Home / REC360 / Crónica / Tanxugueiras conquistan Narón: ‘veñen para quedar’ reivindicando la tradición contemporánea

Tanxugueiras conquistan Narón: ‘veñen para quedar’ reivindicando la tradición contemporánea

TEXTO y FOTOS: ALICIA SEOANE | Ferrol | Sábado 9 abril 2022 | 8:38

Tanxugueiras suben a un escenario en penumbra alumbrado por la luz de una pandereta gigante que parece una luna llena. Salen entre las sombras acompañadas por Isaac Palacín en las percusiones tradicionales y por Iago Pico, coproductor de sus últimos lanzamientos. Una entrada apoteósica con los brazos alzados mientras bailan en la penumbra. El Pazo da Cultura de Narón está lleno que no cabe ni un alfiler, 900 personas dispuestas a levantarse de sus butacas al ritmo del fenómeno social del momento.

Tres mujeres: Aida Tarrío y las gemelas Sabela y Olaia Maneiro. Tres bravas, ancladas a tierra, llenan el escenario poniendo todas sus ganas al compás de las panderetas. Tres temas y ya nos duelen las manos de verlas tocar. El público acompañando con todo el cuerpo: abuelos, nietos y padres de todos los tipos aunados al son de Averno. Rayden suena de fondo, «vaite d’aí, podes marchare». Dos niñas de trece años se levantan de las butacas y bailan tradicional, dos abuelos delante no dejan de dar palmas.

Empiezan fuerte. Olaia Maneiro se adelanta al público como ella misma dice, a dar el pregón. Tiene una sinusitis de caballo, pero cantando ni se nota. El espectáculo empieza muy arriba, hasta que suena Río verde, entonces las tres solas en el escenario con voz y pandereta reivindican lo que son: tres mujeres que recuperan el sonido y la tradición oral de su tierra. «Río verde, río verde. Río de tantos colores, tantos como el río tiene, así son os meus amores». Carne de gallina con esta canción popular cántabra y con un auditorio entregado. Como dijo una madre a su hija a la salida: «Este concierto le hubiese encantado a tu abuela».

Si Tanxugueiras te hacen vibrar es porque te hacen participe por un instante de su propio sueño. Mientras cantan Cambia todo, con lágrimas en los ojos, mostrando toda la complicidad de tres amigas que han llegado a donde quizá nunca imaginaron. El público las acompaña en su propio viaje, como si fuese el sueño de todos porque si algo han aprendido es, como dice la canción, «llegadas hasta aquí, sabemos que ya nada es imposible».

Nunca olvidaremos que Tanxugueiras veñen para quedar porque, si algo ha conseguido el fenómeno que provocan estas tres mujeres, es volver a hacernos bailar a todos juntos. Abuelos y nietos en el mismo espacio, vibrando por algo que parecía estar olvidado pero que solamente hacía falta hacerlo sonar. Por muchos años más de pandereta y electrónica para todos los gustos.

¡Ah! Se me olvidaba lo último y más obvio, pero no más importante: también sonó Terra.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

En Ferrol360 utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar el enlace para tener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies