un tipo italiano que era muy divertido, un diseñador de alta costura. Me pagó todo muy bien y ahí empecé a replantearme un poco el sentido de todo esto.

360 – El deseo de ser madre te puso en otro camino…

EFL Sí, las mujeres tenemos esta situación de tener que decidir. Mi pareja hizo Bellas Artes, es una persona que puede trabajar desde casa y tiene una vida tranquila. Yo me planteaba que si quería tener familia necesitaba una vida más calmada. Sabía que quería vivir entre Ferrol y Valencia, y me venía de Valencia a Ferrol cada tres meses. Ahora con mis hijos es diferente, pero al menos puedo ir viviendo de la ilustración, que es una suerte, y dentro de un tiempo ya veré a dónde me va llevando todo esto.

360 ¿Cuándo te das cuenta de que tu trabajo empieza a tener cierta repercusión?

EFL – Es verdad que a raíz de este trabajo sobre ilustraciones de Ferrol empecé a tener encargos de gente de Madrid. No sé qué pasa en Vogue, que debe de haber mucha gente de Ferrol allí o gallegas, porque a raíz de este trabajo empiezo a tener más encargos. Descubro que muchas escritoras mujeres o fotógrafas conocían este libro o las postales. Me empezaron a contactar y a surgir muchas conexiones. Mira, te voy a dar unas postales de las gallegas que fue lo último que he hecho. [Me saca a las gallegas con sus faldas de colores].

360 ¿Qué te aporta a nivel expresivo la ilustración?

EFL – La verdad es que el momento de sentarme a ilustrar no es el momento que más me aporta. Ese momento es un poco plasmar todo lo que ha sucedido previamente, es concentración y trabajo. La parte de bocetar e investigar es lo que más me gusta, cuando veo que va surgiendo la idea. La gallega, por ejemplo, me surge viendo la perspectiva desde arriba de una foto de dos bailarines de swing. De repente se me cuela una gallega y vi la perspectiva del vestido desde arriba…

Lo que más disfruto es ese proceso de conceptualizar. Es un juego de construcción mental. Ahora, por ejemplo, quiero hacer un librito que no voy a contar mucho de qué, pero esta parte de ir imaginando lo que hacer, ir cogiendo referencias, es la parte que más me engancha. Construir la imagen como si fuera un puzzle, previsualizarla, aunque luego al sentarte suceda otra cosa y se vaya matizando la idea.

360 – En tus ilustraciones hay un punto de reivindicación feminista…

EFL – Lo cierto es que me encanta dibujar mujeres. A veces, para algunos encargos, me gusta presentar mujeres en una actitud firme y tranquila, de «aquí estoy». Luego, para Edicións Embora hice la portada del libro de A contrapelo ou por que rachar o círculo de depilación, submisión e autoodio de la autora Bel Olid. Ella es una mujer que siempre dice que su pareja es un hombre embarazado. Lo cierto es que para esta portada hice mucha investigación y estuve bocetando mucho tiempo, además de ver porno loquísimo o de ver lo que fuese para ir sacando ideas. [Risas].

360 Al final los encargos te van permitiendo ir contando tus historias…

EFL Sí, yo trabajo por encargos principalmente, es de lo que vivo. Los clientes pueden ser administraciones públicas, editoriales, empresas privadas… Como, por ejemplo, el Ayuntamiento de Valencia o Renfe. Yo entrego bocetos e ideas y desde ahí empezamos a trabajar. La verdad es que para mí es un sueño porque todo fue surgiendo a través de una llamada de Compromís en Valencia. Hice unas ilustraciones para ellos de una lámina para las juventudes que las repartieron en Islas Baleares y en más sitios, y tuvieron mucha repercusión y muy buena acogida. Y ya, a partir de ahí, surgió un encargo con el que yo también conecto con mi parte más política y comprometida, País Valenciá, que fueron cuatro ilustraciones un poco polémicas. Esto me permitió darme a conocer más y posicionarme.

360 ¿Cuál es tu reivindicación como ilustradora?

EFL Uso la idea de País Valenciá desde la visión de las posibilidades de la tierra, la idea más enraizada al lugar, y no tanto desde la reivindicación institucional. Para mí es el amor por la tierra, por la huerta, esta idea ecológica que subyace al cuidado de la tierra, que es poner ese amor al lugar donde vives. En el fondo para mí esa idea del cuidado también tiene que ver con el feminismo.

En un momento País Valenciá se usaba de forma natural y, al final, por discursos puede acabar politizándose. Para mí hay algo en reclamar ese amor por el país sin que la propia expresión sea radical ni politizada. Soy una persona que tengo mi visión del mundo, pero soy respetuosa con todas las visiones, excepto con la extrema derecha que no puedo.

360 ¿Qué ideas tienes de cara al futuro? ¿Sigues pensando en hacer cosas sobre Ferrol?

EFL Bueno, dejo aquí un llamamiento a Ferrol Mola, que me encantaría hacer algo en colaboración, a ver si surge algo divertido. Estuvimos hablando por privado, no sé [ríe]. En fin, a ver lo que venga, yo dejo las puertas abiertas…

360 Tu viaje a Ferrol estos días ha sido como ilustradora invitada de Viñetas do Camiño para promoción del Camiño Inglés, ¿algún descubrimiento inspirador de esta visita que nos quieras contar?

EFL He descubierto la figura de Jorge Juan, que está en lo alto de un pedestal en los Jardines de Herrera. Yo tenía una idea de este señor más facha y terrible, pero lo cierto es que además de militar era un investigador que diseñó parte del barrio de A Magdalena y descubrió que los polos de la tierra eran chatos. En fin, que me atrajo este señor. Es verdad que no lo conozco suficiente, pero hay que investigar todo esto bien.

Me gustó mucho la vista del Arsenal desde arriba, también. La verdad es que el evento me ha dado muchas pistas e ideas de cosas que pintar. Ferrol me encanta. La arquitectura de Ucha, por ejemplo, da mucho juego. Es una ciudad que da para muchas cosas, no entiendo a la gente que dice que Ferrol es feo, y me da igual que haya gente que cuestione por qué no vives aquí. Lo cierto es que cuando sales de aquí también valoras esto porque es precioso. Otra cosa es la pena de ver que las crisis están sacudiendo muy fuerte a una ciudad que ya de por sí estaba debilitada, pero tendremos que inventar otro proyecto de ciudad. No sé [se queda pensativa] o ¡dibujarlo!

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies