Home / Cultura / Quant: «Mi música nace como reacción al aburrimiento»

Quant: «Mi música nace como reacción al aburrimiento»

Óscar Quant fotografiado por Alicia Seoane en el mercado Central de A Magdalena.

TEXTO y FOTOS: ALICIA SEOANE| Ferrol | Martes 22 febrero 2022 | 10:42

Óscar Sabín, más conocido como Quant, acaba de cumplir 45 años. Por su cumpleaños se ha regalado cinco vinilos que ha encontrado a muy buen precio en una tienda de A Coruña. Es cierto que la edad nada tiene que ver con la vitalidad, con la juventud o con las ganas, porque si algo le define es que no le gusta nada aburrirse y eso se nota en su vena polifacética.

Pocas personas son capaces de estar en tres bandas, sacar un libro sobre basket y rock, dar conciertos en directo, producir y grabar a otros músicos, colaborar en la organización de otros festivales y escribir sobre música. A esto se le llama ser hiperproductivo. Me cuesta saber por dónde empezar. Es viernes, son las 8:30 horas y estamos en Lusitania, así que vamos a empezar por el café.

FERROL360 – ¿Cómo empiezas a relacionar dos mundos aparentemente diferentes como el basket y la música?

ÓSCAR QUANT – Son dos mundos que me gustaban mucho, me encanta hacer cosas, soy un poco hiperactivo en ese sentido porque no me gusta aburrirme. La verdad es que no lo digo por falsa modestia, pero no me considero músico, no tengo gran técnica ni pericia instrumental, lo que sí tengo es imaginación para componer y he escuchado mucha música. Si me dicen que haga un solo de guitarra de veinte minutos nunca lo haría, porque yo para eso no valgo. Hay gente en Ferrol mucho más válida que sí sabría.

Empiezo con la música escuchando los discos de mi tío y quizá ambas cosas empecé a hacerlas a la vez, así que para mí ya fueron relacionándose desde el inicio. Son dos aficiones que iban en paralelo. Muchos años después, en un momento determinado yo jugaba en una liga de baloncesto de veteranos y allí coincidí con Melo García, que es guitarrista de los SkyhookS, así que le comenté de quedar para tocar y al final del partido dijimos: «¿y si tocamos cosas que tengan que ver con el baloncesto?». Ahí empezó esta idea de que todas las canciones tratasen sobre temas de basket.

360 Da la sensación de que en todos tus proyectos hay un niño jugando, ¿te diviertes mucho con todo lo que haces?

OQ La verdad que esto para mí es fundamental, lo pillaste al vuelo, porque todo lo que hago es una lucha contra el aburrimiento, es una reacción. Casi todos los géneros musicales nacen de una ruptura, de cierto cansancio a algo. Ahí tienes el punk: gente que estaba harta de todo, que querían romper. Para mí hay mucho escapismo en mi música. Después del trabajo, que no siempre me ha gustado, me decía: «hasta aquí trabajé y ahora voy a hacer algo que me guste».

Ahora, por primera vez, sí tengo un trabajo que me gusta: soy técnico en un estudio de doblaje. Estoy contento porque también me divierto en mi trabajo; pero esto antes no era así y la música me sacaba de todo eso. Por eso tener varias bandas, escribir, jugar al basket… ¡Cualquier cosa que me motive menos aburrirme! De pequeño quería ser jugador de la NBA, no tenía una vocación laboral, y ahora me doy cuenta de que lo que me gustaba es la música.

360 Tu tío te dejó una buena herencia musical, toda una colección de vinilos, esto es un regalazo, ¿no?

OQ Bueno, a ver, no tengo tantos, tengo amigos que tienen muchos más, pero son importantes para mí. Son como una banda sonora de mi vida, cada disco ha ido acompañándome y forma parte de mi biografía. He ido evolucionando con ellos y definen muy bien mis gustos. Yo soy muy ecléctico y acojo muchas vertientes diferentes si me parece que aportan algo. Mis gustos son muy dispares, van desde artistas como Sam Cooke hasta Kate Tempest, que de repente la descubrí y me tenía enganchado. Estoy abierto a estilos distintos desde el soul hasta el punk, por ponerte un ejemplo. Es verdad que también hay cosas que no me gustan, tengo mis límites.

360 En en los créditos del disco Basado en hechos reales (producido por Ferror Records), mencionais a artistas como Wilco, a pensadores como Henry David Thoreau y a cantautores como Víctor Jara, entre muchos otros. Tu estilo se alimenta de todo tipo de estímulos que van más allá de la música, ¿cómo se vuelca todo esto en el disco?

OQ Los créditos del disco están bastante pensados. Yo normalmente acabo tirando de discos, canciones que he escuchado, de algún verso… Siempre hay algo que me ayuda a inspirarme y me parecía justo y noble decir de dónde he ido sacando estas ideas. Saqué algunos versos de Víctor Jara para algunas de las canciones. Son guiños, para mí esto no es un robo sino una reinterpretación de lo que se ha hecho previamente.

360 En 2018 sacáis el disco Canciones menores en clave mayor componiendo una canción al mes, esto parece complicado…

OQ Ese año estaba escribiendo un libro, trabajando, estudiando para técnico de sonido… No sé cómo llegamos a sacar esta idea adelante. Hubo unos meses de verano que no pensamos que lo fuésemos a hacer, pero al final resultó exactamente como un ejercicio creativo bajo presión… Fue un reto. Acabamos sacando el disco con las doce canciones. Al final no salió tan mal.

360 Algunos discos tienen muchas más letras en inglés que en castellano, pero en el último álbum esta ecuación se ha invertido, ¿es más difícil hacer rock en tu idioma y que te entiendan?

OQ – La verdad es que ha habido una evolución en Quant. Al principio hacíamos más como una imitación, haciendo letras que hablaban de lo que las canciones de los Beach Boys decían; por ejemplo de la playa, de los coches… Me fue llevando un tiempo hacer cosas más adultas, más pensadas. No me arrepiento de esa época, pero es cierto que lo escucho y ya no me cuadra. A mí no me gusta la playa, ni los coches, entonces me parece que es más verdadero hacer lo que estoy haciendo ahora. Volver a los orígenes y hacer algo que cuente otras cosas, más personales. Quizá también es la edad, no sé… [risas].

360 En el disco hay algo en las letras que tiene mucho de actualidad post pandemia y de lucha contra el algoritmo, ¿afectó el confinamiento?

O.Q – Sí, el disco empieza hablando de este contexto en el que la música se canalizan por un algoritmo y por las redes sociales, los followers… Toda esta locura que se retroalimenta y nos acaba dirigiendo lo que escuchamos, pensamos… Al final hay una canción del disco que es como una guerra declarada, esa canción la llamo Control Z como una forma de parar esto y volver a empezar. Vivimos en el mundo del sesgo informativo, solo nos llega la información de otros que piensan como nosotros.

Estas canciones hablan de este contexto de las redes. Yo creo que las redes tienen que ser un medio y no un fin. Luego, en el disco pasamos a letras más íntimas donde hablo de cosas que siento y, al final, hay unos temas que están compuestos en el confinamiento y sobre de las cosas que pasaron esos días. Todo esto es un hilo argumental que subyace aunque hay que fijarse y escuchar bien todo el disco.

360 ¿Tus discos son como objetos de arte?

OQ – Alberto Amigo es un crack, es un obseso de la estética, del detalle… También es el guitarrista de Quant. Se curra mucho todos los discos. Le encanta la estética del cómic. Hace todo con cuidado y con mucho gusto, cada disco es un objeto en sí mismo. Yo no entiendo de estas cosas, pero él se lo piensa todo. Si el disco se imprime en un papel mate o brillo, por ejemplo. Yo en eso confío en él totalmente. Los dibujos los hace a mano, en esto él es muy verdadero, y el resultado es que son exactamente eso: pequeños objetos artísticos. Ahora esta trabajando en el diseño del disco que vamos a sacar en unos meses de los SkyhookS y yo veo que hace propuestas muy interesantes, creo que va a estar muy bien.

360 Pensando en el nivel de producción musical que hay en Ferrol a veces me pregunto por qué con la calidad que hay aquí no se consigue llegar a la escena nacional, ¿estamos muy arrinconados?

OQ – La verdad es que no lo sé. Es cierto que desde aquí se están haciendo propuestas muy interesantes. Creo que puede que a algunos artistas tampoco les interese tocar fuera, a lo mejor porque no tienen ganas. Nosotros sí queremos salir a tocar fuera. Yo no soy mucho de llorar y siempre soy autocrítico y pienso que quizá lo que hago o no gusta o no está bien, y lo tomo como que hay que seguir trabajando. También es cierto que las bandas que están en ciudades más centrales, ya no Madrid sino un Santiago o Vigo, tienen mucho más apoyo de la prensa y de los medios, y esto también ayuda. Ferrol queda siempre un poco fuera de foco.

Hay pocos grupos tocando en circuitos, los que son de aquí y están tocando en festivales se lo merecen, pero es cierto que no llegamos a dar ese salto. Los festivales muchas veces llevan un tipo de música y esto acaba siendo una rueda porque si quieres ir a festivales acabas creando esa música que los festivales buscan. Es complicado romper este círculo vicioso. Ahora mismo yo no acudo a festivales porque siempre van los mismo grupos, solo voy a un festival que es en Carballo, el Xiriapop, y es porque ayudo al que lo organiza, que es un amigo. Para mí es importante seguir haciendo iniciativas desde dentro y tener ganas de seguir. Lo que queremos es tocar. Y eso es nuestro trabajo. Quizá en Ferrol falta una agencia de managers. Necesitamos ese Phil Spector [risas].

360 Quant también apareció en la exposición de Ferrol Underground, que hace pocos meses pudimos visitar en el Torrente. Una iniciativa que me gustó especialmente de todo lo que pasó por aquí, son los años de La Fonográfica, ¿cómo fue esa época?

OQ– A mí esa época me pareció una reacción al aburrimiento, fue una reacción visceral a la falta de programación, a la época de pasividad que se vivía. Eran los principios del 2000, finales del los 90. Aunque no había una intencionalidad política declarada, de alguna forma lo era, porque era evidente que la propia forma de funcionar no iba con lo que se promueve en el sistema. La Fonográfica funcionaba de forma colaborativa: ibas a una fiesta, pagabas la entrada y te regalaban un disco.

Con lo que se sacaba, se producía el disco de la siguiente fiesta y eso era una cadena. Esta idea funcionó tan bien que fue exportada a otras ciudades. Fue un movimiento originario de aquí y luego se hizo en Madrid, Mallorca y creo que Zaragoza. Esto sí fue algo propio de aquí, de unos chavales que no han querido salir en los medios ni darse bombo, era algo que funcionaba de forma autogestionada y que además creaba música y producía discos más allá de los intereses empresariales.

360 Por si fuesen pocas cosas de las que hablamos, creo que también te dedicas a grabar en tu estudio casero Sausalito

OQ – La verdad es que de Sausalito me siento muy orgulloso porque con medios precarios he ayudado a grabar a otros músicos de Ferrol como a Bang74, a Amparo Arias, a Bule, Espejos y Diamantes… No sé, creo que he podido ayudar en las medida de mis posibilidades. Noto una evolución desde las primeras maquetas a lo que estamos consiguiendo ahora. Es todo un aprendizaje y me gusta mucho poder apoyarnos.

360 ¿Algo más que estés cocinando de cara al futuro?

OQ– Pues ese disco que vamos a sacar los SkyhookS, que es un disco doble, que trata exclusivamente sobre baloncesto. Lo hemos grabado en RRstudios, en Ferrol, y sacaremos un videoclip pronto. Estamos trabajando para sacarlo como un proyecto más ambicioso con el que podamos tocar en muchos más sitios. Creo que el disco se va a titular Bloqueo y continuación, que es una jugada típica del basket. Llevamos años currando en esto. A mayores, tenemos concierto de Quant en el Torrente en el mes de mayo, así que toca seguir ensayando y tocando. Cuando tengamos más canciones, sacaremos otro disco. Estoy en los primeros pasos —no sé si contarlo―, pero estoy con un amigo trabajando en la elaboración de un cómic. Esto me hace mucha ilusión. En fin, creo que no tengo tiempo para hacer mucho más.


Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies